Mariano Rajoy renunció a la presidencia del PP tras ser destituido del gobierno de España

"Es mejor para mí y para el PP. Y creo que también para España", dijo el exmandatario Fuente: AFP
5 de junio de 2018  • 09:26

MADRID.- El destino parecía ya estar marcado. Luego de que el viernes pasado el Congreso votara a favor de la moción de censura y aprobara su destitución, el ahora expresidente de España , Mariano Rajoy , tenía los días contados al frente de su bloque, el Partido Popular (PP). Hoy el líder anunció que abandonará también esta presidencia.

"Durante 37 años he cumplido con mi deber para el partido. Ahora pienso que ha llegado el momento de poner punto y final", dijo Rajoy en una comparecencia durante el comité ejecutivo del bloque. "Es mejor para mí y para el PP. Y creo que también para España", agregó

Asimismo, el exmandatario español señaló que convocará un congreso extraordinario para que se elija a su sucesor. "Cumpliré mi mandato como presidente del PP hasta el día que elijáis a la persona que me va a sustituir", indicó.

Mariano Rajoy renunció a la presidencia del PP tras ser destituido del gobierno de España - Fuente:

02:59

Desde que asumió su segundo mandato, Rajoy debió afrontar diferentes crisis que pusieron en jaque su gobierno. Una de las más fuertes fue la desatada en Cataluña, que aún continúa y reclama su independencia luego de un referéndum popular en octubre pasado que le otorgó la mayoría para que así lo hiciese.

Pero la trama Gürtel, el caso de corrupción que sacudió al partido, fue la estocada final para un mandatario ya debilitado. El jueves 24 de mayo, la Audiencia Nacional de Madrid condenó al PP por haber lucrado a través de una red de sobornos, desvío de fondos y adjudicaciones ilícitas de obras públicas e impuso duras penas de prisión a los principales acusados.

"Es mejor para mí y para el PP. Y creo que también para España", dijo el exmandatario Fuente: AFP

La Justicia determinó que el bloque debía pagar 245.492 euros como "partícipe a título lucrativo" de la trama y consideró probado un sistema de sobornos a varios líderes a cambio de contratos públicos entre 1999 y 2005, lo que desembocó en "beneficios económicos cuantificables al partido, consistentes en la financiación ilegal de actividades y diversos actos", según determinó la sentencia. Y Rajoy quedó manchado: había defendido a una administración fraudulenta.

Nueva vida al presidente

Tras su destitución como jefe del Gobierno, tras ser reemplazado por el socialista Pedro Sánchez , Rajoy abandonó el palacio presidencial de La Moncloa de Madrid .

Segín los medios españoles, el líder conservador, de 63 años, regresó a la vivienda donde residía antes de ganar las elecciones de 2011, situada en Aravaca, un barrio de clase media-alta en el norte de la capital española. Allí se instaló con su esposa, Elvira Fernández, y los dos hijos que la pareja tiene en común, de 13 y 18 años, quienes permanecieron en total seis años y medio La Moncloa.

A partir de ahora, Rajoy podrá acceder a los medios y prerrogativas reservadas para los exjefes del Gobierno en España, que incluyen un vehículo de representación con conductores, dos empleados públicos, una dotación para gastos de oficina, atenciones de carácter social y, en su caso, alquileres de inmuebles en la cuantía consignada.

Dispondrá de los servicios de seguridad que el Gobierno estime necesario y de "libre pase" en las compañías regulares del Estado.Asimismo, por dos años, podrá cobrar una pensión indemnizatoria que supone el 80 por ciento de su sueldo como jefe del Gobierno, incompatible con otra retribución pública, por lo que para disfrutarla debería renunciar a su escaño de diputado.

También gozará del tratamiento de "presidente", ocupará un lugar protocolario especial y en sus viajes al extranjero podrá disfrutar del apoyo de servicios diplomáticos.

"Es mejor para mí y para el PP. Y creo que también para España", dijo el exmandatario Fuente: AFP
Agencias Reuters y DPA

TEMAS EN ESTA NOTA