Viviana Vila, la primera mujer en la historia en comentar un Mundial por TV

Mujeres Pioneras: Viviana Vila, la primera mujer que comentará para la TV en un Mundial

3:52
Video
Germán Leza
(0)
6 de junio de 2018  • 16:07

La lista de agravios que sus propios colegas le decían al aire era interminable: "Que era lo peor que le había pasado al fútbol argentino. Que era impresentable. Que era indigna. Que le estaba robando la plata a la gente. Que no entendía nada de nada de nada. Que no vaya a tal lado porque le va a pasar tal cosa. No la dejemos entrar a la cancha", enumera Viviana Vila en el edificio donde vive junto a su hijo Valentino, en La Plata. Se enoja, se ríe a carcajadas. Posa, un poco con vergüenza y otro poco jugando para derrotar la timidez. "No me gusta", asegura. "Avisame cuando saques", le dice al fotógrafo de LA NACION. Quiere terminar rápido y sentarse a hablar. Hace frío en el atardecer platense y a lo lejos se ven las llamaradas de las destilerías de Ensenada que se elevan mágicas en el cielo rojizo. "¿Viste? Es muy linda la vista", acota mientras ceba los primeros mates.

Este será su debut en un Mundial y además será histórico: en 2012 irrumpió en la pantalla de televisión como la primera mujer en ser comentarista de fútbol, y en Rusia 2018 será la primera en comentar un Mundial. Lo hará para Telemundo, una de las dos cadenas en español más grandes de los Estados Unidos. Desde que se hizo oficial su incorporación en marzo pasado, el celular de Vila no descansa y las entrevistas no cesan.

-¿Te estás acostumbrando a que te hagan dos notas por día?

- Me acostumbro, sí. Lo tomo como algo muy natural. Entiendo que si hay un pibe que estudia periodismo y le dan un trabajo práctico para hacer, con este colectivo tan grande de mujeres que hay, y quiere hablar conmigo, ¿cómo no voy a hablar con ellos? Sí es verdad que fue todo muy explosivo y que me consume el tiempo. Y se me viene el Mundial encima y me di cuenta de que pasé la mitad de mis días dando notas. Porque entiendo la situación, no es que yo la provoque. Lejos de querer figurar, no existe eso para mí. Hay una necesidad de entender, cómo que no. Y lo comprendo, cómo no. Si yo estoy del otro lado. Estoy cascoteadísima (se ríe), pero lo hago.

- ¿Cómo fue ese momento en que te ofrecieron que comentes el Mundial?

- Fue por mail, en los primeros días de marzo. Ya me conocían porque en febrero había ido (a Miami) a comentar un partido. No contesté enseguida. Lo miré al nene -su hijo Valentino, de 14 años-. El, que vivió al lado mío todo, desde adentro de la panza, y como bebé. Y que vivió cosas muy lindas como que yo le esté dando la teta mientras Apo (Alejandro) estaba contando un cuento. No quería pasar mi tarde en Continental y dejarle un biberón en la heladera. Entonces me lo llevaba. Así como vivió eso, también vivió al lado de una mamá que lloró y también la pasó muy mal. Y le dije: "Valen, ¿qué hago con esto?" Me dijo: "Vos la pasaste muy mal, sufriste mucho, y laburaste de lunes a lunes desde que te conozco; nadie te regaló nada; yo creo que vos te lo merecés más que nadie, pero si vas a sufrir te quedás en La Plata; yo voy a estar bien acá". 13 años. Y ahí les contesté que sí. Además, mi papá murió en marzo del año pasado y eso me dejó una herida enorme. Y dije "mi papá estaría muy feliz". Además, mi papá se estaba muriendo justo cuando me echaron de la tele. Por teléfono me echaron.

-¿Qué te dijeron?

