Le prestó el vientre a su mejor amiga para que pudiera tener a sus mellizos

(0)
28 de mayo de 2018  • 11:36

Erica Huston-Elem y Katelin Buchanan se conocen desde que nacieron. Para ellas, su amistad es más parecida a una hermandad: sus madres eran mejores amigas entre sí y crecieron como si fueran de la misma familia. Así fue que pasaron los años y celebraron hitos y eventos importantes de la vida, como graduaciones e incluso el matrimonio. Ambas tenían el deseo de ser madres, Erica tuvo dos hijas, pero para Katelin fue más complicado. Así fue que después de años de dolor por no lograr un embarazo exitoso, su mejor amiga ofreció su vientre para que pudiera tener a sus mellizos.

El camino de la maternidad resultó ser muy difícil para Katelin. La mujer de California, Estados Unidos, intentó tener hijos con su pareja durante tres años y medio. Después de varios abortos espontáneos y rondas de fertilización in vitro, los médicos le dieron el peor diagnóstico: aunque desconocían con exactitud la causa, su cuerpo no estaba preparado para llevar adelante un embarazo.

Los médicos le sugirieron al matrimonio la posibilidad de recurrir a una madre subrogante, un procedimiento que está autorizado en los Estados Unidos. Su mejor amiga ya había ofrecido su vientre para que pudieran hacer realidad su sueño, pero ellos la rechazaron porque querían hacer todo lo posible para que Katelin pudiera embarazarse. "Durante varios años, hubo mucha pérdida y angustia de su parte. Para mí, como su mejor amiga, verla pasar por eso y sentirse completamente indefensa, fue una situación realmente difícil ", contó Erica a People. Ante la falta de alternativas, el matrimonio volvió a analizar esta posibilidad y así fue que aceptaron la generosa oferta de su mejor amiga.

"En el momento que me di cuenta que podía llevar sus bebés para ayudar, le dije 'estaría más que dispuesta a hacerlo", contó Erica. Para 2017, ella ya estaba embarazada de los dos bebés de su mejor amiga. "Katelin y yo hablamos un millón de veces al día durante el embarazo. Nos unió mucho, incluso más de lo que ya éramos. Celebramos cada logro, fue un embarazo muy feliz".

En marzo de este año, Erica dio a luz a Poppy y Oliver Buchanan. Los ansiosos padres estuvieron con ellos en la sala de parto. "La vibra de la sala era tan feliz. Cuando esos mellizos salieron y se los dieron a Katelin y a su esposo, fue honestamente uno de los mejores momentos de mi vida. Fue tan maravilloso, como una misión cumplida", contó Erica.

Los bebés estuvieron el hospital por varias semanas, y la pareja logró que los hijos vuelvan a su casa a principios de mayo, justo a tiempo para el Día de la Madre en los Estados Unidos. Erica no podría estar más contenta con cómo resultaron las cosas. "Todo esto valió la pena para verla a Katelin como madre. Ha deseado esto por mucho tiempo y es tan natural para ella. Es tan increíble con esos gemelos y tan amorosa y todo lo que siempre supe que sería. Verla feliz ha sido la mayor alegría de mi vida".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?