Rescatan del olvido 28 bustos en honor a exintendentes porteños

Fueron esculpidos por consagrados artistas entre principios del siglo pasado y 1972; permanecieron en un depósito del Ejército más de una década; los exhibirán en la Legislatura
Fueron esculpidos por consagrados artistas entre principios del siglo pasado y 1972; permanecieron en un depósito del Ejército más de una década; los exhibirán en la Legislatura Crédito: Ignacio Sánchez
Valeria Azerrat
(0)
4 de junio de 2018  

Un grupo de 28 esculturas que rinden homenaje a exintendentes de la Capital, designados por gobiernos constitucionales entre 1888 y 1966, fueron recuperados de un depósito donde permanecieron abandonados por más de una década y serán exhibidos desde el mes próximo en la Legislatura porteña.

Los bustos, que pesan entre 100 y 300 kilos y reposan sobre pedestales de aluminio, recuerdan a jefes comunales como Antonio Crespo, el segundo en ocupar ese cargo, después de Torcuato de Alvear; Miguel Cané, el escritor que fue parte de la Generación del 80 y autor de Juvenilia; Federico Pinedo, bisabuelo del senador nacional homónimo; Emilio Bunge; Manuel Güiraldes; Rómulo Naón, y Francisco Rabanal, entre otros.

Las piezas fueron talladas en tandas: las primeras datan de inicios del siglo XX y son de mármol de Carrara, pero la mayoría fueron confeccionadas en 1972 en mármol blanco nacional. Entre los escultores sobresalen el italiano Luigi Trinchero, Carlos de la Cárcova, Leonardo Vinci y el recientemente fallecido Antonio Pujia.

La colección pasará a conformar la Galería de los Bustos del Palacio Legislativo, que estará dispuesta en el primer piso del edificio, junto al Museo de la Legislatura. No estarán incluidos los exmandatarios nombrados por gobiernos de facto.

Los intendentes municipales sumaron 68, y 12 de ellos fueron interinos. Sus designaciones estuvieron a cargo del presidente de la Nación desde el primero que ocupó ese lugar, el 10 de mayo de 1883, Torcuato de Alvear, hasta agosto de 1996, cuando Jorge Domínguez finalizó su gestión. Desde entonces, la ciudad de Buenos Aires tuvo jefes de gobierno elegidos por el voto popular.

La recuperación de las piezas fue una decisión tomada por las autoridades legislativas en 2015, durante la vicepresidencia primera de la hoy diputada nacional Carmen Polledo. Con la inauguración del Museo de la Legislatura tomaron conocimiento de que dentro del patrimonio artístico del Parlamento porteño figuraban los bustos, que permanecían en un depósito del Ejército en San Telmo.

A mediados del siglo pasado, los bustos iniciaron un camino de permanentes mudanzas por distintas dependencias oficiales. Por eso casi nunca estuvieron todos juntos en una misma exposición. Según pudo reconstruir LA NACION con datos aportados por la Dirección de Monumentos y Obras de Arte de la Ciudad y el Centro de Información y Archivo Legislativo, diez esculturas de mármol de Carrara estuvieron en la Intendencia Municipal frente a la Plaza de Mayo hasta 1957, cuando fueron retiradas de la sala donde estaban.

En la nota oficial que da cuenta del apartamiento se sugiere que "por lo que representan y por su jerarquía" tuvieran como destino los museos Sívori -que entonces tenía sede dentro del Concejo Deliberante- o Nacional de Bellas Artes. No obstante, fueron llevados a un depósito municipal en Dorrego al 3600.

En mayo de 1972, el entonces intendente Saturnino Montero Ruiz emitió una serie de normas para rescatar las piezas archivadas y lanzar un concurso abierto para "completar" la galería de bustos con otras 27, con el propósito de volver a contar con una muestra de las figuras históricas. Se sumaron al conjunto unos cinco bustos confeccionados en 1961.

Rotación

A mediados de los 80, fueron exhibidos en el Patio de los Tilos del entonces Centro Cultural de la Ciudad (luego Centro Cultural Recoleta), pero las autoridades advirtieron, también por nota, que no podían continuar con la posesión de las esculturas y solicitaron su traslado.

Parte de las obras arribaron al Concejo Deliberante, pero con el cierre del edificio legislativo, en 1998, por tareas de remodelación, pasaron nuevamente a Bolívar 1, distribuidas en la planta baja, el Salón de las Banderas y en el segundo piso.

De allí volvieron a la ya conformada Legislatura porteña, solamente por 48 horas, en 2006. Algunos diputados protestaron porque las estructuras de gran porte molestaban en los pasillos y fueron trasladadas a un depósito municipal; luego, al del Ejército situado en Defensa al 600, desde donde regresaron al Palacio Legislativo el 17 de marzo, luego de ser sometidas a una limpieza mecánica.

"Es una gran iniciativa que impulsó Carmen y que continuamos para, finalmente, poder exhibirlos en los próximos meses. Es una forma de honrar la historia de la ciudad, que es la de todos los porteños. Son de un gran valor histórico y van a estar disponibles para todos los vecinos", explicó el vicepresidente primero de la Legislatura, Francisco Quintana.

Los trabajos de recuperación de las esculturas estuvieron coordinados por las especialistas Laura Szames y Vanina Pastori. El operativo de traslado al edificio legislativo fue montado desde la Dirección de Asuntos Culturales y Patrimoniales del Parlamento, que conduce Juan Diego Belocchio.

Los 28 bustos viajaron sin sus pedestales, dado que la madera con la cual estaban confeccionados no soportó el paso del tiempo en el galpón de San Telmo. Allí también quedaron las obras que recuerdan a exintendentes de gobiernos de facto. La decisión de no sumar esas figuras a la galería no fue fácil; hubo voces que entendían que no debían estar porque un busto alude a un homenaje, mientras que otros expertos en patrimonio consideraban que debían ser incluidos para contar la historia completa, aunque diferenciados del resto por un pilar en color negro.

"Es un conjunto de obras. Se la nombra como una galería de bustos porque la idea es mostrar el patrimonio de la Legislatura y de los autores que hicieron cada una de las piezas. Intentamos que las personas aprecien la obra del artista", contó Szames a LA NACION.

Dos homenajeados aún no identificados

Las especialistas en patrimonio de la Legislatura a cargo de la tarea de confirmar la identidad de los homenajeados mediante un cotejo visual de los bustos con archivos históricos de la ciudad aún tienen por delante el desafío de descubrir quiénes son dos intendentes, cuyas esculturas forman parte de la muestra. Cuentan con una ayuda: saben que fueron confeccionados por los artistas Aurelio Macchi y Carlos de la Cárcova.

"Contactamos a historiadores del arte para ver quiénes podrían ser", dijo a LA NACION Vanina Pastori. "Lo que pasa es que a veces la foto no coincide tanto con el busto. Por eso se hicieron cotejos visuales en todos los casos y en algunos es evidente. Pero igualmente se revisaron más de una vez todos los que están identificados", agregó Laura Szames.

Durante la recopilación de documentación fotográfica, las expertas fueron al Museo de la Ciudad para repasar publicaciones de época sobre actividades oficiales de las que los intendentes participaron.Ricardo Pinal Villanueva, director del museo, relató que "se buscó en los registros de Caras y Caretas y en documentos públicos, casi todos de prensa. Pero aparecía mucho más el presidente que el intendente".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.