Suscriptor digital

Se tensa la relación con México con nuevos cruces por el muro fronterizo

Peña Nieto respondió con firmeza que su país no lo pagará; se complica la negociación del Nafta
Peña Nieto respondió con firmeza que su país no lo pagará; se complica la negociación del Nafta Fuente: Reuters
(0)
31 de mayo de 2018  

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- La estrecha relación entre México y Estados Unidos, que había logrado navegar la tormenta desatada por la presidencia Donald Trump, comenzó a mostrar síntomas de estrés a medida que ambos países se acercan a sus respectivas elecciones.

Trump y el presidente Enrique Peña Nieto -que solo se vieron cara a cara una vez, antes de que el magnate asumiera- volvieron a chocar por el muro, las negociaciones comerciales se estiran y crece la tensión en la frontera.

"No quiero causar ningún problema. Pero al final, México va a pagar por el muro. Ganan todo este dinero y no hacen absolutamente nada para evitar que la gente pase por México desde Honduras y todos estos otros países, la caravana, todas esas cosas, no hacen nada por ayudarnos. Nada", se quejó Trump, antenoche, en un acto de campaña en Nashville.

"Van a pagar por el muro, y lo van a disfrutar, ¿OK?", disparó, para el deleite de sus seguidores, que aplaudieron.

Un rato después llegó la respuesta de Los Pinos.

"Presidente @realDonaldTrump: NO. México NUNCA pagará por un muro. Ni ahora, ni nunca", tuiteó Peña Nieto, recurriendo a letras mayúsculas, algo atípico en él.

"Atentamente, México (todos nosotros)", cerró el mandatario, hablando por todo el país. El mensaje fue publicado en inglés y español.

El contrapunto entre ambos recicló una vieja disputa. Después de su primer y único encuentro cara a cara, en 2016 durante la campaña presidencial de Estados Unidos, Trump fue a un acto de campaña en Arizona e insistió en que México pagaría por el muro.

Peña Nieto le contestó en Twitter: "Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro", escribió, escueto.

Después de la jura, Trump llamó a Peña Nieto, ambos intentaron limar asperezas y hasta planearon un encuentro. Pero, otra vez, la insistencia de Trump con el muro, su promesa de campaña más emblemática, y el giro draconiano que imprimió en la política migratoria echaron el encuentro por la borda.

"México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro", insistió Peña Nieto, días después de que asumió Trump. Nunca se vieron.

Pese a ese mal arranque, el canciller mexicano, Luis Videgaray, quizás el funcionario de América Latina que más ha visitado Washington, abrió una línea directa con Jared Kushner, yerno de Trump y asesor presidencial.

La estrecha cooperación, en particular, en seguridad, continuó. Y la negociación, junto con Canadá, por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, según sus siglas en inglés), tema saliente en la relación, avanzó y parecía encaminarse a lograr un "Nafta 2.0" hasta hace unas semanas.

Ese desenlace se dilató, y ahora, fuentes en Washington reconocen que es posible que la negociación se estire más allá de la elección presidencial de México, el próximo 1° de julio.

Trump amenazó días atrás con restringir las importaciones de vehículos con el mismo argumento (proteger la "seguridad nacional") utilizado para morder las compras de acero y aluminio.

Y volvió a hablar del muro. Esta vez, Peña Nieto respondió en tiempo real, un recordatorio de que, en campaña, las diferencias afloran con un poco más de facilidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?