La Guerra de los Mundos en la NBA: Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers, la cuarta batalla

Kevin Durant y LeBron James nuevamente frente a frente por un anillo de la NBA
Kevin Durant y LeBron James nuevamente frente a frente por un anillo de la NBA Fuente: AP
Diego Morini
(0)
30 de mayo de 2018  • 11:15

El cuarto capítulo. Un choque de planetas. La Guerra de los Mundos de la NBA está a punto de estallar. Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers estarán mañana, desde las 22 hora de la Argentina, por cuarta vez consecutiva frente a frente por la conquista del anillo. La batalla comenzará en Oakland y dominará la escena como nunca antes. Las dos franquicias están reescribiendo la historia en el deporte de los Estados Unidos, tanto que jamás en ninguno de los principales deportes de equipo estadounidenses (MLB, NFL y NHL) estuvieron frente a frente por cuatro años seguidos las mismas franquicias para decidir un campeonato.

La final de 2017

No sólo que nunca los deportes principales de los Estados Unidos habían tenido semejante dominio en dos equipos como los Warriors y los Cavaliers, sino que además, la última vez que se repitieron los mismos finalistas en más de dos ocasiones, fuera de la NBA, fue hace 62 años: en la NHL (hockey sobre hielo) con el duelo entre los Montreal Canadiens y Detroit Red Wings en 1954, 55 y 56. Tan poco frecuente es este tipo de situación que en la era previa al Super Bowl de la NFL (fútbol americano), Detroit Lions y Cleveland Browns se midieron en 1952, 53 y 54. Mientras que en la MLB (beisbol) la última vez que tuvo a dos equipos frente a frente en más de dos ocasiones disputando la Serie Mundial fue hace 95 años, cuando New York Giants y New York Yankees se enfrentaron por el título en 1921, 22 y 23.

Dentro del universo NBA tampoco nunca se había concentrado tanto el poder en dos franquicias en la definición por el anillo, ni el la época de los Angeles Lakers y Boston Celtics. Estos dos colosos jugaron seis finales en ocho años, entre 1962 y 1969, cuando el básquetbol era cosa de Bill Russell, John Havlicek, Jerry West y Elgin Baylor. Pero nunca más de dos temporadas consecutivas estuvieron cara a cara. Está claro que la era LeBron James y Stephen Curry se está quedando con todos los flashes.

La final de 2016

"Es emocionante tener otra oportunidad y competir por el campeonato. Tenemos aún una serie por delante y, con suerte, la resolveremos y lo conseguiremos. Estoy contento de estar de vuelta". Las palabras de Kevin Durant permiten comprender que los Warriors están en el lugar que pretendían desde que comenzó la temporada. Incluso, en la encuesta anual que se hace antes de comenzar el torneo con los 30 directores deportivos de la NBA, el 93% de ellos aseguraba que Golden State iba a ganar nuevamente el título. Incluso, en la casa de apuestas se mantiene la tendencia. En 16 años, ningún equipo había sido favorito por tan amplio margen como estos Warriors. El margen es de 12 puntos para el primer encuentro de la final, de acuerdo con ESPN Stats & Information.

Estas cuestiones no intimidan a los Cavaliers y en la mirada de Tyronn Lue, el entrenador de Cleveland, queda en claro: "Todos nos enfocamos en ganar un campeonato. Jugamos nuestro mejor básquetbol en los playoffs. Hemos mejorado durante la postemporada. Nuestro objetivo principal es ganar un campeonato, así que no podemos preocuparnos por lo que dice de nosotros la gente de fuera ni por quién es su favorito. Sabemos lo que tenemos y lo que tratamos de hacer".

La final de 2015

Es un choque de talentos. LeBron James concentra las miradas con su octava final de la NBA consecutiva y la novena de su carrera (cuatro con Miami Heat y 5 con Cleveland). Sólo cinco jugadores en la historia de la NBA, todos de Boston Celtics durante las décadas de 1950 y 1960, llegaron a ocho finales de la NBA."Desde luego sabemos de lo que LeBron es capaz", dijo Curry. Y justamente el base de los Warriors es el conductor de un equipo que desde 2014, cuando asumió como entrenador Steve Kerr, perdió apenas 20 partidos en postemporada. Curry, junto con Klay Thompson , Kevin Durant y Draymond Green, se convirtieron en un cuarteto que parece imbatibles.

Si bien la mirada de muchos fanáticos apunta a un cuento repetido que ya aburre, la variedad de talentos concentrado dentro de una cancha no hace más que confirmar que la nueva disputa por la campeonato entre Warriors y los Cavaliers es nada más y nada menos que el cuarto capítulo de la zaga más interesante en la historia de la NBA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?