Londres: cinco programas sin gastar un penique

Libros del mundo, en la British Library
Libros del mundo, en la British Library
Pierre Dumas
(0)
3 de junio de 2018  

1. La ciudad como un gran libro

En la capital británica no hace falta ser bibliófilo para armarse un recorrido siguiendo la línea punteada de las blue plaques, placas azules que marcan sitios claves vinculados con la literatura. Se las encuentra más densamente en Bloomsbury, en Camden, que tuvo entre sus vecinos a J.M. Barrie, Charles Darwin, Charles Dickens, Virginia Woolf, William B. Yeats y muchos otros. La caza de las placas azules es un pasatiempo gratuito, aunque es grande la tentación de empujar algunas veces las puertas -y pagar la entrada de rigor- como en el 221b de Baker Street (el museo de Sherlock Holmes) o el 48 Doughty Street (la casa museo de Dickens).

El Londres literario también tiene su recorrido de estatuas. Una se destaca entre todas, en los jardines de Kensington, para recordar a uno de los personajes más universales de la literatura londinense, el niño que no se transformó nunca en adulto, Peter Pan.

Finalmente, el recorrido termina en la monumental y venerable British Library, la biblioteca nacional del Reino Unido y la custodia de una colección de libros, cartas, manuscritos y documentos estimada en 150 millones de piezas. Desde 1997 funciona en un solo lugar, a pasos de la estación St Pancras, sobre Euston Road. El edificio es gigantesco, el más grande construido en el país durante el siglo XX. Todo un símbolo. Entre sus tesoros hay colecciones de periódicos del siglo XVII, el Sûtra del Diamante (considerado como el libro más antiguo), dos Biblias impresas por Gutenberg, el manuscrito de Beowulf, partituras de Mozart y Bach y manuscritos de Leonardo da Vinci.

La entrada principal de la Biblioteca Británica es en 96 Euston Road. Abre todos los días menos Navidad y Año Nuevo, de lunes a jueves de 9.30 a 20, los viernes hasta las 18, los sábados hasta las 17 y los domingos de 11 a 17. Se proponen visitas guiadas. Lo más llamativo de las colecciones está en la exposición permanente Treasures of the British Library (en la Sir John Ritblat Gallery). La entrada es gratuita y se ven unas 200 piezas de excepción, entre libros, mapas y documentos.

2. Las joyas de la corona

El cambio de guardia más famoso
El cambio de guardia más famoso Crédito: Shutterstock.

Londres no sería Londres sin la reina y los demás Windsor. La familia real hace perdurar tradiciones y rituales que a veces son tan kitsch y pomposos que se vuelven entrañables. Por ejemplo, el Ritual de las Llaves. Hace siete siglos que la misma escena se repite cada día en la Torre de Londres. Generaciones de beefeaters tuvieron la misma conversación: Halt, who comes there? (alto, ¿quién viene?), a lo que otro responde The keys (las llaves). Sigue: Whose keys?, Queen Elizabeth's keys (¿las llaves de quién? Las llaves de la reina Isabel). La ceremonia de las llaves es gratuita. Permite así entrar sin pagar en la Torre de Londres (siempre que se haya conseguido un lugar, a veces con meses de anticipación). Otra experiencia royal: el cambio de guardia del Palacio de Buckingham, el show tradicional británico por excelencia. Es mejor llegar temprano para estar en primera fila.

Para chequear fechas y horarios: la ceremonia de las llaves, consultar acá ; por el recambio de guardia, acá

3. Perderse en los museos

El Museo de Sir John Soane
El Museo de Sir John Soane

Londres es una de la ciudades más caras del mundo. Pero hay mucho para hacer y ver sin tener que pagar nada: por ejemplo, explorar museos. Se podrían pasar días yendo de uno a otro sin gastar en una sola entrada, empezando por los principales (la National Gallery, el British Museum, el Tate Modern, el Victoria and Albert, el Natural History Museum).

