Macri, entre el apriete y el ajuste

Francisco Olivera
Francisco Olivera LA NACION
(0)
2 de junio de 2018  

Pablo Moyano llegó ayer a la Plaza de Mayo con una advertencia al Gobierno. "Tiene que tomar nota de que las marchas son cada vez más multitudinarias", dijo a las cámaras de TN, a las que aprovechó para quejarse de que su sindicato deberá esperar dos semanas para tener una reunión con funcionarios oficiales. "Esa es la importancia que nos dan. Vamos a salir a la calle para pelear por el salario que se merece un camionero". Venía en realidad de una semana interna agitada: se está contactando con varios gremios para conformar una lista con la que, probablemente junto con Sergio Palazzo y Juan Carlos Schmid, espera competir en agosto para la conducción de la CGT.

La crisis cambiaria trastocó todo. Apura en primer lugar al triunvirato de la CGT, que hasta ahora venía cultivando el diálogo con la Casa Rosada, y despertó al peronismo entero, que se empezó a ilusionar con 2019. En la madrugada del jueves, durante la discusión por la ley de congelamiento tarifario que Macri vetó, Miguel Pichetto deslizó un mensaje parecido al de Moyano. "¿No saben que estamos en el límite de la tolerancia social desde el aumento de tarifas?", dijo, y le reprochó al oficialismo no haber intentado un acuerdo con el PJ después del triunfo de octubre en las urnas: "Yo no creo que puedan solos". Momentos antes, Cristina Kirchner había sido bastante menos sutil para defender el mismo proyecto, que impulsó Sergio Massa: "No me parece tan irresponsable -dijo dirigiéndose a Gabriela Michetti, que presidía la sesión-. Al contrario: le puedo asegurar que, en materia de armonía social, en materia de que las cosas no se salgan de madre, creo que sería aconsejable que lo tomaran en cuenta".

La expresidenta se había autoimpuesto silencio desde que empezó esta crisis. Que haya vuelto a exponerse indica que supone que es mayor el costo que pagará el Gobierno que el beneficio que ella podría infligirle apareciendo. Incluso de modo provocador, y adentrándose en una cuestión que no solo es medular en la herencia económica, sino uno de sus fracasos administrativos más evidentes: la energía. No hay, a diferencia de lo que ocurre con otras ramas de la economía, un solo especialista del sector que sea capaz de elogiar aquella gestión que acabó perdiendo el autoabastecimiento en 2010 y que, si se contrastan recursos recibidos versus calidad de suministro, sea probablemente la peor de la historia en la materia.

Pero Macri ya no puede perder el tiempo hurgando primeras causas: parte de sus problemas no van a dirimirse en el Congreso sino en la calle. Esa es la novedad política que dejó la corrida. Del modo en que el Presidente reaccione ante este desafío dependerá también la actitud de la oposición. La turbulencia cambió algunas cosas. Lo obligó, por ejemplo, a reactivar servicios de operadores que, como Emilio Monzó, habían quedado relegados después de octubre. Pichetto cuestionó con nombre y apellido ese alejamiento en la madrugada del jueves.

Reencauzar la relación con el PJ no será acaso tan difícil como hacerlo con bases que, con mayor pobreza y desempleo, se volverán más revoltosas. Algunos miembros de Pro, como María Eugenia Vidal, Carolina Stanley y su colaborador Carlos Pedrini, siguen en contacto con estas organizaciones sociales. Tres de sus líderes, Emilio Pérsico, Fernando Navarro y Juan Grabois, tienen a su vez buen vínculo con alguien que, desde Roma, en las últimas visitas de argentinos, ha vuelto a mencionar que está inquieto por la Argentina: Jorge Bergoglio. Esa preocupación, desoída y sospechada en muchas áreas del Gobierno, podrá ahora ser más relevante si es cierto lo que funcionarios macristas admiten en voz baja: el ajuste empezará por la política y el Estado, como lo anunciaron ayer los ministros Nicolás Dujovne y Andrés Ibarra, pero golpeará sin dudas al sector privado y tensará la calle durante por lo menos cuatro meses. Viene un fin de año complicado.

El Episcopado dará a conocer en las próximas horas una noticia que confirma la perturbación papal: Víctor Fernández, su obispo más cercano, será designado como arzobispo de La Plata en reemplazo de Héctor Aguer, que se jubila. El giro drástico de estilo que supone el relevo queda eclipsado por dos rasgos gravitantes del nuevo escenario. El primero es operativo: Francisco quiere tener cerca de la gobernadora a su principal intérprete. El segundo es más de fondo: todo el Episcopado, conservadores, progresistas o populistas, se ha abroquelado en los últimos días en derredor del rechazo a la ley de despenalización del aborto. "El Gobierno consiguió unirnos a todos los curas", dijeron a este diario en una diócesis, mientras hacían bromas sobre el origen del fundador del colegio al que fueron Macri y Enrique Avogadro, el ministro porteño que apareció en una muestra artística comiendo una torta con la figura de Cristo: "¿Qué pasa con los del Newman? Ahora entiendo por qué en Irlanda salió la ley del aborto".

Ese debate es sin embargo transversal. Grabois, que coincidió ayer con las organizaciones de izquierda y kirchneristas en la plaza, la mayoría de las cuales lo piden "seguro, libre y gratuito", es un enérgico opositor al proyecto. Y el padre Pepe Di Paola, que venía de celebrar en un comunicado con los curas villeros que Cristina Kirchner no hubiera cedido nunca a la presión por la despenalización, vinculó anteayer la iniciativa a las exigencias del FMI. Esa lógica, que se basa en la idea de que los organismos multilaterales de crédito ponen el acento de la reducción de la pobreza en combatir el embarazo adolescente, fue en realidad uno de los pilares del pontificado de Juan Pablo II, que se involucró en su momento en la discusión de un modo más abierto que la jerarquía eclesiástica actual. En agosto de 1996, horas después de que el Parlamento polaco aprobó la ley de despenalización, Karol Wojtyla calificó el aborto como "crimen terrible". Y el 1° de septiembre, en un mensaje dirigido a los fieles desde su residencia de verano, al sur de Roma, insistió: "Una nación que mata a sus propios hijos es una nación sin futuro".

La estrategia de Francisco ha sido menos directa. Tres legisladores de la oposición que se oponen al proyecto volvieron en estos días sorprendidos porque uno de los obispos de mejor relación con el Papa les había dicho que no podían meterse mucho más. ¿Lo harán ante un escenario de conflicto social? ¿Habrá acercamientos para que, como insinuó Cristina Kirchner, "las cosas no se salgan de madre"? Algunos funcionarios lo creen necesario. Gustavo Vera, el dirigente que llevó el año pasado a Pablo Moyano al Vaticano, participó en estos días de las reuniones en que el Camionero buscaba adhesiones para la CGT. Dependerá en realidad de lo que Macri y Bergoglio hagan en virtud de una relación extraña, pródiga en desencuentros.

Son dos jefes de Estado. Los ajustes y las crisis suelen volver a los líderes más realistas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.