Estas son las cosas más asquerosas que los chefs vieron en las cocinas de restaurantes

(0)
5 de junio de 2018  • 17:49

Cuando lo pensás, es increíble la confianza que depositamos en los restaurantes . Permitimos que extraños (aunque sean profesionales) preparen nuestras comidas a veces en relativa oscuridad y decidimos creer que nada malo le ha sucedido a la comida en nuestro plato.

Cualquiera que haya trabajado en un restaurante ha visto cosas que deberían evitar que comamos en restaurantes sin cocinas abiertas, quizás para siempre, pero bueno, ¿quién va a renunciar a salir a cenar? Es por eso que Insider recopiló las historias más desagradables e increíbles de la vida de los cocineros en las cocinas de los restaurantes.

No siempre sabés dónde estuvo tu comida

"El dueño de la pizzería en la que trabajé entró y vio una pizza quemada en la basura. Lo sacó, retiró el queso, lo puso en mi mesa de pizza y dijo '¡Reutiliza! ¡El queso es caro!'. El chef se sacó el delantal y se fue. Lo tiré cuando el dueño salió del lugar". dijo el redditor FudgeTosser.

"La salsa que hacíamos no era más que verduras con hamburguesas viejas que se cocieron demasiado tiempo o simplemente se dejaron en la parrilla. La idea no me molestó demasiado hasta que vi a alguien levantar una hamburguesa que había caído en el suelo para ser usada en la salsa. En defensa al restaurante, los gerentes no lo vieron", dijo el redditor eyekwah2.

"Nunca pasó nada malo, pero si alguien tiraba una pizza sin cocinar al suelo, la recogían y la tiraban al horno. Lo mismo con hamburguesas congeladas. Pero si ya estaba cocinado, lo tirábamos o mi compañero de trabajo se lo comía", contó un usuario anónimo

Los bichos son moneda corriente

"Trabajé en comida en un parque de diversiones. ¿Viste las fuentes de las bebidas? Bueno, se supone que debes taparlas o, de lo contrario, se van a meter bichos en las canillas. No lo hacíamos, y las abejas y hormigas vivían ahí hasta que empezaramos a servir bebidas", contó otro usuario.

"Trabajaba haciendo pizza en una cadena de bufé de todo lo que pueda comer, y una vez encontré una mosca aplastada en la masa que estaba a punto de usar. Le dije al gerente, la agarró y me dijo que la usara de todos modos. "Accidentalmente" lo tiré al suelo y tuve que tirarlo", contó el redditor cn2092.

"Solía trabajar en un restaurante con un problema de ratas. Todos los días poníamos trampas. Por lo general, encontramos que algo se pegaba a nuestras trampas cada pocos días más o menos. A veces morían en el techo. Cuando empezaban a descomponerse, es cuando ocultábamos el olor con velas perfumadas o varitas de incienso. Normalmente yo era la persona que abría el techo para buscar el roedor muerto", contó un usuario anónimo de Quora.

"Lo más desagradable que vi fue cuando me enseñaron cómo hacer la limpieza semanal en la máquina de helados. Este fue un proceso complicado y no había tiempo para hacerlo todos los días. Mi supervisor abrió la puerta de metal y comenzó a sacar mangueras y pedacitos de plástico misteriosos. No parecía terriblemente sucio, así que al principio me pregunté qué era lo que necesitaba limpiarse exactamente. Pero entonces, lo entendí. Cuando llegó a la parte posterior del dispensador, estaba explicando con calma el proceso de desmontaje, cuando de repente los dos saltamos en pánico. Fuera del depósito de helados arrastraron a media docena de cucarachas. En serio casi vomité, solo pensaba en todos los niños que había visto comer conos servidos desde esa misma máquina. ¿La peor parte? Le pregunté al tipo si teníamos que hacer algo para evitar que las cucarachas volvieran, y él dijo: 'No, entran ahí todo el tiempo'", relató un usuario de Reddit.

La limpieza no es la prioridad

"Agarrábamos los bols de guacamole usados, no los lavábamos y salían con más guacamole. Esto se hizo porque los dueños se negaron a comprar más cuencos", contó un usuario.

"Lo peor que vi fue un tacho de basura que estaba ubicado justo al lado de la parrilla. La mayoría de los cocineros eran fumadores, pero no podían fumar durante el trabajo, así que calmaban la ansiedad usando el cesto para escupir. A veces no usaban el tacho y escupían en la parrilla", contó el redditor firegrl.

"Un día tuve gripe, pedí un día libre pero el dueño se negó. Me pidió que le prepare la cena y no tuve más remedio que cumplir. Me pidieron que preparara Naan, una especie de tortilla india. Mientras amasaba la masa, sudaba profusamente y mi sudor seguía cayendo en la masa, también moqueaba y por mucho que lo intenté no pude evitar que cayeran más de unas pocas gotas. Tomó casi una hora preparar la comida. Después de comer, en referencia a hacerme trabajar extra, con una sonrisa sádica comentó que el plato 'sabía especial'. Estoy seguro de que fue así", dijo un usuario anónimo de Quora.

No todo es lo que parece

"Como alguien que trabaja en un departamento de salud, es posible que se sorprenda de la cantidad de restaurantes que preparan y preparan sus sótanos. Escuché que un inspector de restaurante me dijo 'algunos de estos sótanos, vas allí y no sabes si vuelves a salir de ahí. No hay nada como caminar desde el primer piso de un moderno y caro restaurante de moda hasta salir del área pública y bajar por las escaleras arboladas sin pintar y encontrar un sótano con muros de piedra húmeda, charcos de agua en el suelo, y un grupo de personas cocinando sopa en una olla de 40 que está en el suelo", contó un redditor trendo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?