Dos más dos: intercambio de parejas y matrimonios en crisis

Pablo Gorlero
(0)
3 de junio de 2018  

Buena / Autores: Juan Vera y Daniel Cúparo / Dirección: Marcos Carnevale / Intérpretes: Eleonora Wexler, Fernán Mirás, Luciano Cáceres y Julieta Zylberberg / Escenografía: Jorge Ferrari / Iluminación: Gonzalo Córdova / Sonido: Guillermo Pérez / Vestuario: Ana Markarian / Música: Nico Posse y Mono Morello / Asistente de dirección y stage manager: Mariana Melinc / Producción general: Adrián Suar y Nacho Laviaguerre / Teatro: El Nacional.

Trasladar una película exitosa al lenguaje escénico nunca resultó tarea fácil. Más cuando se intenta que ese traspaso sea lo más fiel posible. Se sabe que cuanta menos fidelidad se tengan uno con el otro, mejor se plasma una idea en el ámbito correspondiente.

Lo que ocurre con Dos más dos es eso. La comedia brillante -dirigida por Diego Kaplan, en 2012-, con el ritmo del cine, no tiene el mismo efecto sobre el escenario. La trama planteada por Juan Vera y Daniel Cúparo es una gran idea que juega con dos temas atractivos: la crisis en los matrimonios y los swingers, es decir, el intercambio de parejas.

La pieza tiene unos cuantos momentos para la carcajada y son artífices de esto los cuatro virtuosos intérpretes elegidos para este proyecto. Tanto Eleonora Wexler y Julieta Zylberberg como Luciano Cáceres y Fernán Mirás realizan muy buenas composiciones y, entre sí, logran una química que es vital para que esta comedia funcione. Ellos son los timoneles de este barco que pasa de la quietud al oleaje máximo en cuestiones de segundos, para volver a una mansedumbre que tal vez no sea la mejor cualidad para una comedia brillante. Las transiciones entre escenas son quiebres eternos que desarticulan la posible fluidez propuesta desde lo interpretativo. En ese sentido se ve una firme mano del director (Marcos Carnevale) en las relaciones y el trabajo actoral. Pero algo de la puesta en escena todavía está en estado embrionario. Y tiene que ver con la búsqueda del momento gracioso y las eternas pausas que el gran espacio escénico de El Nacional tal vez exija en determinadas escenas. Cabe aclarar que no se trata de una comedia de gags, sino que está más cercana a la comedia de situación televisiva. Algo de síntesis y ajustes en el engranaje del género podrían hacer que Dos más dos, con el correr de las funciones se afirme mucho más.

Como siempre, la iluminación de Gonzalo Córdova y la escenografía de Jorge Ferrari contribuyen con excelencia a la totalidad de la propuesta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?