Dura crítica al proyecto de reforma de la ley de trasplante

La entidad que reúne a los expertos cuestionó aspectos claves
Fabiola Czubaj
(0)
6 de junio de 2018  

Tras la sanción, en el Senado, de un proyecto para actualizar la ley nacional de trasplantes, la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT) dio a conocer ayer su opinión sobre el texto propuesto. Reclamó no haber sido consultada sobre la modificación y criticó el paso del concepto de "donante presunto atenuado" a uno más "duro", que excluiría la consulta a la familia del presunto donante.

"Por lo manifestado en voz de quienes lo promueven -señala el documento, al que accedió LA NACION-, lo aprobado daría respuesta a los miles de pacientes que hoy nutren las listas de espera para trasplantes de algún órgano o tejido. Hasta aquí no hay dudas de la buena intención y la comunidad médica que asiste a diario a pacientes con necesidad de trasplante aprecia el interés mostrado, independientemente de quienes lo han pergeñado y/o colaborado en su redacción".

Pero, de acuerdo con la opinión de la comisión directiva de la SAT, que firma el texto, "resulta llamativo que ninguno de esos actores tuvo en consideración la consulta meditada ni el análisis integral del problema con aquellos que formamos parte de la actividad de trasplantes".

Para la entidad, es "preocupante" que los legisladores "tomen decisiones trascendentes para la salud de un país a partir de pareceres o emociones y con premuras que solo responden a un timing que nada tiene que ver con el problema". Y agrega: "Aquí, los médicos que hacemos trasplantes nos enteramos una vez el hecho consumado", que fue la sanción el miércoles pasado.

A la SAT, fundada hace más de 50 años, se asocian los especialistas en trasplantes de órganos y tejidos del país. Participó de la redacción de la ley vigente y la creación del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai). "Pero no parece necesario, para quienes promovieron este proyecto [por la nueva ley], que la sociedad científica aporte con sus conocimientos a la solución de la insuficiente accesibilidad al trasplante".

Por otra parte, destaca del proyecto los principios bioéticos, el respeto por los derechos de los donantes y los receptores, y la ampliación de la presencia de los profesionales a cargo de la procuración en los centros. Pero le preocupa el cambio del donante presunto "atenuado" a una figura más dura. "Como si fueran las familias los únicos responsables de la escasez de donantes. En tiempos de pugna por derechos que nos respeten más como individuos, estaría en vías de aprobación un proyecto por el cual el sistema dispone de nuestros órganos", dice la SAT, que aclara que "apoya" modernizar la ley, pero se opone a suprimir la consulta familiar excepto si "las reglamentaciones futuras garantizan la adecuada información de la población general que con el debido consentimiento cumpla con el respeto de las voluntades".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.