Xavi y aquel Barcelona del Tata: "No fue una buena época, difícil de manejar para Martino y el grupo"

Xavi y aquel Barcelona del Tata
Xavi y aquel Barcelona del Tata
Claudio Mauri
(0)
31 de mayo de 2018  

En la última década de Barcelona, no hubo temporada más pobre en títulos que la que tuvo a Gerardo Martino en la dirección técnica, en 2013/14, cuando acababa de incorporarse Neymar, que al poco tiempo sufrió una lesión en un tobillo que lo dejó varios partidos fuera de las canchas. Con el Tata, el Barça solamente conquistó una Supercopa de España, obtenida ante el Atlético de Madrid de Diego Simeone por diferencia de gol de visitante tras un 0-0 y un 1-1. Hay que remontarse a los últimos dos años de Frank Rijkaard, entre 2006 y 2008, para encontrar una mayor sequía. De ese momento también respondió Xavi.

-Martino se fue de Barcelona admitiendo que se había equivocado, que no había ido al lugar indicado. ¿Qué pasó para que no hubiera integración entre el cuerpo técnico y el plantel? ¿Eso explica la falta de resultados?

-Evidentemente, los resultados son los que mandan. Perdimos una liga en casa con el Atlético de Madrid y la final de la Copa del Rey con el gol de Bale en la prórroga. Ahí se nos escapó un doblete que hubiese sido histórico para el Tata Martino y para nosotros. Al final, el resultado te marca. Es verdad que no fue una época buena. El equipo se había venido abajo por la enfermedad de Tito (Vilanova, fallecido por un cáncer en abril de 2014). No fue una situación fácil de manejar, ni para el Tata ni para todo el grupo.

-Hace un tiempo declaró que en el fútbol hay más simeones que guardiolas. ¿Interpreta que eso no es beneficioso para el fútbol?

-Tanto como no beneficioso, no. Simplemente es una conclusión a la que llego; hay más entrenadores pensando en defender que en atacar. Es lo que veo del fútbol actual, pero no significa que critique eso. Respeto todas las maneras de ver el fútbol, pero la de que prevalezca la defensa sobre el ataque no es en la que yo creo. Yo disfruto cuando tengo el balón para ser protagonista y proponer en la ofensiva. La idea de ir a apretar arriba, la de agredir futbolísticamente al rival. Es la que más me gusta y he disfrutado. De hecho solo he jugado de esa manera en Barcelona y la selección. Por lo tanto, cuando veo equipos muy defensivos tengo la sensación de que hay más entrenadores que se acercan a Simeone que a Guardiola, pero eso no significa que no sea beneficioso para el fútbol.

-La única vez que jugó en la Argentina fue en 2010, cuando España estrenó el título mundial en un amistoso que perdió 4-1 ¿Habían venido muy de festejo para ese partido?

-La Argentina nos pasó por encima, hay que ser honestos. Muchas veces ocurre cuando vienes de conseguir algo tan grande como un Mundial. Sin quererlo, bajas un poco el nivel de tensión y competitividad. Y la Argentina tenía hambre, más que nosotros. Aunque fuera un amistoso, nos pasó por encima, jugó con más ritmo. Nos jodió perder contra la Argentina y no demostrar nuestro mejor nivel. El fútbol tiene esto; cuando bajas un poco la tensión o tienes la sensación de que todo va a ser fácil, viene la Argentina de turno, como la de aquel día, y te da un repaso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.