El lobista: un primer plano a los atajos del poder

Rodrigo de la Serna es Matías Franco, un lobista capaz de todo por conseguir sus propósitos
Rodrigo de la Serna es Matías Franco, un lobista capaz de todo por conseguir sus propósitos Crédito: Prensa ElTrece
Mariano D'Andrea
(0)
31 de mayo de 2018  • 01:24

Y un día, la ficción adulta volvió a la pantalla de ElTrece. Un hombre joven dispuesto a todo por conseguir sus propósitos, otro hombre oscuro y poderoso y la Justicia pisándoles los talones. Esa es, a grandes rasgos, la trama que se propone desandar El lobista, comandado por el siempre eficaz Rodrigo de la Serna .

Lejos de la crudeza de los unitarios con los que Underground viene ganando terreno y marcando la cancha - Historia de un clan, El marginal, Un gallo para Esculapio-, esta apuesta de la productora de Adrián Suar retoma la estética de Botines y de Farsantes. La elección de las locaciones, entonces, no es casual: la ciudad es, a la vez, escenario y protagonista.

Quienes estén buscando en este nuevo personaje de De la Serna algo de Lombardo, el muchacho impulsivo y violento que compuso en El Puntero, se quedarán con las ganas. Matías, su nueva criatura es, quizá, la contracara de aquel personaje marginal; mucho más sofisticado, maquiavélico y paranoico, aunque resuelto por el actor con la misma naturalidad.

El primer programa comenzó con la voz en off de Matías hablando de sus dos amores, los aviones y el dinero. "Soy básicamente, un facilitador de vínculos entre personas que quieren hacer un negocio", dice el personaje, a modo de presentación. Y luego de los títulos se lo verá en pleno trabajo: convencer a políticos y hombres del poder de ayudarlo a lograr los propósitos de sus clientes eventuales con artimañas de todo tipo.

Leticia Brédice es Natalia Ocampo, la principal competidora de Matías
Leticia Brédice es Natalia Ocampo, la principal competidora de Matías Crédito: Prensa ElTrece

En este caso, debe "convencer" a un diputado para que presente un proyecto para declarar la emergencia ecológica y así favorecer a una empresa en el negocio del plantado de árboles. El encuentro queda trunco cuando aparece Natalia ( Leticia Brédice ), la principal competidora de Matías en este arte de convencer, con otro negocio para proponerle al funcionario. Con su aparición queda claro que estos escurridizos personajes son más de los que conocemos, y se mueven tanto en las sombras como a plena luz del día.

De todos modos, a pesar de que al protagonista parece no generarle ningún conflicto su trabajo y sabe sacar provecho de sus contactos, sabe que con sólo un paso en falso su mundo puede desmoronarse. Por ese motivo, la aparición de Camilo, un misterioso cliente que le pide su ayuda para contactarse con un intendente llena a Matías de dudas y sospechas.

Sin embargo, ya lo dejó en claro en su presentación: Matías ama el dinero. Por eso, después de hacer todas las averiguaciones del caso, y de cobrar los 100 mil dólares convenidos, termina abriéndole el camino. Todo se complica cuando, luego de salir de la casa de su nuevo cliente, ingresan al lugar dos misteriosos hombres. Uno de ellos, el líder religioso Elián Rojas Ospina ( Darío Grandinetti ), acusa a Camilo, su contador, de haberle robado.

Una lluvia de dólares anticipa un crimen que complicará a Matías
Una lluvia de dólares anticipa un crimen que complicará a Matías Crédito: Prensa ElTrece

Abajo, Matías ve primero caer una lluvia de dólares y luego, al cadaver de Camilo estrellándose sobre su auto. Por eso, no le queda otra que prestar declaración ante Manuel Quinteros ( Alberto Ajaka ), fiscal y viejo conocido del protagonista, quien parece no tenerle la más mínima simpatía.

Alberto Ajaka es el fiscal Manuel Quinteros
Alberto Ajaka es el fiscal Manuel Quinteros Crédito: Prensa ElTrece

Matías trabaja de día, de noche y se mueve con la misma facilidad en Puerto Madero que en zonas marginales. Y si bien el primer capítulo giró en torno a sus actividades, también fueron presentados otros personajes que aportarán a lo largo de la historia varios conflictos a la trama. Uno de ellos es Javier (Juan Nemirovsky), hermano del protagonista, recién salido de la cárcel y seguidor de Rojas Ospina. La otra, Lourdes ( Julieta Nair Calvo ), una fotógrafa que trabaja como mesera y se transforma en el objeto de deseo del lobista.

Julieta Nair Calvo es Lourdes, objeto de deseo del protagonista
Julieta Nair Calvo es Lourdes, objeto de deseo del protagonista Crédito: Prensa ElTrece

Para el final, queda en claro que si bien al protagonista le gusta el dinero, más valora su vida: después de averiguar que Camilo era el contador de Rojas Ospina, y de que el líder religioso ostenta un enorme poder económico, decide ir a devolverle el dinero que Camilo le pagó.

Dario Grandinetti es Elián Rojas Ospina,oscuro líder de la Iglesia de la Sagrada Revelación,
Dario Grandinetti es Elián Rojas Ospina,oscuro líder de la Iglesia de la Sagrada Revelación, Crédito: Prensa ElTrece

Grabada íntegramente en exteriores, El lobista sigue el camino estético de las producciones locales que buscan ser competitivas frente al reinado del entretenimiento vía streaming. Con un ritmo ágil, el pulso de Daniel Barone en la dirección y muy buenas actuaciones, este primer episodio plantó las bases de un relato interesante y que promete meterse de lleno con los vericuetos de la política, el tráfico de influencias y el poder desde un punto de vista pocas veces abordado por la televisión abierta.

  • El primer episodio de El lobista repite esta noche a las 23, por TNT.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.