Adopción: el desafío de poner el foco en los chicos

María Ayuso
(0)
30 de mayo de 2018  • 11:22

Con frecuencia escuchamos la frase "en nuestro país es muy difícil adoptar", que refleja un pensamiento sumamente arraigado en la conciencia colectiva. Sin embargo, especialistas en la temática afirman que el nuevo Código Civil trajo grandes avances, ampliando las posibilidades de adopción y acortando los tiempos.

Para Fabiana Isa, psicóloga y coordinadora general del programa de extensión Atención de Niños Privados del Cuidado Parental de la Facultad de Psicología de la UBA (que dirige el doctor Carlos Tkach), una de las principales trabas que existen hoy en día para la adopción se vincula con una falsa concepción sobre el sentido de la misma: el foco sigue estando puesto en el deseo de los padres de tener hijos y no en el derecho de los chicos de tener una familia.

Fabiana Isa - Adopción

2:26
Video

Lucas Aón, juez de familia de la Ciudad de Buenos Aires, coincide: "En el imaginario colectivo hay un error acerca de que la adopción es una figura que está pensada para que aquellas personas que no pueden tener hijos acceden de esta manera, absolutamente válida, a cumplir ese deseo. Pero no es así: la adopción siempre fue pensada en la necesidad de un niño que no tiene familia".

Ambos subrayan que hay una brecha entre los aspirantes a adoptar -que en la inmensa mayoría de los casos buscan bebés ideales, sanos y sin una historia previa- y los chicos reales que necesitan una familia.

Según los últimos datos del Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos, hay 5465 familias inscriptas en el país. El 90% quieren adoptar niños de hasta un año; solo el 15% están dispuestos a adoptar a niños de 8 años y apenas el 0,8% a chicos de 12. Por otro lado, el 44% de los postulantes no aceptarían grupos de hermanos y el 85% se niegan a recibir a niños o adolescentes con algún tipo de discapacidad o problema de salud.

Por otro lado, si bien no se conoce el número exacto de chicos en situación de adoptabilidad, se calcula que son 9200 los que viven en hogares, según el último estudio elaborado por la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia y Unicef en 2015. La inmensa mayoría de ellos son grupos de hermanos, adolescentes o chicos con discapacidad. Muchos llegan con 18 años a egresar de los hogares sin una familia.

"La adopción es una institución que consiste en buscar la mejor familia para cada chico que no la tiene. Sino empezamos por tomar conciencia de eso, no hay manera de que funcione el sistema por más avances que haya", explica Aón.

De hecho, un inconveniente histórico han sido las largas esperas para poder adoptar. Sin embargo, los que se animan a recibir a grupos de hermanos o chicos más grandes consiguen hacerlo, en muchos casos, en menos de un año.

Isa sostiene: "Para nosotros la adopción es una oportunidad de encuentro entre la realidad de esos chicos que están esperando y de esos padres que también esperan, pero no perdiendo de vista que primariamente el eje es el niño".

¿Cuál es la solución para que se produzca ese encuentro tan anhelado? Hay que trabajar con los postulantes para que cambien su mirada sobre cuáles son los chicos que necesitan un hogar.

"Nosotros en los juzgados lo que tenemos son grupos de hermanos, chicos con discapacidad o problemas de salud, esa es la población a la que buscamos encontrarle una familia", dice Aón.

En este sentido, Isa opina que las convocatorias públicas son una gran herramienta para conseguir postulantes para esos niños y adolescentes. "Es impresionante ver cómo las familias responden y cuando ven que es una situación real y concreta no dudan", concluye.

Mitos y verdades sobre la Ley de Adopción

13:38
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.