srcset

Bienestar

Adoptó a dos chiquitos haitianos y construyó una familia desde un lugar no tradicional

Jimena Barrionuevo
(0)
5 de junio de 2018  • 00:26

Tiene la mirada serena y reflexiva y una expresión que transmite orgullo y satisfacción. Dice que podría resumir su vida a través de la leyenda oriental del hilo rojo, esa que cuenta que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia. No importa lo que uno tarde en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pase sin verla, ni siquiera importa si viven en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino.

Alejandra San Juan (50), más conocida en el mundo bloggero como Jana, es diseñadora de indumentaria y siempre trabajó ligada a la moda armando vidrieras, en decoración o marketing. Pero cuando a los 40 decidió quedar embarazada y, tras varios intentos frustrados no lo consiguió, en la alternativa de comenzar tratamientos o adoptar, eligió la segunda posibilidad. "No queríamos hacerlo en Argentina por la demora de años, y también por el miedo a la ley que existía que durante dos años el Estado estaba habilitado para sacarte al niño si aparecía algún pariente que reclamase su custodia. La verdad es que no nos sentíamos capacitados para soportar una situación así. Por lo que comenzamos a averiguar sobre adopción internacional, y así fue como llegamos a la posibilidad de adoptar en Haití", recuerda.

Primer encuentro con Christ
Primer encuentro con Christ

El primer paso fue conseguir un orfanato que trabajase con argentinos. "Como cada país tiene sus leyes, algunos hogares se limitan a hacer adopciones con países que ya conocen. De uno de ellos, muy reconocido, me dieron el mail de otro orfanato que ya había llevado a cabo un par de procesos. A través de ese mail me comuniqué durante varios meses, me mandaron la información del dossier que debía hacer. Y así armamos una carpeta con muchos requisitos, informes médicos, psicológicos, de asistente social, económicos. Traducciones y apostillados. Eso nos llevó un par de meses".

El camino fue angustiante y llevó mucha intensidad emocional, por lo que Alejandra dejó la actividad laboral que la ocupaba en ese momento -tenía una pequeña marca de indumentaria Discúlpame que te diga, con la que participó en portales de moda online e incluso expuso en la reconocida Feria Puro Diseño- y se dedicó a preparar papeles y cumplir con todos los trámites que necesitaba hacer. Además, durante ese tiempo armó un blog (adoptandoenhaiti.blogspot.com) y un foro en Yahoo a través los que ayudó a decenas de familias a concretar su deseo de ser padres.

Alejandra sabía que el proceso podía durar entre seis meses y un año, por lo que a los dos meses de la asignación, viajó a conocer a su hijo con su hermana. "Fue muy fuerte encontrar la realidad de ese país y las condiciones en que vive su gente. Estuvimos unos seis días y dejarlo fue muy angustiante. A los tres meses volví con mi marido, fue alentador y triste a la vez ver cómo iba creciendo sin estar nosotros presentes, pero lo bueno era saber que el trámite seguía avanzando".

Christ y Alejandra recién llegados al aeropuerto de Ezeiza
Christ y Alejandra recién llegados al aeropuerto de Ezeiza

Finalmente a los nueve meses de haber iniciado todo, pudieron ir a buscarlo. Era agosto de 2008. Y, cuando algunas mamás organizaban bolsos para irse a la clínica, Alejandra armaba valijas para ir a ver a Christ. "Cargué ropita linda, la que por semanas metía y sacaba tratando de calcular si le entraría o no, juguetes que no sabía si serían como para él, más miedos, ilusiones, incertidumbres y también un gran objetivo: convertirme en mamá".

Volver a empezar

Los primeros años de la crianza de Christ fueron muy intensos y demandantes. Y, luego de algunos años, Alejandra y su marido Mariano decidieron comenzar a construir una casa para mudarse. Y también decidieron adoptar de nuevo, esta vez a una nena. "Eso también me llevó mucha cabeza. Y en ese interín decidimos comenzar el trámite para adoptar una hija. Como yo no quería estirar mucho más el tiempo entre volver a maternar, pero tampoco quería que ella llegase a la antigua casa y tener que hacerla pasar por otro cambio más, tuvimos que calcular los tiempos para que más o menos coincidiera el fin de la construcción de la casa con el lapso que estimábamos se terminarían los trámites".