Pero estamos en Londres y vamos por más, siempre sin tener que gastar un penny. La Wellcome Collection está dedicada a la salud y la vida, una temática tan amplia como las muestras que propone, desde lo académico hasta lo bizarro. ¿Dos ejemplos? Hasta septiembre se podrá ver una exposición sobre dentaduras, y a fin de año otra sobre cómo influyen las viviendas sobre nuestra salud. El Sir John Soane's Museum está dedicado, por su parte, a la arquitectura. La visita es gratis; el café no, pero en la página web se puede descargar un voucher con descuento.

Wellcome Collection: abre de martes a domingos de 10 a 18 (a partir de las 11 el domingo y hasta las 22 el jueves). Está en 183 Euston Road. El Sir Joane's Museum abre de miércoles a domingos y feriados, de 10 a 17 (admisión hasta las 16.30). Está en 13 Lincoln's Inn Fields.

4. Vibrar al ritmo del swingin' London

Una de las disquerías mejor surtidas en la ciudad
Una de las disquerías mejor surtidas en la ciudad

Londres es una gigantesca compilación de músicas con lo mejor del pop y del rock de las últimas décadas. Es impensable visitarla sin querer asistir a un concierto o dedicarle tiempo a una visita bien pop. Como la meta es gastos cero, hay que olvidarse de los tours temáticos pagos tras las huellas de los Beatles, los Stones y otros.

Por suerte la ciudad está repleta de lugares donde escuchar música sin pagar. El más cool de todos es Rough Trade, la cadena de disquerías y sello que provee buena música desde 1976, como dice su lema. Rough Trade lanzó las carreras de grandes bandas como The Smiths o Monochrome Set y artistas alternativos como la islandesa Emiliana Torrini o los franceses Métal Urbain. Organizan sesiones live en sus locales, con entrada libre.

Sin prestaciones en vivo, pero con un total ambiente pop, el God's Own Junkyard es un templo de la cultura alternativa. Está en la zona de Walthamstow, en el norte de Londres. El espacio vibra con los colores crudos de cientos de tubos de neón, reunidos por el artista y diseñador Chris Bracey.

Rough Trade tiene dos tiendas en Londres: una cerca de Portobello Road, en 130 Talbot Road. Abre de lunes a sábados de 10 a 18.30 y los domingos de 11 a 17. La otra está en Old Truman Brewery 91, Brick Lane, de lunes a jueves de 9 a 21, los viernes de 9 a 20, los sábados de 10 a 20 y los domingos de 11 a 19. El café se llama The Rolling Scones y abre todos los fines de semana. En la unidad 12 del Ravenswood Industrial Estate, sobre Shernhall Street.

5. Granjeros urbanos

Granjas urbanas: una Londres muy diferente
Granjas urbanas: una Londres muy diferente

Aunque sea una de las mayores urbes de Europa, Londres es una ciudad verde y evoca enseguida sus grandes parques con ardillas. Conservó algunas reminiscencias de cuando el campo todavía llegaba hasta las murallas, y St. Martin in the Fields estaba de verdad in the fields, en las praderas.

Poco conocidas, Londres cuenta con una serie de granjas públicas que se pueden visitar con entrada gratuita. La Dean City Farm and Riding School es una granja típica donde está el elenco completo de Animal Farm, la novela de George Orwell. La Mudchute Farm and Park es la más grande: ocupa 14 hectáreas sobre la Isla de los Perros. Newham City Farm invita a participar en el cuidado de los animales; y en la Vauxhall City Farm las mascotas son las alpacas Ben, Jerry y Tom; mientras que en la Wellgate Community Farm hay ponies y cuises.

Dean City Farm: abre de martes a domingos, de 10 a 16.30; 39 Windsor Avenue en Merton Abbey. Se accede a la Mudchute Farm desde Pier Street. Abre todos los días de 8 a 16. La Newham City Farm abre de martes a domingos, en verano de 10 a 17 y en invierno hasta las 16. Queda sobre Stansfeld Road en Beckton. La Vauxhall City Farm abre también de martes a domingos, de 10.30 a 16; 165 Tyers Street. Finalmente, la Wellgate Community Farm abre de lunes a viernes de 9 a 15.30 y los fines de semana de 9 al mediodía, sobre Collier Row Road.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.