Cómo tienen que ser tus vacaciones para realmente descansar de la rutina

Fuente: Stock
Fuente: Stock
(0)
30 de mayo de 2018  • 11:05

¿Te pasó que estás en la oficina y un día, de la nada, se te ocurre que dejarías todo lo que estás haciendo en ese momento y te irías a una playa todo el día para descansar? Es como si la playa fuera el destino predilecto de los que buscamos desenchufar del cotidiano y olvidarnos de la rutina. Pero un experto en turismo cree lo contrario.

Según Xinran Lehto, miembro del Centro de Investigación de Turismo y Hospitalidad de Purdue, las vacaciones en la playa en realidad no son tan buenas para la salud mental. Su estudio, Evaluación de las cualidades reparadoras percibidas de los destinos vacacionales, publicado en el Journal of Travel Research en 2013, midió qué tipos de vacaciones deberían tomar los viajeros para recuperarse de la "fatiga mental".

"Estar tirado en la playa durante muchos, muchos días no es la mejor manera de recargar tu energía. Después de un tiempo te aburrís y te angustias, entonces empezás a pensar en el trabajo y las cosas que necesitas hacer en casa. Eso no es saludable". dijo Lehto a Travel and Leisure.

Fuente: Stock
Fuente: Stock

El estrés cotidiano parece perseguirnos adonde sea que vayamos, incluso a los destinos más paradisíacos. Pero tomar unas vacaciones que nos devuelvan la energía que necesitamos para encarar el resto del año todavía es posible. El estudio mostró cuáles son las claves para tener una verdadera experiencia relajante. "El lugar debe cumplir con los intereses y actividades que sean importantes e interesantes para el viajero. El alcance y la profundidad de las actividades es clave", dijo.

El primer y más importante factor, según el estudio, es la "fascinación". Hay que ir a lugares que inspiren y despierten la imaginación. "Una vez que te sentís atraído por una escena en particular, descansas lo que llamamos la atención dirigida, el tipo de energía mental enfocada que necesitas a diario para funcionar bien para el trabajo y el estudio, y activas tu atención indirecta, que es ser atraído por cosas que te hacen un ser de pensamiento ", dijo Lehto.

Fuente: Stock
Fuente: Stock

Al mismo tiempo, dice Lehto, hay que ir a lugares que sean compatible con tu personalidad y donde te sientas a gusto. De esta forma, no desperdicias energía al sentirte ansioso. El estudio también señala que la "orientación" personal es importante. Esto quiere decir que si estamos perdidos en ciudades donde no entendemos el idioma y no nos podemos comunicar con los locales, el nivel de interés va a bajar considerablemente.

El estudio también discute los conceptos de "distancia" y "distancia mental". Ir a un lugar que te permita desconectarte de la vida cotidiana o sea físicamente diferente o lejos de donde vivís probablemente te hará sentir más rejuvenecido cuando vuelvas a tu rutina. Lehto también sugiere tomar un descanso de la tecnología o las redes sociales, lo que por supuesto es más fácil decirlo que hacerlo.

Así que si ya tenés planeado tu semana en la playa, disfrutalo al máximo, pero si realmente sentís la necesidad de escaparte y recargar energías, es hora de ser creativo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.