Condenan a cuatro carceleros por un incendio mortal en el Borda

Las víctimas estaban en celdas de aislamiento en el sector del Servicio Penitenciario Federal en el hospital porteño
Fernando Rodríguez
(0)
7 de junio de 2018  

Cuatro guardiacárceles fueron condenados por la muerte de dos presos durante el incendio ocurrido hace siete años en una celda de aislamiento de la exunidad 20 del Servicio Penitenciario Federal, el pabellón para detenidos en el hospital neuropsiquiátrico porteño José Tiburcio Borda, de Barracas.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 4 homologó el acuerdo pactado entre el fiscal Marcelo Saint Jean y la defensa de los cuatro agentes, a los que declaró culpables de homicidio culposo agravado por la cantidad de víctimas y les impuso una pena de dos años de prisión en suspenso.

El hecho ocurrió el 31 de mayo de 2011 y las víctimas mortales fueron Nahuel Muñoz, de 23 años y quien inició el fuego, y David Díaz Ríos, español, de 19, que sufría una discapacidad intelectual y había sido detenido poco antes en el Aeropuerto de Ezeiza por tráfico de drogas.

Los sentenciados, en tanto, ocupaban la totalidad de la estructura penitenciaria de la exunidad 20, desde el celador a cargo de la supervisión directa de las víctimas hasta su director.

Según informó la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN), que fue querellante en el caso, aquel día, durante la madrugada, Muñoz encendió un cigarrillo y provocó un incendio en su celda de aislamiento individual, que estaba recubierta con material acolchonado no ignífugo. Murió por la exposición al fuego.

Díaz Ríos estaba en la celda adyacente. "El humo y los gases propios de la combustión provocaron la muerte por asfixia de la segunda víctima, aislada en la celda contigua. El incendio solo fue posible por el negligente procedimiento de requisa efectuado sobre uno de los detenidos, al momento de aislarlo [...] Si el deficiente estado de habitabilidad y seguridad del sector resultó el contexto en el cual el incendio se volvió fatal, la ausencia de agentes penitenciarios supervisando directamente el lugar provocó las demoras en el auxilio que acabaron por configurar el cuadro de responsabilidades", señaló la PPN.

La causa fue instruida durante tres años y permaneció tres años y ocho meses en el TOC N° 4 a la espera de la celebración del juicio oral; la demora se debió a la resolución de un recurso de casación y el rechazo de una solicitud de suspensión del juicio a prueba.

Al respecto de la pena, la PPN sostuvo: "Este organismo ha considerado insuficiente la condena acordada entre imputados y el Ministerio Público Fiscal, por no diferenciar, al momento de disponer los montos de pena, entre la gravedad de las distintas negligencias cometidas ni la jerarquía que cada acusado ostentaba en el establecimiento al momento de la tragedia".

A los penitenciarios se les imputó el no haber cumplido con la requisa -lo que permitió que uno de los presos tuviera un encendedor en su celda, en la que había colchones no ignífugos-, la demorada detección del incendio y las deficientes maniobras de rescate.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.