Suscriptor digital

“Mi arenga fue: ¡Chicos, son haitianos!”

Carlos M. Reymundo Roberts
De no creer: Sampa y yo
(0)
31 de mayo de 2018  

Sampaoli quedó conforme con el amistoso de anteanoche, y sobre todo con el hecho de que no haya llovido: "Haití se hace fuerte en cancha pesada", me dijo.

Para esta segunda entrevista de la serie mundialista "Sampa y yo" nos encontramos ayer a la mañana en el predio de Ezeiza. Como siempre, reproduzco el diálogo en forma textual. Un Sampa corregido, editado, no es un Sampa. El DT del seleccionado es un plato que se sirve crudo.

–El resultado lo dice todo: 4-0. Gran idea haberle hecho firmar a Haití un compromiso de que no podían patear al arco.

–No seas malo. Si no nos llegaron fue porque funcionó muy bien nuestro esquema defensivo. Masche, un león.

–¡Un león el que hizo el contrato! Pobres haitianos, casi no cruzaron la mitad de cancha por miedo a que no les pagaran.

–Ojo, durante el primer tiempo se agruparon bien atrás. No nos resultó fácil entrarles. Igual, lo mejor que hicieron fue haber jugado con una camiseta roja parecida a la de España. Algunos de los nuestros no querían salir a la cancha.

–Seamos sinceros, son muy flojos. Están 108 en el ranking de la FIFA.

–¿108, en serio? Uh, pensé que estaban 107.

–¿Qué fue lo que te dejó más satisfecho? ¿Messi? ¿Los 4 goles? ¿La valla invicta? ¿El cariño de la gente?

–Que no lloviera. Ellos viven en una isla tropical: en cancha pesada se hacen fuertes.

–Sampa, qué gran decisión fue haberlo sacado a Fazio cuando terminó el primer tiempo. Parecía nervioso, ¿no?

–Sí, veía a un haitiano y pensaba que era Cristiano Ronaldo... En el vestuario intenté ser sutil, cosa de que no se me bajoneara. Arengué a los muchachos para que en el segundo tiempo salieran a romperla, y a él le dije: "Fede, vos esperanos acá".

–A ver, contame cómo fue esa arenga. ¿Muy emocionante?

–No, les dije: "Muchachos, son haitianos…".

–Me resulta admirable la paciencia que les tenés a Di María y a Higuaín. Te los re bancás.

–Son dos casos distintos. Pipita, ya te lo dije, es un pedido de Messi. Y con Di María pasa algo simpático: todos coincidimos en que es un crack, y coincidimos también en que rara vez juega bien en la selección. Un crack que no pega una, ¿no es divertido?

–Dicen que pusiste a Caballero por su buen juego con los pies.

–Efectivamente. Cuando además ataje va a ser un arquero completo.

–Increíble lo de Messi, otra vez tres goles. No deja de sorprendernos.

–A mí me sorprendió cuando dijo que no somos candidatos. Es verdad, pero ¡callate, papá!

–Leo cree que el equipo va a ir apareciendo de a poco.

–Ojalá. Ojalá que aparezca. No sabemos dónde lo guardamos.

–¿Es cierto que no tenés ganas de visitar al Papa?

–No es un problema de ganas: está muy ocupado y no queremos molestarlo. Ayer fue el canciller Faurie y lo recibió un minuto, de parado y con cara de traste.

–Déjame que te felicite porque esta vez en la conferencia de prensa no te enredaste con las palabras. Todas tus respuestas se entendieron muy bien.

–Gracias. La verdad, me cuidé para no volver a complicarme. Fui pensando y busqué que al estar y después no estar, lo cual es lógico, tuviera lo que hay que tener, como que va y viene, sube y baja, entra y sale, se asoma y se despereza. Cuánto me alegra.

–Sampa, un placer.

–Gracias a vos y hasta cualquier momento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?