El BCRA busca reforzar sus reservas tras perder un 20% durante la última corrida

Intenta ampliar el swap con China y podría sumar más recursos del BIS para evitar nuevos sacudones; su tenencia es de las más bajas de la región en relación con el PBI
Intenta ampliar el swap con China y podría sumar más recursos del BIS para evitar nuevos sacudones; su tenencia es de las más bajas de la región en relación con el PBI Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Javier Blanco
(0)
7 de junio de 2018  

El Gobierno inició gestiones para sumar al próximo anuncio del acuerdo con el FMI -que le permitiría cubrir por completo sus necesidades de financiamiento hasta el fin de su mandato- la llegada de préstamos que reforzarán las reservas del Banco Central (BCRA). Estas cayeron 20% en los últimos tres meses por la salida de fondos de la región ante el previsible final de la era mundial del dólar barato y la corrida desatada contra el peso .

Las conversaciones apuntan a ampliar el swap o mecanismo de intercambio ya firmado con China, según confirmó ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña , al Financial Times en el marco de su gira por el Reino Unido y Nueva York para avanzar con la cooperación bilateral y fortalecer el comercio.

Pero no se descarta replicar este tipo de intercambio con otras naciones o ampliar incluso la línea disponible del Banco de Basilea (BIS, según sus siglas en inglés) para fortalecerlas algo más. El objetivo: disuadir nuevos ataques contra el peso, de manera que el clima de tranquilidad cambiaria que afloró en los últimos días tienda a consolidarse y ayude a la economía a recuperar previsibilidad.

Los datos muestran que desde lo que se puede tomar como el inicio de la corrida (la venta de US$30 millones de las reservas que realizó el 5 de marzo el BCRA para poner fin a un ciclo de alzas que había llevado al dólar de $17,30 a $20,30 en tres meses) el BCRA vio caer sus reservas desde los US$61.700 hasta los US$49.950 millones anteayer, es decir, US$11.750 millones (19,1%).Esto hizo caer la relación reservas/PBI del 8,7% de fin de año hasta el 6% de estos días, y dejó al país compartiendo el penúltimo lugar con Ecuador en una tabla regional que lideran Perú, Uruguay y Paraguay, y solo por delante de Venezuela.

El grueso de la caída estuvo relacionado con las intervenciones en el mercado por US$10.166 millones (US$2040,5 millones en marzo, US$4730,3 millones en abril y US$3396 millones hasta mediados de mayo), de allí que puede considerárselo un costo de la corrida.

Pero la sangría fue mucho mayor, ya que la tenencia del BCRA había sido en paralelo reforzada por el aporte (vía depósitos) de las divisas que obtuvo el Gobierno al pactar un préstamo (Repo) por US$2000 millones con los bancos HSBC y Credit Suisse o haber colocado entre grandes fondos unos US$2000 millones en Bonos del Tesoro en pesos (BOTE) en la emisión reciente que ayudó a poner fin a la corrida durante el último supermartes de Lebac, y por la reapertura por US$2000 millones de la línea con el BIS, todas divisas que así como ingresaron se fueron.

Se trata de la salida de divisas más acelerada y violenta desde 2013, año en que el cepo (ideado para contener fugas) comenzó a dañar mucho más fuerte las reservas del BCRA, que se desinflaron en US$12.691 millones (o 29%) en ese año, al caer de US$43.290 millones a US$30.599 millones.

Las reservas del BCRA, que ayer se recuperaron en US$89 millones para volver a ubicarse sobre la cota de US$50.000 millones que habían perforado el lunes, incluyen ya hoy una tenencia de yuanes valuada en US$10.375 millones (que forma parte del swap repactado con China hace un año y hasta 2020) y el préstamo por US$2000 millones tomado hace apenas un mes del BIS. Es decir, en casi un cuarto están constituidas por este tipo de asistencias.

"La tenencia está en un nivel intermedio, pero que no le da al BCRA mucho margen para volver a valores de desequilibrio en materia cambiaria o regular el valor de la moneda en contextos de inestabilidad", observa el economista Marcelo Capello, de la Fundación Mediterránea, quien explica además que "si bien en valor nominal solo resultan superadas por las reservas existentes en 2010 y 2017, si se las analiza en términos del PBI actualmente representan la mitad del ratio que existía en 2007".

La posibilidad de que sean reforzadas, aunque sea por la vía de préstamos, es valorada por los analistas, especialmente si "a ese mecanismo se acude en medio de un acuerdo como el que negocia el Gobierno para asegurar su financiamiento".

"En reservas, lo que abunda no daña. Y este tipo de mecanismos son útiles porque, mientras están acordados pero no tienen movimiento, suma a la cuenta de reservas a costo 0 dado que solo se pagan intereses si el BCRA, por algún motivo, necesitara convertir esos yuanes en dólares", señala el economista Miguel Zielonka, de la consultora EconViews. "Por más que los préstamos sean contingentes o se vayan desembolsando de a tramos, es bueno que se apunte a mostrar una figura que ayude a disipar las expectativas de un deslizamiento adicional en el tipo de cambio", coincide Gustavo Neffa, socio de director de Research for Traders.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.