Meghan

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
28 de mayo de 2018  

Meghan Markle acaba de empezar lo que, si todo va bien, será una vida de ensueño junto al príncipe Harry. Por cierto, su incorporación a la familia real británica trae aparejados, como se ha publicado, algunos renunciamientos. Tuvo que dejar de profesar la fe católica (ya fue bautizada en el anglicanismo); tendrá que abandonar definitivamente su profesión de actriz; no podrá emitir opiniones políticas de ninguna naturaleza ni votar; le está vedado mostrar en exceso sus piernas, pintarse las uñas de colores fuertes y el uso de zapatos de taco chino y de ropa "provocativa" (minifaldas, escotes pronunciados, talles muy ajustados, jeans con agujeros...); también, firmar autógrafos y sacarse selfies, en este caso porque, según parece, a la reina Isabel II no le gustan. A la lista de privaciones todavía le falta algo: deberá despedirse de las redes sociales y los blogs (tenía uno en el que hablaba de viajes, gastronomía, estilo de vida y de sus acciones solidarias). Incluso es probable que haya tenido que sacrificar otras cosas que no conocemos.

Pero, claro, quién le quita a la encantadora plebeya, una mestiza de origen sencillo, las mieles de haberse convertido, de la noche a la mañana, en la protagonista de un cuento de hadas. Si todo va bien.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?