Mundial Rusia 2018. Gritos, el temor de Messi y una marcha atrás imparable: las razones detrás de otro día de furia en la selección

Los manifestantes que reclamaron contra el amistoso entre Argentina e Israel
Los manifestantes que reclamaron contra el amistoso entre Argentina e Israel Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Andrés Eliceche
(0)
5 de junio de 2018  • 19:04

BARCELONA.- "¡Ar-gen-tina, no vayas a Israel! ¡Ar-gen-tina, no vayas a Israel!". Un mate gira entre las 20 personas que rompen el silencio matutino de la avenida 11 de septiembre, en el ayuntamiento Sant Joan Despí. Los manifestantes no están en la puerta del consulado argentino en esta ciudad, nada que ver. Del otro lado de la pared se escucha el típico sonido de una pelota de fútbol, la que patean los jugadores de la selección en el entrenamiento que, como ocurre desde que llegaron aquí, se lleva adelante en la Ciudad Deportiva de Barcelona. El grupito, que llegó al lugar bien temprano, le pone nombre propio al asunto: "¡ Messi, no vayas a Israel!", insiste.

Hinchas argentinos se manifiestan en Barcelona en contra del partido del sábado ante Israel

01:29
Video

A un costado, una unidad de los mossos d'esquadra -la policía catalana- vigila la protesta, que nunca pasa de los gritos en la vereda. En todo caso, lo que hace es tomar color: rojo, el que tiñe dos camisetas argentinas como si se tratara de sangre. Este pequeño racimo de argentinos y españoles que reclama en nombre de Palestina pide la suspensión del partido que el sábado la Argentina debe jugar en Jerusalén. Cuando llegue la noche no podrán creer la noticia: el partido se suspendió.

Argentina no jugará ante Israel: deberá buscar un nuevo rival al que enfrentarse antes del Mundial

00:54
Video

Es el final de una trama compleja y multilateral, el punto definitivo de un día de furia, en el que hubo también una polémica con el Vaticano por una visita al Papa no concretada y rumores de todo tipo, como el que supuso la intervención de los Estados Unidos en el asunto de fondo para intentar rescatar la foto de Messi en el Muro de los Lamentos que iba a dar la vuelta al mundo... Se hace de noche en el hotel Sofía, donde el culebrón se agitó hasta resolverse; los jugadores terminan de cenar y pueden sentirse ganadores, igual que Jorge Sampaoli. No irán adonde no querían ir, una excursión que se antojaba incómoda por donde se la mirara.

Aquellos gritos de la mañana habían sido la gota final que los hizo decidirse a no querer viajar a Jerusalén. Ya el miércoles, el propio Messi se había mostrado preocupado con sus compañeros por esas cartas que se multiplicaban y que lo tenían como destinatario virtual: "Vienes a jugar con tus amigos a Malha. ¿Es acaso lógico que el héroe vaya a jugar en un estadio construido sobre las tumbas de nuestros ancestros?", se leía en un texto atribuido a 70 niños descendientes de palestinos "expulsados del Malha". ¿Por qué la referencia? El Malha es un barrio de la ciudad que quedó destruido durante los enfrentamientos de 1948.

La selección se entrenó en la Ciudad Deportiva de Barcelona - Fuente: AFA

01:57
Video

A ese tipo de comentarios se le agregó el de la Federación Palestina de Fútbol el lunes. "Pedimos a todos que quemen las camisetas con su nombre y los carteles donde salga", firmaba la nota su presidente. En la puerta del predio del Barcelona, el ruido de la protesta de los 20 españoles y argentinos llegó a los jugadores. Uno de ellos se lo confirmó a LA NACION: "Se escuchaba clarito, y el 10 se puso mal". Suficiente para que a la tarde los referentes del plantel se reunieran con el presidente de la AFA y le comunicaran su decisión de no viajar a Israel, por más contratos firmados que hubiera. Y no retrocedieron. Sobre las 11 de la noche, una fuente de la entidad le confirmó a este diario que, aunque no pudieran confirmarlo oficialmente -algo que sucederá el miércoles-, el partido que nació mal nunca se jugará.

Messi, preocupado por el amistoso con Israel
Messi, preocupado por el amistoso con Israel Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

La que sigue será otra historia: cómo Tapia resuelve un problema mayúsculo, en un guion que incluye las relaciones diplomáticas entre los países, la negociación con las empresas implicadas y la redefinición de la hoja de ruta de la selección. ¿Quedarse en Barcelona hasta el sábado y volar directamente a Rusia? ¿Buscar un rival de urgencia para enfrentar aquí mismo? Detalles mucho menores si se los compara con lo que ocurrió en este martes ya inolvidable. Con un Mundial que asoma ahí, a la vuelta de la esquina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?