La foto del jacuzzi: si en vez de Ansaldi era Icardi o Centurión, explotaba la "mesa chica"

Claudio Cerviño
Claudio Cerviño LA NACION
La polémica foto de Ansaldi con su mujer
La polémica foto de Ansaldi con su mujer
(0)
4 de junio de 2018  • 12:38

Joachim Löw toma medidas. Deja fuera de la lista de Rusia 2018 a Leroy Sané, figura del Manchester City, y confirma a Manuel Neuer en la valla, a pesar de una larga inactividad, por sobre Marc Ter Stegen, a quien vemos todos los fines de semana atajando para Barcelona. Decisiones fuertes. Es el técnico de Alemania, campeón del mundo, defensor del título. Equipo en el que tampoco estará Mario Götze, autor del gol en el Maracaná que no queremos ni volver a mirar.

No son las únicas medidas de Löw: también, según dejó trascender el diario sensacionalista Bild, les planteó tres pautas de conducta a sus jugadores: una copa de vino o cerveza en las comidas, nada de sexo durante el Mundial y prohibidas las redes sociales. Después se verá si las medidas son determinantes futbolísticamente o no, que es la tabla de medición de "veredicto popular". De todas maneras, dejan en claro los procedimientos y las formas de pensar. Son futbolistas profesionales. Están ante el acontecimiento de sus vidas. Mucha renovación en el plantel. Son 40 días de concentración máxima. Quizá no pensando todo el día en la pelota como autómatas, pero sí consustanciados con el compromiso que se avecina.

Jorge Sampaoli también toma medidas. Es de dar volantazos: lo dejó en claro en sus decisiones y en cómo fue mutando en sus convicciones. Tuvo muchas charlas en su corta gestión. Con referentes y hasta con el padre de Lionel Messi, una rareza. Ni Carlos Bilardo ni César Luis Menotti se juntaban con Don Diego Maradona, salvo en los asados que preparaba Coco Villafañe, el exsuegro del mejor jugador de todos las épocas. Tiempos modernos serán.

Sampaoli no cree en los encierros. Le encanta dar días libres. Confía en el profesionalismo de su plantel. Los jugadores se van a pasear (o no), vuelven a dormir y están a la hora del desayuno. Se sienten cómodos, se sacan presiones. Piensan en fútbol, pero no tanto: despejan la mente. De pronto, las redes sociales le dan la razón a Löw. Cristian Ansaldi, un novato en Mundiales y en la lista, a la cual accedió cuando Gabriel Mercado evidenció que las molestias ciáticas eran más prolongadas que lo imaginado, aprovecha uno de esos tiempos libres para reencontrarse con familiares y amigos. Y entre las fotos usuales, asado incluido, la del jacuzzi. Con su pareja, Lucila Ahumada. A muchos se les hizo espuma en la boca, pero de bronca. No es la mejor imagen por cierto.

Hace unas horas, por TyC Sports, Jorge Burruchaga, manager de selecciones y excampeón mundial en México 1986, habló de varios temas, incluido el de Ansaldi. Le restó importancia. Hasta jugueteó con el futuro: "Mirá si el pibe juega y la rompe y salimos campeones. Después todos los que siguen van a querer hacer lo mismo".

Hay una realidad: Ansaldi no cometió pecado alguno, aunque sí olvidó algo esencial: la discreción. Está por jugar su primer Mundial, quizás el único de su carrera. Debe estar a la altura. Las redes sociales son lapidarias, pero no por los memes: la exposición es lo que traspasa barreras. No queremos ni pensar en lo que hubiese provocado en la "mesa chica" de la selección que está en Barcelona una foto en Instagram idéntica de Mauro Icardi o de Ricardo Centurión. Quizá por eso también no estarán en el Mundial: por portación de imagen.

Muchos años después nos enteremos de muchas anécdotas y vivencias de jugadores. Como aquel plantel de River que, con Carlos Griguol en el banco de DT, salía a la terraza de la concentración en el Monumental a efectuar disparos hacia el río, una costumbre que trajo el Búfalo Funes desde Colombia. O las desagradables ocurrencias de Daniel Passarella, poniendo materia fecal en los picaportes de las puertas. Hoy, todo eso podría estar al alcance de la gente a través de las redes.siempre y cuando los protagonistas se prestasen a ello.

Löw podrá volver a ganar un Mundial, como ganó el de Brasil, ayudado por los goles que se perdió la Argentina. O no. Sí es cierto que supo leer mejor los tiempos que corren que Sampaoli.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?