Suscriptor digital

GLASS SKIN: el ritual de belleza oriental para lograr una piel perfecta

Glass skin, una piel perfecta en 7 pasos
Glass skin, una piel perfecta en 7 pasos
Tener una tez aterciopelada no es una utopía, sólo hay que seguir una rutina de cuidados rigurosa. Acá te contamos cómo conseguirlo.
Inés Pujana
(0)
30 de mayo de 2018  • 00:01

El Glass skin es un término de beauty coreana que se popularizó en las redes en el último tiempo y que hace referencia a la piel que todas soñamos: perfecta, impoluta, sin oleasidad ni resequedades y con un dejo luminoso natural que dice a gritos: “estoy saludable”. En realidad este famoso ritual de belleza no es otra cosa que el “ layering”, una técnica de cuidado de la piel que las orientales usan desde tiempos inmemoriales para cuidar la belleza de su rostro y que implica una superposición metódica de capas de productos. Te contamos cómo aplicarlo en casa.

1- Primer paso: el desmaquillante

Diariamente la piel se enfrenta a todo tipo de agresiones: desde los rayos del sol, hasta los cambios de temperatura y la polución, que irritan y degradan la epidermis, favoreciendo el envejecimiento cutáneo y la aparición de arrugas y manchas. Por esa razón, el desmaquillante es una etapa esencial, aún si no usaste maquillaje ese día. Podés elegir una leche desmaquillante, agua micelar o un bifásico, pero lo que las coreanas y japonesas eligen por encima de cualquier otra cosa son los aceites. A diferencia de lo que el sentido común indica, no engrasan la piel, sino que limpian en profundidad y eliminan todo dejo de producto. Lo ideal es que los esparzas con generosidad por toda la cara, el cuello y el escote, realizando masajes suaves y circulares. El que más usan las orientales es el de camelia, pero también es muy eficaz el de almendras dulces, el de rosa mosqueta, el de argán y el de oliva, entre varios otros.

Midnight recovery cleansing oil, Kiehl´s, $1250 / Aceite de limpieza de karité, L´Occitane, $818
Midnight recovery cleansing oil, Kiehl´s, $1250 / Aceite de limpieza de karité, L´Occitane, $818

2- Segundo paso: la limpieza

Una vez que hayas terminado con el aceite, agua micelar o desmaquillante en crema o bifásico, es hora de darle lugar a una limpieza profunda con un jabón suave indicado para tu tipo de piel. Este paso va eliminar definitivamente cualquier rastro de suciedad, completando un precepto básico del cuidado de "la piel de cristal”: la doble limpieza (primero el desmaquillante, después el jabón).

Cepillo de limpieza facial, Beuer, $1200 / Espuma limpiadora facial para piel normal a seca, Avon True, $200
Cepillo de limpieza facial, Beuer, $1200 / Espuma limpiadora facial para piel normal a seca, Avon True, $200

La esponja konjac

Es una esponja vegetal a base de raíces de konjac, un tubérculo de textura esponjosa que funciona de maravillas para exfoliar y limpiar con suavidad. Muchas mujeres la usan sin sumarle productos, solo humedeciéndola. Estimula la regeneración celular y exfolia suavemente. ¿Un dato copado? Es totalmente biodegradable.

La exfoliación

Exfoliar la piel una vez por semana ayuda a retirar las células muertas, causal de que nuestro rostro tenga un aspecto apagado. Eso sí, ojo con andar frotando con fruición la cara, porque podés lastimarte y generar el efecto contrario, dando lugar a rojeces. Acordate: siempre con amor. ¿Una opción casera? Tres cucharadas soperas de yogur natural con dos cucharadas de azúcar. Y voilá, piel radiante.

Exfoliante antiseñales, Natura Chronos, $414
Exfoliante antiseñales, Natura Chronos, $414

Las sheet masks

Una vez por semana (o más, si disponés del tiempo y las ganas) podés aplicarte una de estas máscaras faciales que están tan de moda. Es importante que antes de aplicarlas tu piel esté perfectamente limpia, así puede absorber todos los activos nutritivos que la máscara aporta.

