Charly García: "Para hacer rock hay que sangrar y, para ser Gardel, también"

Charly logró su tercer Gardel de Oro y alcanzó a Abel Pintos; además ganó otros seis premios de la mano de su disco Random
Charly logró su tercer Gardel de Oro y alcanzó a Abel Pintos; además ganó otros seis premios de la mano de su disco Random Crédito: Ignacio Sánchez
Sebastián Espósito
(0)
30 de mayo de 2018  • 03:27

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis y, en el medio de ellos, el Gardel de Oro . En un camarín improvisado, en un primer piso y en la diagonal que muestra la lluvia intensa y la intersección vacía de Leandro Alem y Corrientes, Charly exhibe las siete estatuillas con las que cierra un ciclo: el de su regreso al disco (Random) y el de su retorno a los escenarios (este año ya se presentó en dos oportunidades, en los teatros Coliseo y Gran Rex). Rodeado de sus músicos y amigos Fabián "Zorrito Von" Quintiero, Kiuge Hayashida y Toño Silva, nos recibe con una sonrisa, muy buen humor y predispuesto a conversar.

En el cierre de la ceremonia número veinte de los Premios Gardel , Charly recordó a músicos vitales en su trayectoria. Les dedicó el premio a María Gabriela Epumer, Luis Alberto Spinetta, El Negro García López, Prince, Gustavo Cerati y también a Gardel, ese símbolo que abraza a todos los músicos argentinos. "Me dolió mucho cuando se fueron El Negro García López, Gabriela, realmente eran amigos míos. Lo dije de corazón. Y es gente que hizo mucho por mí en situaciones bravas".

Cuando se le pregunta si este Gardel de Oro, el tercero de su cosecha, tiene un gusto especial, el autor de "Inconsciente colectivo" (canción con la que cerró la ceremonia junto a la Sinfónica dirigida por Popi Spatocco) apela a su ´humor característico. "Recién le pasé la lengua para saberlo". Después, ya más serio, hablará de que lo disfruta como una venganza, aunque prefiere recordar a sus amigos. A los que ya no están, pero también a los que siguen acá, a su lado. "Como Palito que recién vino a verme".

-Estos siete premios Gardel te sorprenden en un muy buen momento. Es tu año más activo en una década.

-Y estoy preparando otro disco, La torre de Tesla. Como cualquier utopía cuesta pero va a salir.

Crédito: Ignacio Sánchez

-¿Vas a seguir tocando bajo esta modalidad en la que se anuncian los shows con muy poca anticipación?

- Sí, pero quiero eliminar a los productores de la cadena del espectáculo. Esto es muy lindo, estoy contento. No soy boludo, pero mucha de la gente que nombraron acá, productores con comillas, no me merecen respeto para nada. Muchos me dijeron que no servía, otros tapizaron el auto con piel de músicos. Zorri, ¿qué te parece?

A su lado, el Zorrito Quintiero interviene. "'Lamentablemente es así', dispara y nace un pequeño ping pong entre ambos amigos. "'Lamentablemente para los demás', responde Charly" a lo que el tecladista agrega: "Hay que seguir Charly". El fin del pasaje lo pone el propio García: "¿Y quién habló de parar?

Afuera, la tormenta continúa. En otro piso y a varios metros, escaleras y recovecos empieza a sonar la música que acompañará la fiesta final, el momento en el que músicos y miembros de la industria discográfica se distienden, brindan y se felicitan. Adentro, en un camarín cada vez más poblado, el Zorrito dispara otra frase inspirada en el gran protagonista de la noche: "Es el primer Gardel subacuático", en alusión al gran show del regreso que Charly ofreció en Vélez, en 2009 bajo un diluvio.

Crédito: Ignacio Sánchez

-Charly en tu dedicatoria también mencionaste al autotune, ese procesador de audio que se utiliza hasta el cansancio para procesar voces. ¿Por qué?

-Porque la música tiene un límite y el autotune es el límite. Yo estoy un poco aburrido de la música que se hace ahora. La música es armonía, melodía y ritmo y lo que estoy escuchando últimamente no tiene nada de eso. Say no more.

-También se habla periódicamente de la muerte del rock, pero siempre termina resurgiendo, ¿no?

-Hay mucha gente que nunca tocó rock ni lo sintió. El rock , como Carlos Gardel, no es fácil. Hay que sangrar para tocar rock y para ser Gardel también. ¿Viste a los Who cuando vinieron acá? Eso es rock. Y te diría que Gardel es rock. Los pibes no sé en qué andan. A mí me afanan a lo loco, pedazos de canciones y esas canciones tampoco son rock. El rock es una puñalada que te atraviesa el corazón. Y si fallás pegate un tiro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?