Suscriptor digital

Trampas de la razón

Nora Bär
Nora Bär LA NACION
(0)
8 de junio de 2018  

Un médico le advierte a su paciente (individuo de mediana edad, con sobrepeso, que lo observa con un cigarrillo colgando de los labios) que los fumadores tienen un riesgo del 50% de morir por una enfermedad relacionada con el tabaquismo. ¿Cuál es la respuesta del paciente? "¡Eso a mí no me va a pasar!". Siguiente escena, los mismos personajes: el primero le advierte al segundo (que en este caso tiene un billete de lotería en la mano) que su probabilidad de ganar es de una en 80 millones. ¿Qué exclama el esperanzado jugador? "¡Tal vez hoy sea mi día de suerte!".

Me acordé de este chiste gráfico sobre nuestra dificultad para interpretar estadísticas al leer el comentario de Elizabeth Kolbert, publicado por The New Yorker, sobre tres libros editados en 2017 que exploran la naturaleza de nuestra racionalidad: The Enigma of Reason ( El enigma de la razón, Harvard University Press), de Hugo Mercier y Dan Sperber; The Knowledge Illusion ( La ilusión del conocimiento, Riverhead Books), de Steven Soman y Philip Fernbach, y Denying to the Grave. Why we ignore the facts that will save us ( Negando hasta la tumba. Por qué ignoramos los hechos que nos salvarán, Oxford University Press), de Sara y Jack Gorman.

Kolbert repasa las "fallas de razonamiento" que los neurocientíficos vienen advirtiendo desde hace décadas. En particular, cómo nos cuesta cambiar de opinión, aunque toneladas de datos nos indiquen que estamos equivocados.

Cientos de experimentos sugieren que ni las personas aparentemente más racionales están a salvo. Algunos de los mecanismos que nos conducen a conclusiones equivocadas están bien estudiados, como el "sesgo de confirmación" (tendemos a aceptar lo que coincide con nuestras ideas y a rechazar lo que las contradice). Incluso hay investigaciones que sugieren que sentimos verdadero placer, una catarata de dopamina, cuando procesamos información que respalda nuestras creencias.

Como le gusta destacar a Guadalupe Nogués, bióloga molecular hoy dedicada, entre otras cosas, a estudiar los engranajes de la "posverdad", esta singular característica de la racionalidad humana es particularmente relevante en los debates públicos, cuando la intuición reemplaza a las evidencias como validación de las decisiones que tomamos.

Pero lo que rescata Kolbert de estas obras son sus hipótesis de cómo llegamos a ser así. Una de ellas propone que la razón es un producto de la evolución, igual que la postura erguida. Desde este punto de vista, la mayor ventaja de los H. sapiens sobre otras especies es la capacidad de cooperar. Así, los hábitos mentales que parecen extraños o tontos desde un punto de vista "intelectual" pueden haber sido "astutos" desde la perspectiva de la interacción social en las pequeñas bandas prehistóricas de cazadores-recolectores. Claro que en esos días no había que lidiar con noticias falsas o Twitter, dice Kolbert. Hoy, en un escenario que cambió demasiado rápido para que la selección natural se ponga al día, a menudo nuestros razonamientos "espontáneos" pueden fallarnos.

Otra de las explicaciones sería que el progreso se basó en "pensar en conjunto", confiando parte del conocimiento a otros miembros de la "tribu". En algún momento, la "ignorancia selectiva" que se da, por ejemplo, en cuestiones tecnológicas nos permitió avanzar. Pero cuando los sentimientos prevalecen sobre la comprensión profunda de los problemas eso se vuelve riesgoso.

La ciencia encontró una forma de corregir estos y otros vicios del pensamiento lógico y por eso resulta tan exitosa. Entre investigadores, los resultados tienen que ser reproducibles por otros que no tienen ningún motivo para confirmarlos. No faltan las disputas, pero al final prevalece el método. No viene mal recordarlo -y aplicarlo- en momentos en que estamos empeñados en discusiones que definen nuestro presente y el futuro de los que nos siguen.

Por: Nora Bär

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?