Los tres rivales de Macri

Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
Sergio Suppo
(0)
10 de junio de 2018  

Mauricio Macri tiene tres rivales y por ahora no puede elegir el orden en el que desea enfrentarlos. La realidad es su prioridad impuesta e inevitable. Luego vienen las limitaciones de su equipo para superar esa circunstancia y, por último, están los adversarios que le gustaría recrear o inventar. Siempre es más fácil lidiar con los enemigos que uno elige.

Desde que los prestamistas hicieron notar su desconfianza, a fines de abril, Macri debió asumir que para ningún presidente hay peor adversario que la situación que no puede resolver. Esa vieja ley política lo puso entre la espada de los problemas negados y la pared de su capacidad para enfrentarlos.

La corrida cambiaria y sus secuelas obligaron a Macri a ocuparse con urgencia de lo que había elegido tratar con gradualismo: el déficit fiscal. Si resolver las cuentas en rojo nunca fue el fin en sí mismo de ninguna escuela económica, achicarlas es ahora un deber ineludible para recuperar la confianza. El acuerdo con el FMI equivale al paciente que, obligado a hacer dieta, recurre a un médico que le dará ayuda, pero que también lo hará asumir como propias sus recetas.

Macri venía de anunciar en marzo que lo "peor ya pasó" y ahora se ve obligado a rearmar un discurso para explicar la postergación de la recuperación económica. Es ahí donde deben ser demostrados el talento de su equipo y su propio liderazgo para regenerar expectativas. El Presidente pedaleaba con viento en contra y ahora tendrá que pedir más esfuerzo para remontar una cuesta. Por ahora prefiere seguir haciendo un gobierno de baja intensidad y reformas paulatinas, con un tono alejado de los gritos y de la épica que atronaron en el pasado más próximo.

Jaime Durán Barba, devenido en una mezcla posmoderna de visir y gurú del Presidente, supo ayudar a Macri y lo guió para dar pasos electorales trascendentales. Para afrontar estas horas difíciles, el consultor parece haber recurrido a Cristina Kirchner como reaseguro de que la Argentina ya no puede volver al pasado.

Utilizar a la expresidenta como contracara electoral llevó a Macri al poder. Elegirla ahora como adversaria es darle una importancia que puede multiplicar la desconfianza en la Argentina. ¿Si el Gobierno la privilegia como adversaria quiere decir que el populismo es la única alternativa política a Cambiemos? Responder esa pregunta en momentos de crisis puede arrojar un resultado muy diferente que durante una pelea por los votos.

La reubicación del kirchnerismo por parte de Cambiemos es contemporánea del momento en el que el resto del peronismo pareció amigarse con el populismo de la expresidenta para votar una ley contra los aumentos tarifarios. El PJ moderado que tantos acuerdos hizo con el macrismo tiene ahora como expectativa ser una opción intermedia entre Macri y Cristina para por ese camino llegar al poder.

Aun cuando esté obligado a enfocarse en torcer la realidad, el Presidente no puede ahora olvidarse de lo que siempre fueron los gobernadores de la oposición: amigos del campeón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.