¿Dónde está el peronismo racional?

Héctor M. Guyot
(0)
2 de junio de 2018  

Allí donde la mentira está naturalizada, la verdad salta por donde menos se la espera. En medio de la letanía de discursos inútiles que se desgranaron en el Senado desde la tarde del miércoles hasta la madrugada del jueves, hubo entre los oradores de la oposición alguien que se desnudó sin vueltas. "Nadie quiere que le vaya bien al Presidente", soltó José Alperovich en medio de su alocución, en un rapto de sinceridad del que después se arrepentiría. Al rato, el exgobernador de Tucumán pidió disculpas por el acto fallido de haber confesado deseos que jamás han de manifestarse en voz alta: "Me expresé mal. Quise decir que nadie quiere que le vaya mal al Presidente".

Se podría haber ahorrado la aclaración. La primera frase difiere en una palabra de la segunda y puestas así, una al lado de la otra, dejan poco margen de duda acerca de cuál de las dos es la correcta. La verdad siempre encuentra algún resquicio por donde salir. Y no es raro que elija para hacerlo lugares y personas que frecuenta muy poco. Al menos Alperovich tuvo la gentileza de hablar por toda su bancada, es decir, por esos tres peronismos que esta semana coincidieron en un objetivo que los ha vuelto a unir más allá de las aparentes diferencias. ¿Cuál es ese objetivo unificador, ese bien supremo, ese fin último que ha amalgamado a las partes del todo? Ya lo dijo Alperovich. Si al lector le queda alguna duda, la respuesta está en el párrafo anterior.

Kirchneristas, massistas y federales, todos con la mano en alto. El peronismo olió sangre y se ordenó detrás de una hipocresía, de un gesto populista que no solo es un golpe para debilitar al Presidente, sino también una burla a la más elemental racionalidad política, ese bien perdido que Macri está obligado a promover. Si ha de juzgarse por lo que se vio en el Senado, eso de los tres peronismos ha sido un espejismo. Sobre todo aquel que había empezado a llamarse "racional". Según parece, allí donde algunos vieron racionalidad solo había instinto de supervivencia y oficio para jugar con la credulidad del necesitado. No sorprende. Olvidamos que todos o casi todos los que se habrán sentido secretamente representados en las palabras de Alperovich estaban, hasta anteayer, aplaudiendo los arrebatos discursivos y la gestión de la ahora compañera senadora, porque de allí comían.

El problema es que el Gobierno quedó en inmejorable posición para ser golpeado: enfrenta una crisis cambiaria que calienta la inflación, acaba de acordar con el cuco del Fondo Monetario Internacional y está obligado a hacer un ajuste serio en las cuentas públicas. Más allá de los errores propios de diagnóstico y procedimiento, lo cierto es que el déficit que padece la Argentina, incluido el desabastecimiento energético, ha sido el último regalo del último gobierno peronista. Es decir, de ese peronismo que ahora acusa, con una sola voz, de insensible y ajustador a un gobierno que no tiene otra alternativa que achicar el gasto en un país que vio cómo se dilapidaba o se fugaba en valijas la bonanza de la década perdida, y donde ninguna corporación quiere perder el privilegio de vivir de arriba. Más precisamente, de los que trabajan y pagan sus impuestos.

El problema, también, es que Macri debe gobernar, y para hacerlo necesita interlocutores. Necesita anudar acuerdos. Tal vez esta crisis ayude al Gobierno a matizar un voluntarismo que sería prudente sazonar con una buena cuota de real politik. Viene a la mente aquella frase de un viejo político radical al que las circunstancias llevaron, durante el tramo final del gobierno de Alfonsín, al Ministerio de Economía. "Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo", dijo ante la evidencia de que sus medidas para salir de la crisis no encontraban el eco deseado.

Hay gente que conoce un solo idioma y eso un gobierno debe saberlo. Según enseña la realidad, hay una sola razón que los peronistas respetan siempre: la razón del poder. Ante ella, pueden actuar en forma despiadada y desleal. Pero también, si les conviene, son capaces de ir al pie, mansos y tranquilos. Si en la oposición hay quienes pueden levantar la vista y construir en el largo plazo, mejor. Con los otros, el oficialismo debería buscar los acuerdos que necesita sin apelar a la razón del bien común, sino a la otra, a la que entienden, y desde una posición de fortaleza ejercida de forma inteligente. Según parece, hacia allá vamos.

De todas formas, en esta disputa ya lanzada por las elecciones del año que viene, que la corporación gremial llevará en forma creciente a las calles, la respuesta última la tiene la sociedad. Allí sí es esperable, por todo lo que hemos vivido, que prevalezca una racionalidad de la buena.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?