Lionel Messi y todo lo demás

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
(0)
3 de junio de 2018  

Qué Mundial vamos a ver: Ezequiel Fernández Moores cree que será "el último de los Mundiales románticos" y pide justicia para el mejor jugador del mundo, a quien Juan Pablo Varsky le prende una vela mientras escribe de azar y de chauvinismo. Diego Latorre opina que los conservadores quedarán relegados frente a un fútbol rico y atractivo. Antes de Rusia, sueños y expectativas de tres columnistas de lujo de LA NACION

Llega el Mundial y solamente importa quién lo ganará. El Mundial es al fútbol lo que los desfiles a la moda. Una gran puesta en escena mientras el producto está en otro lado. No descubrimos futbolistas ni sistemas tácticos. Todas las novedades se han presentado durante los cuatro años anteriores. Hoy podemos ver todos los partidos de todas las ligas y de todos los seleccionados hasta en nuestro teléfono celular. La globalización ha concentrado a los 500 mejores jugadores en veinte campeonatos. El egipcio Mohamed Salah sirve de ejemplo. Los protagonistas llegan agotados tras la intensa temporada. Los entrenadores no tienen tiempo para un trabajo intenso. Descanso, recuperación, ensayos y a competir. Es el torneo más azaroso de este deporte. Un mes perfecto te da la gloria a pesar de cuatro años horribles. Un mal día te da la salida a pesar de un proyecto sólido y bien ejecutado. Son dos competiciones en una. La fase de grupos admite un tropezón. Luego, todo se define a partido único. El formato estimula el morbo y aumenta la influencia de la suerte. España 2010 y Alemania 2014 son consagraciones del largo plazo pero con sufrimiento durante la competencia. La dosis de chauvinismo crece en proporción insoportable. Casi todas las publicidades exacerban la pasión del hincha. El mensaje institucional de TyC Sports refleja cómo se toma el fútbol buena parte de la población argentina. La versión de ese mismo canal de la canción Bella Ciao burla a Chile, que nos ganó dos finales entre Brasil y Rusia. Hace cuatro años era "Brasil, decime que se siente". Falta el comercial que le explique a la mujer la ley del off-side. Todo en nombre de esa gran y dañina mentira llamada folklore del fútbol. ¿Por qué nos gusta tanto el Mundial entonces? Por las razones mencionadas anteriormente. Hace 25 años la Selección Argentina absoluta ganó su último título: Copa America Ecuador '93. Esta generación resigna éxitos en sus clubes con tal de dar la vuelta en Moscú. Ojalá suceda, tras un período en el que todo se hizo mal. Llega el Mundial. Solo me importa que lo gane Messi.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.