Suscriptor digital

Doctor J. y Michael Jordan, los padres de una criatura voraz: LeBron James

Lebron James disputará su octava final consecutiva
Lebron James disputará su octava final consecutiva Fuente: AFP
Diego Morini
(0)
28 de mayo de 2018  • 07:39

"Cambió el juego de una forma que no se menciona demasiado. Es tan simple como escuchar las palabras de Michael Jordan, ya que siempre dice que se fijó y se inspiró en el Doctor J (por Julius Erving). Por lo tanto, si no hubiera habido un Doctor J, Mike (por Jordan) no hubiera tenido en quién fijarse, y si no hubiera habido un Mike, entonces, no habría habido chicos como yo que se fijasen en Mike". Las palabras de LeBron James , en el documental Dr. J El Aviador, permiten comprender cómo se sucedió el legado. El chico de Akron creció con modelos ideales y él se convirtió en la máquina de ganar más perfecta de esta era. La octava final consecutiva que disputará en 2018 es apenas una pequeña muestra de un competidor voraz que no importa qué camiseta defienda, en este caso la de Cleveland Cavaliers , simplemente él va por su objetivo: un nuevo anillo de la NBA .

Queda en el centro de la escena siempre. Y anoche, tras la consagración como campeón de la Conferencia Este , tras un séptimo juego ante Boston Celtics , abrió su corazón y dejó un mensaje que permite comprender de qué está hecho este animal enfundando en la camiseta 23 de los Cavaliers: "Creo que la gente no lo va a entender, siento que aquellos que no han jugado al básquetbol, los que no han practicado un deporte de equipo, no van a comprender que para conseguir el éxito tiene que haber un esfuerzo de todo un equipo. Nos encontramos con muchos títulos en los periódicos cuando ganamos, perdimos o empatamos, pero en cualquier caso, la victoria llegó porque somos un equipo. Aprendí esto desde la primera vez que agarré una pelota a los 9 años y jugué un baloncesto organizado. Siempre creo en el juego porque el básquetbol se trata de un grupo, estamos en las finales porque mis compañeros jugaron un partido espectacular". Una forma de ser líder que explica por qué los demás aceptan su rol.

Se cargó a los Cavaliers sobre su espalda y allí fue, de visitante, en el TD Garden, con 35 puntos y 15 rebotes, para una victoria por 87-79. LeBron dio el golpe una vez más y sacó del juego a los Celtics que se pavoneaban porque nunca habían perdido una serie de playoffs cuando se habían puesto 2-0 en ventaja. Es necesario poner en contexto lo que consiguió The King para comprender de qué se trata lo que está haciendo dentro del universo de la NBA: será la cuarta final consecutiva de los Cavaliers (ganó un anillo y perdió dos), y la octava en fila de James (cuatro con Miami y cuatro con Cleveland). LeBron quiere su cuarto anillo y en medio de tanta estadística se advierte que el muchacho de 33 años, que mide 2.03 metros, puso a su equipo en el mismo escalón que los Celtics de los 60 o los 80 y los Angeles Lakers del Showtime, ya que sólo ellos llegaron a 4 finales consecutivas. Los Bulls de Michael Jordan no pudieron con esa marca.

"Amo el básquet y lo juego como debe ser. Al final de mi carrera solo pienso en decir que lo dejé todo en la cancha. Soy honesto con mi juego, conmigo, mi familia y mis compañeros. Lo demás, no importa demasiado", dijo LeBron que cuando terminó el partido, se lo vio en las redes sociales con bolsas de hielo por todo el cuerpo, ya que en los dos últimos partidos apenas descansó 1 minuto y 30 segundos. Es la novena final que disputará desde que está en la NBA y no sabe otra cosa más que potenciar su imagen de dueño de la competencia. Lleva 100 partidos disputados en la temporada, y para explicar todavía mejor por qué James es una verdadera bestia deportiva, hace falta saber que en los últimos 50 años de los playoffs de la NBA pocos jugadores marcaron, al menos, 40 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias, pero en la cima está el muchacho de Akron con 13 partidos. El segundo jugador que más veces consiguió registros similares es Michael Jordan en 4 oportunidades.

Impresionan cada uno de los registro que vinculan a LeBron James con la historia de la NBA. El último partido que se jugó sin James en una final fue el 17 de junio de 2010, cuando los Lakers vencieron a los Celtics en el séptimo partido. Desde aquel juego pasaron 2092 días y se disputaron 41 partidos en la definición por el anillo: en todos esos encuentros estuvo LeBron James.

Julis Erving, Michael Jordan, Kobe Bryant, leyendas de una competencia que no detiene su producción. LeBron James es la pieza perfecta que continúa el legado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?