Lo Celso, la evolución del jugador que se hizo un lugar en el seleccionado

Claudio Mauri
Claudio Mauri LA NACION
Giovani Lo Celso aprovechó su oportunidad y fue una de las figuras de la noche en la Bombonera
Giovani Lo Celso aprovechó su oportunidad y fue una de las figuras de la noche en la Bombonera
(0)
29 de mayo de 2018  • 22:12

Si la despedida de la Argentina hubiera sido en el Gigante de Arroyito, Giovani Lo Celso se habría llevado una ovación. En la Bombonera cosechó sinceros aplausos cuando Banega lo reemplazó a 15 minutos del final. Porque además del afecto que le tienen en Rosario Central también se habría reparado en el muy buen partido que hizo, más allá de que la endeble oposición de Haití puede dejar en suspenso muchos análisis o veredictos.

En Lo Celso puede encontrarse un trazo importante de la renovación que intenta Sampaoli en algunas líneas. Excede a lo nominal, a que el volante empezó a aparecer en la formación después de las tormentosas eliminatorias. Viene sin cuentas pendientes ni lastre, es futuro e ilusión. Y se hace un lugar en una función trascendente para el fútbol moderno, en la que la Argentina arrastra un déficit de años.

Hoy no se entiende que un equipo sea fuerte y capaz de gobernar el juego -como lo pretende Sampaoli- sin un medio campo con futbolistas que sepan controlar la pelota y los tiempos, que saquen la pelota desde atrás, apoyen los avances y sean aplicados en el retroceso.

Lo Celso jugó anoche su quinto partido en el seleccionado, lo hizo al lado de quien alcanzó el récord de presencias, Mascherano, con 143. Su función fue la de interior izquierdo y se movió con la misma concentración e implicación que si se tratara del debut mundialista ante Islandia.

Hizo bien Sampaoli en atender la evolución que el "Monito" mostró en su última temporada en París Saint Germain, donde se consolidó tras un primer año de aprendizaje y adaptación. Lo reconoció quien fue su técnico hasta hace poco, Unai Emery: "Lo Celso es un ejemplo para todos por su manera de trabajar. Se ganó el respeto en el club y con su tenacidad se volvió muy importante para el grupo".

Lo Celso se perfila para quedarse con un lugar en el que nunca terminó de afirmarse Banega, y al que Pizarro y Enzo Pérez se quedaron mirando desde afuera tras el último corte de la lista. Con pocas obligaciones defensivas, anoche distribuyó con criterio, casi no erró pases, pisó el área para que le hicieran un penal, para dar una asistencia que no aprovechó Di María y para un cabezazo que rechazó el arquero en el segundo gol de Messi. Tuvo peso en la construcción del juego y en la llegada, y no escatima esfuerzos en el repliegue.

Su juego y movimientos destilan una madurez superior a sus 22 años. Si se trata de buscar socios para Messi, Lo Celso muestra aptitudes y ambición para que le den el carnet.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.