Suscriptor digital

Ataque ochentoso en el hotel de Dirty Dancing

En Virginia, la principal locación de aquel film de culto es un hotel muy real que hoy se llena de fans de Patrick Swayze
En Virginia, la principal locación de aquel film de culto es un hotel muy real que hoy se llena de fans de Patrick Swayze
Teresa Bausili
(0)
10 de junio de 2018  

Qué importa que estén excedidos de peso, que sus pasos de baile dejen mucho que desear o que no haya chance de que él la pueda levantar en el aire en una memorable escena final. Porque Zach y Chelsea quieren sentirse -y acaso se sienten- como Johnny Castle (Patrick Swayze) y Baby Houseman (Jennifer Grey) en Dirty Dancing, aquel inesperado éxito que el año pasado cumplió tres décadas de su estreno. Y que se filmó en 1986 en este hotel de piedra encaramado en las montañas de Pembroke, pueblito boscoso y ondulado del estado de Virginia.

Mientras que en la ficción el hospedaje aparece como Kellerman's Mountain House, nadie podría hacer una reserva bajo ese rótulo, ya que su verdadero nombre es Mountain Lake Lodge.

Chelsea confiesa que ya perdió la cuenta de la cantidad de veces que vio este clásico del cine romántico. Dice que si bien no pudo convencer a Zach de pasar su luna de miel en el hotel, la recepción de su boda abrió, como no podía ser de otra manera, con The Time of My Life, canción insignia de la película (cuya banda sonora ganó el Oscar y el Globo de Oro en 1987). Y que por fin logró que su marido la acompañara a hospedarse un fin de semana en el lugar de sus sueños (fueron ocho horas al volante desde Buffalo, Nueva York).

"La próxima vamos a reservar con más anticipación para venir a alguno de los fines de semana temáticos", se entusiama Zach, que ya aprendió algunos pasos de mambo y chachachá. Enfundada en un buzo que reza Nobody puts Baby in a corner (Nadie arrincona a Baby, una de las frases más taquilleras de la película), Chelsea, pura emoción, asiente (los buzos se venden como pan caliente a US$25 en el hotel).

Los fines de semana temáticos son eso, 48 horas non stop dedicadas a Dirty Dancing.

Ambientado en los años 60, el film gira en torno al romance entre un profesor de baile, sexy y de dudosa reputación, y una adolescente de familia bien, bailarina inexperta, que se conocen durante unas vacaciones en el Kellerman's.

En danza: una de las escenas más famosas de la película
En danza: una de las escenas más famosas de la película

Durante tres sábados y domingos de julio y agosto, el Mountain Lake Lodge revivirá la historia con clases y concursos de baile, proyecciones de la película, búsquedas de tesoro relaciondas a aquella historia, trivia, fiesta de disfraces de personajes (sí, de la película). No solo de sus protagonistas obvios, incluida una Baby cargando sandías (que aquí se venden de plástico e inflables). También hay algunos que eligen personificar a Robbie, el despreciable mozo mujeriego, o a la señora Schumacher con su cartera repleta de billeteras (para quienes no lo recuerdan, los Schumacher eran una pareja de viejitos aparentemente inofensivos que resultaron ser hábiles ladrones).

Son unas mil las personas (parejas, grupos de amigos, hermanos, abuelos con sus nietos) que copan las 46 habitaciones del hotel y sus cabañas adyacentes durante esos días. Y lo de reservar con anticipación es mandatorio: hay que hacerlo por lo menos un año antes.

Siga el baile

Para los que no llegaron a tiempo, el hotel está abierto durante todo el año, y los lugares icónicos todavía están ahí. La cabaña donde se alojaron los Houseman, el comedor donde a Baby la sentaron en un rincón, el gazebo en el que Penny lideró la conga de baile o el lago en el que Johnny alzó a Baby, una escena grabada a fuego en la memoria de cualquier fanático. Bueno, lo del lago es relativo, porque a causa de un curioso fenómeno geológico (motivo de estudios y documentales) el espejo de agua viene secándose y volviéndose a llenar desde 1998 (en este momento se parece más bien a un gran charco).

Michael Richardson, el barman del hotel, es quien también hace de guía por estos escenarios, mientras desgrana anécdota tras anécdota. Como que durante una década, el guion fue dando tumbos por Hollywood sin que nadie lo aceptara. Que era una película de bajo presupuesto y que los actores convocados para interpretar a Johnny fueron Billy Zane en primer lugar y Val Kilmer en segundo, pero que ambos eran unos "pata duras" y negados para el baile (cuando dice esto, las fans de Patrick Swayze respiran aliviadas). Que el rodaje fue en otoño, por lo que las hojas de los árboles debieron pintarse de verde con un spray, ya que se suponía que era verano.

Richardson, mejor conocido como Mike, también enumera la cantidad de objetos que los huéspedes se han robado del hotel. Sobre todo de la habitación 232, en la que se alojó Swayze. Desde la cortina de la ducha, sustraída incontables veces, hasta el número en metal de la puerta, que fue arrancado de cuajo.

Josef Koefer, gerente de Markenting del Mountain Lake Lodge, dice que, en realidad, solo el 40% del público viene por el gancho de la película. Y que la mayoría lo hace por el atractivo del hotel y todo lo que tiene para ofrecer, desde buena comida hasta pileta, salas de pool y ping pong, trekkings, cancha de vóley o juegos de mesa junto a una gran chimenea, en invierno. En verano, el parque de aventuras inaugurado en 2012 cuenta con tirolesas, arco y flecha y un gigantesco tobogán inflable.

En continuado

"Cada vez que me hacen una entrevista me preguntan lo mismo", contesta Koefer con humor cuando la nacion intenta saber si, con la mano en el corazón, está harto de Dirty Dancing.

"La verdad es que no. Vivimos experiencias que nos dan una gran gratificación. Hace poco, por ejemplo, una señora se desplomó apenas entró al hotel. Me acerqué corriendo, pensando que sufría un ataque o algo así, pero no. Mientras hiperventilaba y lloraba a mares, no paraba de repetir 'No puedo creer que estoy acá, no lo puedo creer'. Era tal su emoción que todos lloramos también".

A pocos metros de la recepción, en el histórico bar, Richardson prepara su famoso Bloody Mary con jalapeños, huevo de codorniz y panceta. Como en un loop, una televisión sobre su cabeza proyecta Dirty Dancing en forma ininterrumpida.

Mike trabaja en el hotel desde 1991 y no coincide con Koefer. "Ya vi la película 907 veces", dice, y uno no sabe si habla en serio o en broma. "Estoy esperando alcanzar el récord de las 1000. Entonces, con toda seguridad podré afirmar que soy el hombre que más ha sufrido sobre la Tierra".

Datos útiles

Mountain Lake Lodge: está en Pembroke, estado de Virginia, a 26 km de Blacksburg (sede de la Universidad Virginia Tech) y 460 km de Washington DC. Cuenta con 46 habitaciones, pero si se suman las cabañas de hasta cuatro cuartos, hay unas 100 habitaciones en total. Está rodeado por los montes Apalaches, en un bosque de 1000 hectáreas.

Las habitaciones dobles del hotel se consiguen a partir de US$150 (sin desayuno). Los fines de semana temáticos se paga hasta US$800 por pareja e incluyen las noches del viernes y sábado, todas las comidas y todas las actividades (clases de baile, fiesta, concurso, etcétera). Este año, las fechas designadas son el fin de semana del 22 de junio, el del 27 de julio y el del 24 de agosto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?