"La suspensión del partido genera solo una incomodidad pasajera con Israel", dijo el embajador argentino

El embajador argentino en Israel, Mariano Caucino, dijo que las relaciones entre ambos países estaban en un muy buen momento
El embajador argentino en Israel, Mariano Caucino, dijo que las relaciones entre ambos países estaban en un muy buen momento Fuente: Archivo
Paula Markous
(0)
7 de junio de 2018  • 12:30

A pesar del revuelo diplomático que generó la cancelación del amistoso de la selección argentina en Jerusalén, el embajador argentino en Israel, Mariano Caucino, está convencido de que "se trata tan solo de una incomodidad pasajera" en las relaciones bilaterales. Según dijo a LA NACION, el abogado y experto en política internacional de 41 años, "la relación [entre ambos países] está en un gran momento".

"Un partido amistoso antes de un Mundial no va a cambiar la relación entre dos países", señaló Caucino, e insistió en que la embajada argentina en Israel nunca habló con la AFA ni participó de la organización del amistoso.

-¿Qué opina de la decisión de la AFA de suspender el partido con Israel? ¿Fue una decisión correcta?

-Nosotros no hacemos una evaluación sobre si esto es correcto o no. Sí puedo decir que el partido lo organizó la AFA. Ni la embajada argentina ni el gobierno argentino participaron en la organización, ni en la elección de la fecha, ni del lugar, ni obviamente en la suspensión. No organizamos ni suspendimos el partido. Sí, obviamente, uno lo lamenta, porque iba a ser un encuentro deportivo positivo entre ambos países, pero el hecho de que se haya organizado en la ciudad de Jerusalén trajo complicaciones. Si hubiera sido en Haifa [la sede inicial, en el norte del país] no hubiese existido este problema por la especial significación que tiene Jerusalén en los momentos que estamos viviendo, tal como explicó el canciller [Jorge Faurie].

-¿Cree que las amenazas que sufrieron los jugadores eran de peso para suspender el partido?

-Yo no tengo información sobre las amenazas. Pueden ser veraces, pero no puedo opinar. No tengo elementos para probar una cosa u otra.

-¿Es cierto que un diputado árabe-israelí le mandó una carta para que se suspendiera el partido? ¿Qué tipo de presiones recibieron?

-Sí, hubo innumerables pedidos. Nosotros recibimos comunicaciones de gente a favor y en contra. Es cierto que hay gente molesta por la suspensión, hay gente que pedía la suspensión y gente que pedía el traslado. Pero nosotros les respondimos a todos lo mismo: la embajada argentina no participó en la elección del partido ni en la suspensión.

-¿Piensa que lo que pasó puede dañar las relaciones con Israel?

-Indudablemente, es una situación que provoca cierto grado de molestia porque había expectativa en ambos países de un encuentro amistoso y que se suspenda no es la mejor situación, pero no debería ser tan relevante. Un partido amistoso antes de un mundial no va a cambiar la relación entre dos países. Es una relación muy importante por el hecho de que la comunidad judía argentina es la quinta más grande del mundo y la más grande de América del Sur. Además, la presencia de argentina en Israel es de 80.000 y hasta por ahí 100.000 argentinos. En los últimos dos años, la relación ha mejorado. [El premier israelí, Benjamin] Netanyahu fue por primera vez a la Argentina, a Israel vino la vicepresidenta [Gabriela] Michetti, el presidente [Mauricio] Macri tiene intención de venir, todos los meses hay algún ministro de Israel o de la Argentina que van y vienen de un lugar a otro. Hay visitas de políticos, empresarios y científicos. La relación está en un gran momento. Obviamente este hecho que pasó genera una incomodidad pasajera con Israel.

-¿Hay enojo en las autoridades israelíes con el gobierno argentino?

-No, yo hablé con autoridades y me manifestaron que ellos comprenden que esto no es una decisión del gobierno argentino. Saben que es una decisión que tomó la AFA. Y también saben que no la tomó el presidente de la AFA [Claudio Tapia] de manera individual, está derivada de presiones que recibieron los jugadores.

-Muchos en Israel interpretaron la suspensión como un triunfo del Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). ¿A usted le transmitieron esto?

-En los medios israelíes hubo comentarios en ese sentido. En Israel siempre existe la preocupación de que no triunfe la postura del movimiento BDS. Por supuesto que para Israel es un motivo de inquietud, puede afectar Eurovisión, que se hace el año que viene, pero esperemos que no sea así. La situación es delicada y la realidad es que la Cancillería le advirtió a la AFA que podía tener inconvenientes. Si el partido se hubiera organizado en otra ciudad, habría habido alguna protesta, porque los movimientos antiisraelíes existen igual, pero no con ese nivel de envergadura.

-¿Los directivos de la AFA consultaron con la embajada para organizar el partido?

-No, insisto en esto, pero quiero ser claro. Yo o un funcionario debajo mío nunca hablamos con un directivo de la AFA. Yo llegué acá hace cuatro meses y apenas llegué me enteré de que iba a existir este partido y lo tomé como algo positivo. El día que yo presenté carta credencial se habló del tema. El presidente [Reuven] Rivlin es fanático del fútbol y me lo comentó. A nosotros nos dijeron que el partido era en Haifa, un día nos enteramos que iba a ser en Jerusalén y advertimos a la Cancillería, y entiendo que la Cancillería se comunicó la AFA. Solo hablamos con la empresa organizadora porque nos llamaron y nos invitaron a la presentación del partido en marzo. Es más, cuando varios argentinos protestaron porque no pudieron conseguir entradas, nosotros aclaramos que desde la embajada no vendíamos entradas.

-Netanyahu llamó a Macri por la suspensión. ¿Sabe cómo fue el tono de la llamada?

-Sé lo mismo que ustedes. La conversación tuvo lugar el martes a la noche, pero el contenido y lo que la Cancillería nos trasmitió es lo mismo que salió en los medios. Obviamente, el primer ministro le pidió al Presidente si podía interferir para que el partido se hiciera y el Presidente le dijo lo mismo que estoy diciendo yo: que era una decisión de la AFA y que fueron los jugadores los que no quisieron viajar. Soy insistente con el tema porque quiero ser claro en un tema delicado. En el medio están las relaciones entre los dos países.

-El grupo Hamas felicitó a la Argentina por suspender el partido. ¿Cree que puede sacar ventaja del hecho?

-Cada grupo trata de sacar ventaja. Yo personalmente no me alegro de que Hamas festeje una cosa así. El gobierno argentino ha condenado el accionar de un grupo como Hamas porque es un grupo terrorista, no podemos avalar eso. Tenemos una posición permanente de condena al terrorismo. La Argentina ha sufrido el terrorismo en varias oportunidades, pero en dos ocasiones murieron más de 100 personas en los atentados del 92 y 94. Pero, repito, yo creo que hay que circunscribir lo que pasó al plano de la organización de un partido fútbol.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?