Unilever: "No hay ninguna razón para pensar que la inflación se puede espiralizar"

Miguel Kozuszok, presidente de Unilever, espera una recuperación del consumo para el último trimestre del año
Miguel Kozuszok, presidente de Unilever, espera una recuperación del consumo para el último trimestre del año Crédito: Fabián Malavolta
Alfredo Sainz
(0)
5 de junio de 2018  • 12:33

La sustentabilidad puede ser un buen negocio especialmente en épocas de retracción del consumo . Ese es el mensaje que busca transmitir Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Latinoamérica, a la hora de presentar los resultados del Plan de Vida Sustentable que impulsa la multinacional.

El ejecutivo argentino que desde su oficina en Buenos Aires lidera los negocios de Unilever en toda la región admite que la suba del dólar tendrá un impacto en el

doméstico y que habrá que seguir esperando, al menos hasta fin de año, para encontrar las primeras señales de una recuperación en las góndolas. Sin embargo, también descarta de plano una espiralización de la inflación y renueva su optimismo sobre las proyecciones de la economía argentina a largo plazo.

-¿Qué margen hay una para la agenda sustentable en un contexto como el de la Argentina de suba del dólar y baja del consumo?

-Está comprobado que cuanto más marcas sustentables tenemos, más rápido crece la compañía. De hecho, en 2017 las marcas sustentables de Unilever crecieron un 46% más rápido que el resto del negocio y aportaron el 70% del crecimiento de la compañía. Y según nuestra última encuesta global, que incluyó datos de Latinoamérica, el 53% de las personas asegura que compra o compraría productos sustentables, mientras que en 2010, cuando lanzamos nuestro plan de sustentabilidad, el porcentaje era muchísimo menor. Por esta razón, estamos convencidos que en este tipo de coyunturas es cuando más se necesita apoyar a los planes de sustentabilidad porque sirven para impulsar el crecimiento.

-¿Cómo fue el impacto de la suba del dólar en el consumo?

-Se sintió. Un shock de este tipo no puede pasar desapercibido, aunque estamos convencidos que se trata de algo de corto plazo y que tiene mucho que ver con causas externas. La depreciación de las monedas afectó a todos los países emergentes, aunque en la Argentina el impacto fue un poco más fuerte.

-¿Hay alguna señal de recuperación del consumo?

-Hoy desde el punto de vista de la sociedad y de las empresas las expectativas de una rápida recuperación son más lentas de lo que estábamos esperando, y por lo tanto nos estamos comparando contra dónde creíamos que debíamos estar y no por donde efectivamente hoy estamos. Igualmente, sigo esperando que en el último trimestre de año vamos a estar más estabilizados o con número un poquito positivos.

-¿Y cuál es la proyección para 2019?

-Es difícil hacer una proyección a largo plazo, pero definitivamente cuando miro al país y como estamos operando, no tengo ninguna duda que tenemos chances de volver a crecer y que ese crecimiento se transforme en una mejora del poder adquisitivo de la gente y, por lo tanto, en mayor consumo.

-¿Participaron de las reuniones con el Gobierno?

-Sí, yo no estuve porque estaba de viaje. Pero fue gente de la empresa y básicamente nos preguntaron cómo veíamos la situación

- ¿En la casa matriz no hay preocupación de que vuelvan prácticas del anterior gobierno, como los controles de precios o el plan Precios Cuidados?

- Precios Cuidados nunca se fue. Nosotros siempre estuvimos y ahora seguimos estando. Y controles de precios, la verdad es que no hay

-El gobierno anterior también decía que no había controles de precios .

-Lo otro sí era un control de precios. Ahora en cambio, lo que vemos es un interés de parte de los funcionarios para saber en qué situación están las empresas y ver cuál va a ser el impacto de la suba del dólar.

-¿Y cuál va a ser el impacto? ¿Más aumentos?

-Yo creo que en los últimos años la industria aprendió varias lecciones. Una es que generar inflación de expectativas es malísmo para todos. Hoy en la empresa y en la industria estuvimos y estamos trabajando por detrás de la inflación y dentro de lo posible buscamos favorecer una recuperación de la demanda, con una política de precios más que prudente aún a costa de perder rentabilidad. Somos conscientes de que hoy no hay un consumo adecuado para hacer otra cosa.

-¿No temen una espiralización de la inflación?

- Acá durante años se generó una inflación de expectativas, porque la gente y las empresas buscaban anticiparse a los aumentos de precios para cubrirse. Hoy afortunadamente no estamos más en ese lugar y tampoco existe ninguna razón para pensar que la inflación se puede espiralizar. Estamos hablando de un punto más o menos pero es importante de priorizar el apoyo a esta dirección hacia donde está yendo el país.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.