- "Mañana arranca el campeonato pero vos no vas a seguir", me dijo un productor conocido. Y yo le estaba teniendo la mano a mi papá que se estaba muriendo. Me importó más eso. Sabía, suponía que me iban a echar. Pero bueno, por teléfono, en un pasillo del Hospital Italiano, muy violento. Mi papá estaba muy lúcido pero no le conté nada. Yo sabía que se estaba muriendo. Era la persona que me miraba y me escuchó desde los 18 años que empecé laburar. Nunca dejó de escucharme y de verme - se rinde ante la emoción y sonríe: - Que se vaya contento, sí. - inspira profundo y sube el volumen, enérgica- Y dije: "Papi estaría muy contento de lo de Rusia". Me hizo decidir el nene y mi papá.

- Cuando decís que Valentino te vio sufrir, ¿fue por ser mujer?

- Sí, porque me podría haber quedado haciendo locución en una radio, enunciando temas musicales, el clima, Elton John, qué sé yo. ¿Quién iba a decirme algo? Pero me subí al tren de Víctor Hugo, de comentar, de opinar. Y viste que cuando opinás generás una reacción que yo ahora estoy más en condición de manejarla.

Viviana Vila le cuenta a LA NACION que después de cada transmisión en Fútbol para Todos, allá por 2012, llegaba a su casa y volvía escucharse. Se enojaba, se corregía, mejoraba. La próxima vez lo haría mejor. Y así fue. "Solita", dice. Como cuando iba a las primeras transmisiones de Estudiantes y Gimnasia con su valija de técnica y transmitía para el equipo que Víctor Hugo Morales tenía en un clásico que ya no está: "Competencia", por Radio Continental. Se acuerda también cuando, a punto de parir a Valentino, había pedido una credencial más porque necesitaba que alguien la acompañara para llevar la valija y ayudarla. Alguien se atrevió a decirle que ella hacía eso sólo para que su acompañante viera gratis el partido. Batalló contra eso y mucho más. Agradece a su mentor, Víctor Hugo Morales, quien le insistió para que transmitiera desde la cancha.

Estudió periodismo en la Facultad de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de La Plata, donde ahora es docente de radio, y se recibió de locutora en el ISER. En 1999, comenzó a trabajar en el equipo de Víctor Hugo Morales en "Por Deporte", forma parte de "Relatores", una cooperativa que se formó luego de que fueran despedidos y despedidas de Continental - transmite en AM 530 y los domingos en AM 750, y en repetidoras del interior del país- , y en 2004 comentó sus primeros partidos por el éter. Estuvo ausente de Brasil 2014: "Al Mundial fueron modelos. Ya que estábamos con Angela Lerena - de quien asegura es la mejor de todas - en la tele, nos podrían haber llevado. No costaba nada. Y cuando me echaron ninguna mujer siguió comentando. Qué pena. Entre tanto varón que una mujer comente... Y al Mundial no voy por mi país, voy por Telemundo".

- ¿Te considerás feminista?

-No sos buena gente si no sos feminista. Si vos no sabés de qué se trata la lucha tremenda de algunas mujeres en el mundo y si sabiéndolo no estás de ese lado, algo de vos como ser humano está fallando.

-¿Qué le dirías a una mujer que quiera ingresar a una profesión dominada por los hombres?

-Yo le diría que se suba al colectivo. Porque el colectivo está recontra andando y la revolución es femenina o feminista. No hay otra que se le parezca en este momento. Pero que no traicione dos cosas fundamentales: ser libre y siempre soñar. No lo hagas por la plata, es lo primero que le diría. Y la otra es ser libre y eso es fantástico. Es irremplazable. Lo otro es muy personal, yo no soy quién para aconsejar cómo. Yo volvería elegir mi camino. Pero a lo mejor otra elige uno menos doloroso. Yo creo que va a ser así porque ya están abiertas algunas puertas. El faro tiene que ser la libertad y la capacidad de poder elegir siempre desde el deseo.

Viviana Vila jugará su primer Mundial. El derrotero fue largo y doloroso. Recién ahora se da el lujo de sentirse orgullosa por el camino recorrido. Antes, "el exigente", como dice, no la dejaba. Vuelve a nombrar a su padre Juan Carlos. Llora. Le agradece, como lo hace también con su madre Kika y su hermana Silvia por cuidar a Valentino cuando ella salía a trabajar de lunes a lunes. Ahora también lo hará. Pero desde Rusia y comentando un Mundial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.