Mundial Rusia 2018. Análisis táctico: la altura de Islandia, uno de los puntos a tener en cuenta por Sampaoli

Christian Leblebidjian
El zurdo Hallfredsson, uno de los mediocampistas de Islandia que se encarga de ejecutar las pelotas paradas
El zurdo Hallfredsson, uno de los mediocampistas de Islandia que se encarga de ejecutar las pelotas paradas Fuente: AFP - Crédito: Haraldur Gudjonsson
(0)
2 de junio de 2018  • 19:00

Si hay un dato que la Argentina deberá tener en cuenta a la hora de medirse con Islandia , el rival de su debut en Rusia 2018 , es la altura de sus futbolistas, potenciales cabeceadores en las pelotas paradas a favor. Ante Noruega, más allá de que rotaban los ejecutores de los córners (se alternaban entre los zurdos Hallfredsson y Gudmundsson), iban a buscar ganar con el juego aéreo Gislason (1m84), Sigurdsson (1m87), Amason (1m90), Finnbogason (1m84), Bodvarsson (1m90) y Magnusson (1m90), este último además un lateral izquierdo con un potente saque de banda que explota con lanzamientos al área en forma de centro. Pero todos son fuertes y tienen contextura, hasta el lateral derecho Seavarsson (1m87).

A la hora de defender las pelotas paradas, también tienen una particularidad: todos bajan a defender esos envíos, sus diez futbolistas: se reparten en una marca zonal (en su mayoría), aunque tres de ellos toman marca de manera individual. Y el DT Heimir Hallgrimsson también cubre los dos palos con un futbolista parado allí.

Es un equipo fuerte pero algo torpe para marcar. Quedó expuesto en la derrota ante Noruega por 3-2. Pero incluso por lo señalado anteriormente, Islandia no se preocupa si el adversario tiene muchos lanzamientos hacia el área de su arquero justamente por su poder aéreo. De arriba gana en las dos áreas.

Islandia parte desde el sistema 4-4-2 y no sale jugando con prolijidad desde el fondo (viendo el 2-2 que Noruega le hizo al arquero Schram se entiende por qué), sino que apuesta sobre todo a los pelotazos largos hacia Finnbogason, uno de sus potentes delanteros. Gylfi Sigurdsson, el ídolo, estuvo en el banco de los suplentes: ingresó en el segundo tiempo y definió con jerarquía en el 2-1 parcial. Se nota que es uno de los que más visión global de equipo tiene.

Y el entrenador ubicó ayer, como extremos en la zona de mediocampistas, a dos futbolistas con perfil invertido. A un diestro por la izquierda (Gislason, quien con velocidad desbordó en el primer tiempo y le cometieron el penal que luego anotó Finnbogason) y por la derecha el zurdo Gudmundsson. Como intenta preferentemente con ataques directos, los ubica así para que rápidamente puedan quedar cómodos para patear desde afuera del área.

Para defender prefiere hacerlo reagrupado en su campo, con todos sus jugadores pasando la línea de la pelota con rapidez, pero aún así ofrecen espacios y, a campo abierto, se les complica todavía más. Teniendo en cuenta la velocidad de Messi y los futbolistas argentinos, salir rápido de contraataque puede ser una buena arma ofensiva para Sampaoli . El partido no se daría en ese contexto, porque se intuye que el protagonismo y la mayor posesión del balón será del conjunto albiceleste, pero quizás la chance aparece más de una vez. En los mano a mano a la defensa también se la puede sorprender: sin tanta fuerza ni roce, con más ingenio y gambetas. La Argentina no deberá subestimar a ningún rival, pero -si está en un buen día- no debería tener demasiados problemas para vencer a Islandia en el debut.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?