srcset

Estrenos de Cine

Ocean's 8: las mujeres se apoderan de la pantalla

Natalia Trzenko
(0)
7 de junio de 2018  

La ilusión de que Hollywood es una industria inclusiva, diversa y que practica la igualdad de géneros se terminó de la manera más estrepitosa. Desde que se terminó el secreto que protegía a acosadores, abusadores y aprovechadores enquistados en la más grande e influyente factoría de contenidos del mundo, la gran incógnita era cómo el movimiento #Metoo y la caída en desgracia de Harvey Weinstein se reflejaría en pantalla. ¿Con el cataclismo del viejo sistema llegaría por fin el tiempo de las mujeres protagonistas de sus propias historias?

La respuesta es sí y no. Es que si el año pasado Los cazafantasmas fue la apuesta al cupo femenino en Hollywood parece que en 2018 ese lugar lo ocupa Ocean's 8: las estafadoras . Como aquella comedia originalmente encabezada por hombres, la película que se estrena hoy protagonizada por Sandra Bullock , Cate Blanchett , Anne Hathaway y Helena Bonham Carter retoma la historia de los atracadores con estilo que encarnaron George Clooney y Brad Pitt en las tres entregas de La gran estafa ( Ocean's 8, en su título original).

Trailer del film "Ocean's 8" - Fuente: Youtube

2:36
Video

"¿No lo querés contratar porque él no te cae bien o porque es un él?", la pregunta de Lou (Cate Blanchett) a su amiga y socia Debbie Ocean (Sandra Bullock), recién salida de la cárcel por estafadora y lista para armar un nuevo equipo para el próximo golpe. La respuesta de Debbie no es clara, pero sí lo son sus intenciones. Y las de los productores de la película. Si en la versión masculina parte del atractivo del asunto era el mundo de las apuestas en los casinos de Las Vegas (inspirada en la versión de la historia protagonizada por Frank Sinatra), ahora el plan de Debbie es un muestrario de obsesiones femeninas: moda, joyas, maquillaje, negocios de lujo y la gala del Museo Metropolitano de Nueva York organizada por la emperatriz de la revista Vogue, Anna Wintour.

Celebridades de verdad y una de ficción, Daphne Kluger, interpretada por Anne Hathaway, desfilan por la pantalla creando una rara fantasía aspiracional como en sus mejores años lo hacía Sex and the city. Claro que acá, veinte años después del estreno de la serie y empoderamiento mediante, la preocupación de las protagonistas nada tiene que ver con el romance y todo con su realización personal. Que en el caso de Debbie y su banda incluye especialistas en planificación (Sarah Paulson), joyas (Mindy Kaling), hackeo (Rihanna) y robo (Awkawfina).

Las originales

Durante años, la industria del cine norteamericana decidió ignorar lo obvio: el 52% de su público son mujeres. Lejos de crear películas con aspiraciones taquilleras enfocadas en ellas, Hollywood les dio la espalda y se enfocó en llevar a la pantalla los aparentemente infinitos universos de Marvel y DC. Los estudios que después de una década de poner superhéroes en pantalla empezaron, tímidamente, a darle lugar a sus personajes femeninos con las inminentes películas Capitana Marvel y Mujer Maravilla 2.

Tal vez de esa falta de entrenamiento en producir contenido interesante para las espectadoras provenga el impulso de reimaginar con el género cambiado historias pensadas, protagonizadas y realizadas por hombres. Un intento más bien tibio de derribar el viejo paradigma. Por eso no parece casual que en la búsqueda de un nuevo actor que reemplace a Daniel Craig cuando cuelgue el esmoquin de James Bond, ya se haya empezado a hablar de la posibilidad de una 007 femenina. "Preferiría no interpretar la versión femenina de un personaje masculino conocido. En su lugar sería genial que escribieran algo nuevo y original. Una agente que dé golpes sin culpas ni remordimientos, fantástica e inesperada", decía hace poco la actriz británica Rosamund Pike ( Perdida), a la que muchos imaginaban como una buena candidata para el puesto que un hombre se hartó de interpretar.

Por supuesto que hay excepciones, como las inminentes Cuando ellas quieren (ver aparte) y la segunda parte de Mamma Mia!, que le deben mucho al éxito de las series que exploran el universo femenino. Como Big Little Lies y Grace and Frankie.

Cuando Reese Witherspoon y Nicole Kidman se transformaron en productoras para llevar a la TV la novela Big Little Lies escrita por Liane Moriarty, probablemente no imaginaron que la miniserie se transformaría en una especie de estandarte de los renovados aires de la industria para la que trabajan hace décadas. Seguramente no imaginaron tampoco que la historia de amistad y solidaridad de un grupo de mujeres de la ficción reflejaría los sentimientos de aquellas que las miraban más allá de la pantalla y que no les quedaría otra que planear una segunda temporada. Y definitivamente nunca soñaron con que al elenco original se sumaría nada más y nada menos que Meryl Streep. Pero sucedió. Así como ocurrió que Grace and Frankie, la historia de amistad de dos mujeres septuagenarias interpretada por Jane Fonda y Lily Tomlin se iba a convertir en una de las series más populares de Netflix. Quizá, con suerte, si hay secuela de Ocean's 8: las estafadoras, alguien cree un personaje totalmente nuevo. Puede ser la madre o la abuela de algunas de las protagonistas, lista para hacerse con su parte del botín.

Cuando la televisión es refugio y da revancha

"No tengo muchas amigas y los clubs de lectura son lo peor", dice un personaje de Ocean's 8 para justificar su participación en el gran robo. Una sentencia con la que las protagonistas de Cuando ellas quieren estarían en total desacuerdo. Es que el relato de la película que se estrena en dos semanas es justamente la inquebrantable amistad de cuatro mujeres reunidas en un club de lectura. Protagonizado por Jane Fonda, Diane Keaton, Candice Bergen y Mary Steenburgen, el film celebra el vínculo entre los personajes que comos las actrices que las interpretan están lejos del retiro. Narrada por el personaje de Keaton, la actriz vuelve a demostrar cuarenta años después de ser Annie Hall que no hay mejor protagonista de comedia romántica que ella.

En el caso de Fonda, realeza de Hollywood y estrella por su propio mérito hace más de cincuenta años, encontró en la televisión -más precisamente en Netflix-, una nueva vida. O más bien dos. Interpreta a la complicada Grace en Grace and Frankie y protagonizó el film Our Souls at Night junto a Robert Redford. Por su lado, Bergen, relegada a esporádicas apariciones cinematográficas hace pocos meses se transformó en la estrella más buscada cuando se confirmó el regreso de la serie Murphy Brown, una de las ficciones más esperadas de 2018.

Y luego está Steenburgen para la que la pantalla chica también resultó en el mejor refugio gracias a su participación en fantásticas comedias como Last Man on Earth y Curb Your Enthusiasm dónde interpreta una desopilante versión de sí misma.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.