Tres disputas que anticipan un escenario más complejo

Jorge Liotti
Jorge Liotti LA NACION
(0)
31 de mayo de 2018  

La discusión sobre las subas de las tarifas se transformó en un termómetro político que atravesó el período más difícil para el Gobierno. El mismo 25 de abril en el que el peso sufría la primera devaluación que detonó la corrida cambiaria, en la Comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados se aprobaba el dictamen que después se trató en el recinto y que anoche el Senado se disponía a convertir en ley.

Por esa razón, su derrotero marcó la temperatura de estas semanas críticas y fue el catalizador de tres líneas de confrontación políticas. La primera de ellas enfrentó al oficialismo con el oficialismo. La detonaron Elisa Carrió y Alfredo Cornejo cuando, en contra del esquema del ministro Juan José Aranguren , reclamaron públicamente un mecanismo de amesetamiento de las facturas en los bimestres de mayor consumo. Si bien el Gobierno terminó adoptando esa iniciativa después de una negociación dentro de Cambiemos, el efecto principal fue que instaló el tema de las tarifas en la agenda de la oposición. A partir de entonces, el peronismo en su conjunto tomó como bandera el aumento de los servicios públicos, en sintonía con una demanda social creciente.

La segunda fractura se produjo entre el Gobierno y la oposición, una grieta que cuando comenzó el debate era angosta y con varios puentes que la cruzaban, y que al final terminó ensanchada y con acusaciones cruzadas entre ambas orillas. En más de un mes de negociaciones el oficialismo no pudo desactivar el proyecto a pesar de las múltiples reuniones que mantuvo con los gobernadores y los legisladores opositores. Tampoco aprovechó la ventana de oportunidad que le ofreció Miguel Ángel Pichetto , un socio de Cambiemos a la hora de buscar alternativas. La propuesta de reducir el IVA llegó tarde y sin convicción.

La imposibilidad de torcer el rumbo del proyecto dejó en evidencia el desgaste que viene sufriendo el mecanismo de diálogo propuesto por el presidente Mauricio Macri . Tanto el Gobierno como los referentes provinciales expresan un cansancio mutuo por conversaciones que después no tienen una traducción en los hechos. El caso más patético fue el del senador del MPN neuquino Guillermo Pereyra, que anteayer le dijo en la cara a Macri que no acompañaría la ley y ayer se dio vuelta.

Y la tercera falla se produjo dentro del peronismo, aunque en un sentido inédito hasta ahora. No fue una división entre el kirchnerismo, el massismo y el peronismo federal, como solía ocurrir hasta ahora. Al contrario, estas facciones internas votaron juntas a pesar de sus diferencias. Esta vez las divergencias emergieron entre gobernadores peronistas y legisladores del bloque de Pichetto. Los mandatarios provinciales cruzaron recriminaciones entre sí por los niveles de cooperación con el Gobierno y eso se tradujo en un clima de rispidez dentro de la bancada de senadores. La percepción de amenaza a la integridad de su espacio endureció a Pichetto. Y el mensaje del lunes de Macri, en el que acusó a todo el peronismo de seguir las "locuras" de Cristina Kirchner , terminó de sellar la suerte del proyecto. Cuando Rogelio Frigerio habló el martes con el jefe peronista, lo percibió con nitidez.

Macri anunciará ahora el veto que prometió tempranamente (y que varios en el oficialismo juzgaron un error porque liberó al peronismo del costo de aprobar la ley). Pero la preocupación por estas horas en el Gobierno no pasa por allí, sino por evaluar cómo harán para avanzar en este contexto con el duro paquete de medidas que se avecinan. Con una nueva amalgama interna de Cambiemos aún a prueba, con un desgaste en el vínculo con la oposición y con diferencias internas en el peronismo, se hace difícil imaginar el camino posacuerdo con el FMI .

Macri necesita dar una rápida señal de reacción después de un mes y medio de agenda negativa. Por eso prepara un paquete de medidas de alto impacto para anunciar en los próximos días.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.