Advanced Génifique Hydrogel Melting Mask, Lancôme, $390 / Mascarilla Instant Renewal Concentrate Mask, Kiehl´s, $1450
Advanced Génifique Hydrogel Melting Mask, Lancôme, $390 / Mascarilla Instant Renewal Concentrate Mask, Kiehl´s, $1450

3- Tercer paso: la loción

Este paso prepara la piel para recibir cuidados posteriores, tonificando y cerrando los poros y ayudando a reequilibrar la dermis. La idea es que con un algodón empapado en producto vayas dando golpecitos sobre tu rostro, sin frotar. Podés usar desde aguas florales (de rosas, de lavanda o de manzanilla, por ejemplo), hasta tónicos específicos.

Tónico detox astringente, Natura, $420 / Loción tónica matificante, Lucy Anderson, $226
Tónico detox astringente, Natura, $420 / Loción tónica matificante, Lucy Anderson, $226

4- Cuarto paso: el sérum

Se trata de un aliado fundamental de la piel, que trabaja a nivel de las capas más profundas. Los hay antiarrugas, reparadores o antimanchas, entre muchos otros, sólo tenés que elegir el que mejor se adapta a tus necesidades. No hace falta que apliques mucho, unas gotas son suficientes para cubrir cara, cuello y escote. Ojo porque no es una crema y no la sustituye, sino que la complementa.

¿Un serum natural y alternativo? El aloe vera puro, que es antiinflamatorio, antiséptico e hidratante.

Concentrado fortificante y reconstituyente Mineral 89, Vichy, $759 / Serum nocturno revitalizante con vitamina C, Idraet, $585 / Sérum hyalu B5 regenerador, La Roche Posay, $976
Concentrado fortificante y reconstituyente Mineral 89, Vichy, $759 / Serum nocturno revitalizante con vitamina C, Idraet, $585 / Sérum hyalu B5 regenerador, La Roche Posay, $976

5- Quinto paso: el contorno de ojos

Es la zona más fina y sensible del rostro, a la que pocos le prestan atención pero que hace toda la diferencia cuando está bien atendida: es donde se originan las patitas de gallo que tanto avejentan y las clásicas bolsas que te dan aspecto de cansada. Tratá la zona que rodea tus ojos con delicadeza y aplicale una pequeña cantidad de producto. No hace falta más. También podés ponerte periódicamente bolsitas de té -usadas- previamente enfriadas en la heladera, rodajas de pepino o cucharitas de metal congeladas en el freezer.

Crema contorno de ojos, Dermaglós Ultra, $512
Crema contorno de ojos, Dermaglós Ultra, $512

6- Sexto paso: la crema de día o de noche

La opción que elijas siempre tiene que estar en función de tu tipo de piel. Acordate que la dermis sólo puede absorber una determinada cantidad de producto, por lo que ponerte de más lo único que va a hacer es ensuciar la funda de tu almohada o dejarte la cara pringosa. Un truquito de experto es calentar la crema entre las manos, para facilitar su absorción. También podés reemplazarlas por un aceite nutritivo (o mezcla de aceites) ideal para vos. El aceite de avellana, por ejemplo, regula la producción de sebo de las pieles grasas; el de sésamo, es regenerador y antioxidante, ideal para pieles secas; y el de coco es perfecto para todo tipo de pieles, porque es nutritivo y antibacteriano.

Crema facial aclaradora de día FPS 20, - Avon True, $310 / Crema My Super Tips Pore Minimizer, Guerlain, $740 / Crema antiarrugas Age Reverse, ISDIN, $1440
Crema facial aclaradora de día FPS 20, - Avon True, $310 / Crema My Super Tips Pore Minimizer, Guerlain, $740 / Crema antiarrugas Age Reverse, ISDIN, $1440

7- Séptimo paso: el bálsamo labial

Es el toque final del layering, que tiene por objetivo hidratar la boca. Una buena idea es hacer una pequeña exfoliación antes con un cepillo de dientes de cerdas suaves y luego aplicar algún producto con manteca de karité, un ingrediente nutritivo, calmante y cicatrizante.

Manteca de cacao, Laborit, $97
Manteca de cacao, Laborit, $97

Fuente: Layering, ritual de belleza. Los secretos de belleza de las mujeres japonesas, de Elodie – Joy Jaubert. (Ediciones Obelisco, $350).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?