Suscriptor digital

Tasas y unidad del PJ, la pelea que se viene en la Legislatura

Cambiemos busca abrir grietas en el peronismo para convertir en ley la eliminación de tasas municipales a la luz y el agua
Cambiemos busca abrir grietas en el peronismo para convertir en ley la eliminación de tasas municipales a la luz y el agua Crédito: Prensa Diputados
Marcelo Veneranda
(0)
3 de junio de 2018  

La tropa de diputados provinciales de María Eugenia Vidal se encamina a sancionar este jueves la ley que elimina las tasas municipales que pagan los bonaerenses junto a las boletas de la luz y el agua. Si, como se prevé, la ley se vota, será un alivio del 6% y el 4%, respectivamente en esas boletas, para el bolsillo de los consumidores, a la vez que un golpe a las arcas de los 135 intendentes, porque implicaría un recorte de $1300 millones en sus ingresos.

Pero, sobre todo, será un nuevo baldazo de agua fría para los peronistas que se ilusionan con empezar a forjar la unidad opositora, de cara a 2019. ¿Por qué? Porque Cambiemos está en minoría frente al panperonismo en la Cámara de Diputados : 44 votos contra 47, más un diputado del FIT. En otras palabras, para alcanzar a sancionar la ley la gobernadora necesita meter una cuña en las tribus del PJ : conseguir tres votos o cuatro ausencias opositoras.

Y parece que lo logrará. El pronóstico no es de Cambiemos, que prefiere ensayar fórmulas pesimistas para no agitar las aguas en la previa de la votación. Cerca de Vidal señalan que el panorama todavía no está claro y que será una semana de conversaciones con todos: con Sergio Massa (doce diputados) y con Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora y uno de los referentes del PJ "racional" que encarna el bloque Unidad y Renovación (ocho bancas).

El pronóstico pesimista viene del propio peronismo: hasta ayer, todos los legisladores opositores consultados por LA NACION se resignaban y daban por seguro que Vidal logrará quebrar el intento de unidad que kirchneristas, peronistas y massistas declaman en público.

Ponen la mira (y con ella, buscan generar presión) en dos bloques de dos diputados cada uno que se desprendieron del Frente para la Victoria. El primero es Convicción Peronista, conformado por Patricia Cubría (esposa del líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico) y María Alejandra Martínez, quien llegó a la banca de la mano del exintendente de Mar del Plata Gustavo Pulti.

El otro bloque es Peronismo Kirchnerista, integrado por dos excamporistas: José Ottavis, quien llegó a ser vicepresidente de la Cámara baja, pero desde 2015 inició un derrotero que lo alejó de sus exsocios, y Rocío Giaccone, oriunda de Junín y reconocida por su hiperactividad en la Cámara, al punto que Cambiemos le permitió mantener la presidencia de una de las tres comisiones "grandes": Legislación General.

Sobre "aprietes" y "unidades"

Ese escenario de ruptura tuvo una suerte de confirmación anteayer, cuando se reunieron en un plenario los diputados de tres comisiones para tratar el proyecto que fue aprobado en el Senado y que baja al 0,01% las tasas municipales que se aplican sobre la boleta de luz (6%) y las del agua (4%). Al dejar ambos conceptos en el 0,01%, la ley impide que los cobren por otra vía ese 6 y 4 por ciento.

Cambiemos tenía mayoría propia en dos de esas comisiones, pero no en la de Legislación General, por lo que un grupo de intendentes kirchneristas liderados por Mario Secco, de Ensenada, fue a presionar para que Giaccone y la marplatense Martínez no entraran a la comisión.

Secco tuvo un entredicho áspero con Martínez, pero la tropa no logró su cometido: Cambiemos logró los votos para hacer avanzar el proyecto ya aprobado en el Senado, que se tratará este jueves en Diputados.

"Yo hablo con Pérsico y Ottavis. Ustedes encárguense de Junín [por Giaccone]", ordenaba los tantos Secco al abandonar el anexo de Diputados, rodeado por intendentes y legisladores kirchneristas.

"El jueves tenemos que traer a todos los intendentes a la sesión", agregaba por su parte Walter Abarca, jefe del bloque de Unidad Ciudadana. Los massistas, a un costado, prometían que Massa también iba a hablar con Giaccone, Ottavis y con el Movimiento Evita.

Lejos de los micrófonos, todos volvían a dar por perdida la batalla y a volver a señalar (y a presionar) a los cuatro diputados díscolos. "Si no votan con nosotros, no tienen techo a donde volver en 2019", sintetizó un referente kirchnerista.

Es que, de fondo, en buena parte del panperonismo bonaerense subyace la arenga lanzada por Máximo Kirchner hace dos semanas: el diputado nacional dijo no estar interesado en formar una unidad opositora que solo sirva para afrontar las elecciones de 2019. Quiere que esa unidad se practique ahora, en las votaciones parlamentarias.

Es lo mismo que, en duros términos, el senador bonaerense Sergio Berni le endilgó al intendente de Merlo y titular del PJ provincial, Gustavo Menéndez, cuando lo acusó de acompañar "el ajuste" de Vidal.

Hasta antes de la corrida monetaria, en Cambiemos disfrutaban estas sangrías peronistas. Ahora prefieren mantener los gestos adustos y -quizás para distraer la atención de los cuatro diputados "díscolos"- hablan de negociar con los opositores que plantearon proyectos alternativos sobre las tasas municipales.

Giaccone, por caso, presentó una iniciativa para limitar el margen de ganancias de las empresas. Demasiado revolucionario para Cambiemos. El massismo, por su parte, presentó un proyecto de "Tarifa Limpia", para que las boletas no lleguen con ningún impuesto. Eso elimina tanto el IVA nacional como la tasa municipal del 0,01%. Ergo, los intendentes podrían cobrarles impuestos a las empresas por otras vías, como la tasa de seguridad e higiene o el uso del espacio aéreo.

Vidal sabe que eliminar el IVA no es un opción. "Es una situación win-win: nosotros ya eliminamos los impuestos provinciales y si el jueves perdemos la votación, vamos a responsabilizar al PJ por perjudicar al bolsillo de los bonaerenses", advertía un diputado oficialista. Otros fueron más cautos, aunque todos se ilusionan con darle un nuevo golpe al intento de unidad peronista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?