Luego de la tensión con el PJ, Frigerio retomó la agenda del diálogo con los gobernadores

Se reunió con los mandatarios de Corrientes y Tucumán; Entre Ríos y Santa Fe, en la agenda
Se reunió con los mandatarios de Corrientes y Tucumán; Entre Ríos y Santa Fe, en la agenda Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACION
Mariano Obarrio
(0)
6 de junio de 2018  

Luego de participar de la reunión de coordinación con el presidente Mauricio Macri , el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio , retomó la agenda de negociaciones con los gobernadores y comenzó por el de Corrientes, Gustavo Valdés, y el de Tucumán, Juan Manzur, con una agenda enfocada en la gestión, el consenso fiscal y el avance de las obras públicas.

En tanto, pasado mañana inaugurará obras en Entre Ríos con Gustavo Bordet y el lunes viajará a Santa Fe para mostrarse junto al gobernador Miguel Lifschitz.

La nueva ofensiva de diálogo y consenso busca cicatrizar las heridas que quedaron entre el Gobierno y el PJ, y la oposición luego de la sanción de la ley de reducción de tarifas, que impulsó el peronismo, y que luego Macri vetó en forma total. "Hay que dar vuelta la página y pensar cómo hacemos para sacar al país adelante entre todos", dijo Frigerio, en declaraciones en la Casa Rosada. El Gobierno busca acercamientos para negociar la reducción del déficit fiscal en la ley del presupuesto de 2019. La pauta para ese año es un rojo de 2,2% del PBI, pero podría bajar hasta 1,5 o 1,3%, según señalaron a LA NACION fuentes del Gobierno.

Para ello, el Gobierno anunció un recorte de gastos en la administración nacional de $20.000 millones la semana última y quiere convencer a los gobernadores de reducir algo de las transferencias no automáticas a las provincias (gastos corrientes), que totalizan poco más de $100.000 millones.

"Eso está muy verde, ya tocamos demasiado esas transferencias y no vemos de dónde pueden bajar más", señalaron a LA NACION en la Casa Rosada. No obstante, la idea está en carpeta en el Ministerio de Hacienda, que dirige Nicolás Dujovne, quien negocia el acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional que se anunciará en unos días. En tanto, también se analizan más recortes en subsidios al transporte y a la energía, y el traspaso de las empresas de energía Edenor y Edesur a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires.

Frigerio y el gobernador correntino Valdés (Cambiemos) analizaron la relación financiera de la Nación con la provincia, el avance de las obras públicas, el plan de vivienda y el cumplimento del Consenso Fiscal. La agenda del ajuste sobrevoló la agenda.

Con el gobernador Manzur, encabezó en Concepción la inauguración de la nueva estación de ómnibus, que demandó una inversión nacional de $15,2 millones. Además, ambos inauguraron obras de hábitat en Lules, para unas 200 familias.

El ministro le envió una señal conciliadora a Manzur. "Siempre estamos dialogando con las autoridades de la provincia, somos fervientes creyentes del diálogo en la política y eso no lo vamos a abandonar nunca", agregó Frigerio.

Por la mañana, Macri reunió a su mesa de coordinación. Con la venia del ala dura comunicacional que encabeza el jefe de Gabinete, Marcos Peña, había atacado a los senadores del PJ al reclamarles que "no se dejen llevar por las locuras de Cristina Kirchner". Frigerio se dedicó a restaurar las heridas y enviar mensajes conciliadores. "No necesitamos que los gobernadores de la oposición cogobiernen, pero recibimos el apoyo de la mayoría de los gobernadores", dijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.