Chauvinismo mundial

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
30 de mayo de 2018  

El Mundial, como gran metáfora pacífica de la guerra, activa los dormidos sentimientos chauvinistas de los países participantes. Las banderas flamean en cada delegación que las llevan orgullosamente en alto y en las remeras que transpiran los jugadores. Ser el Nº 1 es la meta de todos.

Aquel partido de 1986 en el que derrotamos a Inglaterra, y que la copa al final fuera nuestra, tuvo el sabor de una revancha festiva, apenas cuatro años después de la guerra perdida en Malvinas. Una catarsis necesaria.

El "Brasil, decime qué se siente", tras el humillante 7 a 1 que le asestó Alemania, en 2014, lo paladeamos hasta que los germanos también rompieron nuestro sueño cuando creíamos que ya acariciábamos por tercera vez ese preciado trofeo.

En estos tiempos de taquicardias cambiarias e ilusiones rotas, nada nos vendría mejor que una buena borrachera de triunfos futboleros.

Al menos se preparó para eso Marcos Sierra, que ideó una remera que dice en ruso "Argentina, vamos a ganar". Otros aprenden el himno nacional en esa lengua. Hasta ofrecen fundas para valijas que lucen como la remera de Messi, en tanto se suceden infinitas publicidades que apelan a la emoción patriotera.

Todo comienza a latir y respirar celeste y blanco.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.