Primera foto -de muchas quevendrían después- de Alejandra y la pequeña Phadeline
Primera foto -de muchas quevendrían después- de Alejandra y la pequeña Phadeline

Phadeline era más grande, tenía tres años y medio, y una personalidad fuerte. "Sabíamos que queríamos una nena, pero no una bebé: tenía dos años y medio que parecían menos, unos cachetes enormes, casi sin cuello y un orgullo que la llevaba del amor al odio en dos segundos. Nuevamente fotos, una edad que nos asustaba, ¿cómo sería la adaptación de una nena más grande? Y nos tiramos a la pileta. Viajé sola a conocerla, necesitaba un mano a mano con ella. No fue fácil, tenía puesto su escudo protector que se sacaba de a ratos. Quién sabe con qué cosas habría lidiado en su cortísima edad".

Alejandra reconoce que con Padheline no fue tan fácil como con el varón. De hecho en el avión de vuelta hizo tremendo escándalo al momento de ponerse el cinturón. Todo el avión las miraba ¡y ella ya no sabía qué hacer para convencerla! En Ezeiza las esperaban los abuelos y su marido con Christ. Alejandra viajó enferma, con fiebre, por lo que apenas llegó a su casa se acostó, y la adaptación de los primeros días la hizo con el papá. Es más, Padhi dijo primero papá que mamá.

La pequeña Padheline en Haití, días antes de conocer a su mamá
La pequeña Padheline en Haití, días antes de conocer a su mamá

La nena enseguida quiso ir al colegio; acompañaba a la puerta del jardín al hermano y siempre quería entrar, hasta que un día la invitaron a quedarse, y fue de "oyente" el resto del año. Así Alejandra empezó a disponer de horas para ella. Pero sabía que luego de tanto tiempo fuera del juego, y sin ganas de volver a luchar con talleres, plazos de entrega y demás, retomar la actividad de diseñadora iba a ser un arduo trabajo. Entonces se le ocurrió tomar un curso de Creatividad en Marketing de Moda con un profesor de Saint Martins de Londres, y luego de charlar un poco con él, se decidió a comenzar un blog. Al poco tiempo abrió una cuenta de Instagram ( @janajanitablog que tiene hoy más de 31 mil seguidores).

Christ ya tiene 11 años, y Phadeline 9. Van al mismo colegio, son muy activos, y con personalidades muy distintas. Van a casi doble escolaridad (un día por semana salen al mediodía). "Tengo mucho tiempo para hacer mi trabajo, que aunque quizás no parece o no se imagina, lleva muchas horas, ya que siempre estoy buscando contenido diferente para ofrecerle a mis seguidoras, referente a la moda, la deco, y al lifestyle en general. Mis hijos también están súper presentes en mi blog/Instagram, y ya se acostumbraron a tener una madre bloggera, y que por ejemplo cuando vamos a algún lado no se puede comer nada sin antes sacar una foto. Y cuando les pido que posen, a veces protestan un poco pero terminan entusiasmándose", dice entre risas.

El primer día de Phadeline y Christ juntos en Buenos Aires
El primer día de Phadeline y Christ juntos en Buenos Aires

Un lazo de vida

Mirando en perspectiva Alejandra recordó que el amor surgió inmediatamente. "Padres no son los que comparten adn, sino los que te educan, te alimentan, te cuidan cuando estás enfermo, te ayudan con la tarea, te preparan las fiestas de cumple. Claro que vinieron con algo propio, su personalidad. Pero, más allá de lo que puedan copiar y ó aprender en la familia, me sorprende lo parecido que es mi hijo a mi marido, y ella a mí".

En cuanto a lo social, las miradas estaban divididas. "Hay gente a la que le enternece, y lo ve como un acto de nobleza. También hay gente que piensa que adoptamos en Haití por hacernos los cool, habiendo tantos chicos en nuestro país que necesitan padres. Pero tal vez no conocen las leyes de adopción de aquí, por las que esperás cinco o diez años. También hay muchos chicos que necesitan familia, pero eso no significa que estén judicializados, tal vez el juez piensa que tiene posibilidades de revinculación con su familia biológica, y pasan los años sin amor ni contención. Nosotros pensamos que fue un encuentro, ellos necesitaban una familia y nosotros, hijos".

Juntos, los tres
Juntos, los tres

La voz del especialista

Karina Pintos es Licenciada en Psicología y trabaja con temas vinculados a la crianza y al manejo de emociones en adultos. En este audio explica cómo se construye el rol de una mamá desde el aspecto psíquico y qué se pone en juego en ese complejo y maravilloso proceso.

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional, lo que sea) y querés compartirla en esta columna, escribí a bienestarlanacion@gmail.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.