Fuhrmann: lana argentina sin crueldad animal

La compañía de Trelew, Chubut, produce en campos con certificación orgánica para conservar el aire patagónico limpio Crédito: Fabián Malavolta
30 de mayo de 2018  

En la categoría "Proyecto exportador sustentable" se eligió a quien logró reducir el consumo de energía, papel, agua e insumos materiales en su producción. "Somos una empresa que nació hace 20 años y hace 10 nos decidimos a exportar lana y cuidar el medio ambiente. Trabajamos con normas internacionales para ser sustentables y mantener el aire lindo y limpio que tenemos en la Patagonia", dijo Karina Abad, directora de Finanzas, al recibir el premio en el evento organizado por LA NACION y el Banco Galicia. La empresa se ocupa de la peinaduría de lanas y fibras naturales, así como también de su comercialización.

Más allá de su producción sustentable, Fuhrmann también es el mayor exportador de lana de la Argentina. La empresa está basada íntegramente en la ciudad de Trelew, Chubut, y se encuentra cerca de los campos con los que trabaja, y por ende reduce las distancias de viaje con un menor impacto ambiental. Emplea a 216 personas en toda su línea de producción y comercialización.

Actualmente, Fuhrmann maneja alrededor de 130.000 lanares en 11 estancias. Todos los campos que maneja la empresa son o están en proceso de certificarse como "orgánicos". El trámite puede demorar entre dos y tres años, pero una vez iniciado, el campo ya comienza a manejarse con esos estándares. Eso quiere decir que se reduce el impacto ambiental al mínimo posible, ya que se controlan los productos empleados tanto en las ovejas como en las pasturas. El resultado es una fibra con el menor o sin ningún rastro químico.

Hace 10 años nos decidimos a exportar cuidando el medioambiente; trabajamos con normas internacionales para mantener el aire de la Patagonia limpio
Karina Abad

Sin embargo, para poder producir lana realmente orgánica es fundamental tener en cuenta estándares por encima de la certificación del campo en sí, que no audita cómo son tratados los animales. "Con ese objetivo, Fuhrmann complementa con lineamientos sobre la base de las cinco libertades animales [un sistema de medición para garantizar su bienestar]", dijo Abad.

Para el procesamiento industrial de lana se adoptan los estándares GOTS (Global Organic Standards), los más reconocidos a nivel internacional. Todas las ovejas son libres de mulesing (la acción de arrancar partes de carne del lomo con tijeras de podar) y la compañía capacita constantemente a sus colaboradores en "esquila segura" para cuidar a los animales.

Hoy, la firma pertenece al Grupo GSchneider, basado en Suiza. El Grupo GSchneider ofrece lana y otras fibras especiales naturales en todo el mundo, cuenta con varias plantas de procesamiento de fibra y lanas en otros países. Desde 1999 exporta a países europeos como Italia, Alemania, Turquía y a algunas economías de América Latina como México y Chile.

Este año la empresa espera seguir creciendo en prácticas sustentables y poder concientizar sobre lanas orgánicas a los distintos productores. Para que la Argentina pueda impulsar su sector exportador, según la empresa, hacen falta varias cuestiones. En primer lugar, "un buen plan impositivo y seguridad jurídica, no solo para nuestras empresas, sino para poder captar nuevos inversores", expresó la directora de Finanzas de la compañía.