Sobre el escándalo de la torta con la forma de Cristo hablaron todos menos los artistas

Pool y Marianela con su obra en Los Ángeles
Pool y Marianela con su obra en Los Ángeles Crédito: Gentileza de los artistas
Se pronunciaron la Iglesia y Horacio Rodríguez Larreta, tras las imágenes de Avogadro en la performance; pero ¿por qué no hubo voces del interior de la comunidad artística?
María Paula Zacharías
(0)
8 de junio de 2018  

Pool y Marianela están enojados: les duele, sobre todo, el silencio de la comunidad artística. Y los inquieta la supuesta ilegalidad de trabajar sobre iconografía religiosa. Así lo expresaron en un comunicado que circula por las redes una semana después de que Jesús Cake de Kidstianism, la torta con forma de cuerpo de Cristo que compartieron a modo de performance en la feria FACA, encendió una polémica. Entonces se viralizaron imágenes en las que se veía al ministro de Cultura de la ciudad, Enrique Avogadro, participando de la actividad y enseguida sobrevino el repudio. El cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, le envió una carta al jefe de gobierno de la ciudad, Horario Rodríguez Larreta, y este y Avogadro salieron a pedir disculpas públicamente, mientras se juntaban firmas para pedir que el funcionario porteño dejara su cargo.

Pero el caso no quedó ahí, o sí, y esa precisamente es la cuestión. "Contemplamos un marcado desamparo por parte del mundo del arte argentino y una falta de compromiso de los políticos de turno, quienes pareciera que se olvidaron de lo que significa vivir en democracia y del concepto libertad de expresión", dicen los artistas, Emiliano Paolini y Rita Marianela Perelli, rosarinos, identificados con la cultura lowbro (surrealismo pop). Ellos acababan de presentar la misma performance en una galería de Los Ángeles sin la menor polémica, y el papa Francisco había recibido de buen agrado la Barbie Virgen de Luján que le entregaron hace un tiempo en la Plaza de San Pedro. Pool y Marianela tienen un santoral cristiano y pagano a base de juguetes.

Enrique Avogadro come una torta con la forma de Cristo - Fuente: YouTube

0:43
Video

"A nuestro entender el arte no tiene por qué mostrar arrepentimiento. No está en su esencia. Tiene otros códigos. Pedir disculpas sin siquiera comprender el porqué de nuestra obra, el significado de ella y olvidando el concepto de libertad intrínseco en toda expresión artística es indignante. El jefe de gobierno solicitó un perdón por una situación que consideró ilegal. Entonces, nos preguntamos: ¿lo que hicimos realmente fue un delito? ¿Los artistas argentinos podemos exhibir obras en el espacio público, que alcancen a las masas, interpelando figuras religiosas? [...] Nosotros no somos delincuentes ni hipócritas, somos artistas", escriben en el comunicado. En el programa radial dedicado a las artes visuales ¿Por qué son tan geniales?, los artistas explicaron que la obra es una representación del sacramento de la comunión desde el punto de vista de un chico de 11 años. "Los creadores somos nosotros a esa edad", dicen. Y, a diferencia de León Ferrari, otro artista que generó polémica con la curia, Pool y Marianela no tienen intención blasfema, sino todo lo contrario. Pool tiene tatuada en sus dedos la palabra Dios. Ferrari, profundamente apóstata, recibió mucho más apoyo estatal y de los artistas, y parece que eso tenía más que ver con su inserción en el circuito porteño del arte. "Estaría buenísimo que la gente del arte se expresara", pide Pool. Pero cuesta encontrar quien se anime a dar declaraciones sobre el asunto, incluso más allá del silencio al respecto en el entorno de Avogadro y los museos de su órbita. "Es agotador el sistema del arte argentino, maltratando a todo aquel que no hace lo que el sistema quiere", opina Ana Gallardo. "Me da tristeza cuando veo tanto dueño de la verdad".

"El escándalo se está manipulando -advierte Nicola Costantino-. Cuando un artista hace cosas que se sabe que manejan ciertos códigos subidos de tono, una autoridad de la cultura no se puede poner en una actitud de desacuerdo o de no empatía con el artista porque se lo hubiera comido toda la gente del mundo del arte. Me parece bien lo que hizo Avogadro: participó de la cosa", dice la artista, que actualmente expone en la Usina del Arte. "A Ferrari todo el mundo lo apoyó. ¿Por qué piden la cabeza de Avogadro? El mundo de la cultura es K y Avogadro es Pro. Esto es un manejo político", indica Costantino, que de polémicas sabe: inspirada en Eva Perón, su obra Rapsodia inconclusa, que representó a la Argentina en la Bienal de Venecia, fue políticamente intervenida.

La historiadora Andrea Giunta fue sobreseída en las causas penales que suscitó la muestra de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta, de la que fue curadora. Opina: "No es esta una cuestión en la que tengan que dar explicaciones ni los artistas ni el ministro. Distintas cámaras fallaron en ocasión del caso Ferrari respecto de la libertad de expresión en la Argentina. En tanto las supuestas ofensas sucedieron en un ámbito artístico, y no en una Iglesia, no hay nada que esta última tenga que decir sobre el asunto. Se trata de una feria de arte a la cual el público va voluntariamente a ver obras de arte. Los públicos pueden estar de acuerdo o no con las obras que se exhiben (y los católicos no son más que una parte de ese público, no tienen ninguna obligación de asistir). Pero nadie puede prohibir que cualquier tipo de obra se realice. Afortunadamente, el campo del arte está fuera de las áreas de injerencia de la Iglesia, sobre todo en un país en el que existe una separación entre la Iglesia y el Estado. Una separación que debería ser, incluso, mayor", evalúa la investigadora.

Polémica porción de torta con la forma de cristo de Avogadro

6:22
Video

Parte del asunto como director de la feria en la que se expuso la obra-torta en cuestión, el director de FACA, Agustín Montes de Oca, se pone "siempre" del lado de los artistas. "No tiene nada de malo ni de sacrílego el trabajo que Pool y Marianela vienen desarrollando desde hace varios años. Me parece una mirada un poco sesgada la que tiene la gente que salió a criticarlo. La comunidad artística debería proclamarse por la libertad de expresión".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.