Ari Paluch: "Disculpas a las personas que se sintieron acosadas laboralmente por mí"

El conductor, alejado de los medios tras las acusaciones de acoso, publicó una carta abierta en el día del periodista
El conductor, alejado de los medios tras las acusaciones de acoso, publicó una carta abierta en el día del periodista Fuente: LA NACION - Crédito: Archivo
(0)
7 de junio de 2018  • 13:07

Tras las acusaciones de acoso que recibió el año pasado Ari Paluch , el periodista rompió el silencio para referirse a las mismas y al día del periodista que se festeja hoy. En una carta abierta señaló: "...quisiera expresar mis más sinceras disculpas a aquellas personas que se sintieron acosadas laboralmente por mí".

El periodista está alejado de los medios luego de haber sido denunciado por acoso por una sonidista de América. El se excusó de la situación y alegó que no había sido intencional. , pero a esa denuncia se le sumaron otras que indicaban que en el pasado ya había tenido comportamientos abusivos con compañeras de trabajo. .

En el texto que fue publicado con su firma en Infobae se puede leer: "Todo este tiempo fuera de los medios me ha ayudado bastante, tal vez lo suficiente para intentar superar la resistencia a aprender del error y para no dejarme tentar por resentimiento alguno, sentimiento que es comparable con la acción de llevar una brasa en nuestras manos que inevitablemente nos termina quemando".

En palabras de Paluch

"Casi todas las religiones coinciden en lo que se ha dado en llamar la Regla de Oro, que propone tratar a los demás como quisieras que te tratasen a vos, y no hacerle a los otros lo que no te gustarían que te hagan. Además de diversas creencias religiosas, filósofos de distintas épocas y culturas han coincidido en los fundamentos y beneficios de esta proclama dorada.

(...) Afortunadamente a lo largo de mi carrera puedo contar por centenares a compañeros y compañeras de trabajo con las que a través de los años me relacioné y me sigo relacionando con afecto y camaradería. Pero hubo algunos casos donde esto no ha sucedido. Es por eso que quisiera expresar mis más sinceras disculpas a aquellas personas que se sintieron acosadas laboralmente por mí. Muchas veces en el afán por resultar gracioso, piola, seductor o simpático, producto de inseguridades e ingenuidades, actué mal, a la hora de proferir dichos desafortunados, altivos y carentes de cortesía.

Nunca me propuse acosar a nadie, lo que no implica que algunas personas experimentasen esa horrible sensación. Nunca abusé de nadie ni ofrecí ventajas laborales a cambio de favores de ninguna índole. Creo fervientemente en el consenso mutuo para cualquier relación, pero también pienso que debí haber obrado con mejores modos, porque la ansiedad, la intensidad y la carencia de empatía arrasan con frecuencia al debido respeto.

El hecho de que no hubiese actuado con malvadas intenciones no implica que no haya podido hacer sentir mal a quienes fueron objeto de mis palabras. Muchas veces consideramos a la ironía como un elemento de inteligencia, pero como cualquier ingrediente usado por demás arruina el manjar más delicioso. El sarcasmo excesivo nos aleja de quienes somos y exhibe nuestras inseguridades. Me permito este juego de palabras: el cinismo es una forma de evitar el sí mismo, se trata de una de las tantas máscaras que el ego elige para no mostrarse.

(...) Todo este tiempo fuera de los medios me ha ayudado bastante, tal vez lo suficiente para intentar superar la resistencia a aprender del error y para no dejarme tentar por resentimiento alguno, sentimiento que es comparable con la acción de llevar una brasa en nuestras manos que inevitablemente nos termina quemando".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?