Suscriptor digital

Dos ferias del libro distintas entre Madrid y Buenos Aires

Mucha actividad en el primer día
Mucha actividad en el primer día Fuente: LA NACION
En España el encuentro se enfoca en el negocio editorial antes que en los lectores
Laura Ventura
(0)
8 de junio de 2018  

MADRID.- Cada primavera, en el Parque del Retiro se suma a los vecinos que practican ejercicio al aire libre y a los turistas que pasean por sus jardines una masa importante de visitantes: los lectores. La Feria del Libro de Madrid es un evento multitudinario, uno de los acontecimientos culturales más destacados del mundo editorial, junto con la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FIL). En las semanas en que se prolongan ambas ferias, las distribuidoras y las editoriales hispánicas depositan su atención, y su mirada sigue el cauce de la lectura occidental, de izquierda a derecha, de Occidente a Oriente.

Las fórmulas son diferentes. Andrés Neuman, argentino radicado en España, participó de ambos encuentros para presentar su última novela, Fractura. El encuentro con sus lectores en Madrid ocurrió mediante la firma de ejemplares -en distintos días y stands, como consecuencia del prestigio del narrador-, mientras que en Buenos Aires concedió una entrevista pública, durante la que sus fieles lectores pudieron escucharlo y conocerlo.

La principal diferencia entre ambas ferias es el perfil del público. En la feria que se realiza en esta ciudad los encuentros son más específicos para el sector y, generalmente, no abiertos a todo el público, como el Congreso de Derechos de Autor y Propiedad Intelectual y el Encuentro de Directores de Redes de Bibliotecas Públicas de América Latina. Es el libro, antes que el autor, el protagonista. Hay excepciones, claro, como el debate sobre el lugar que ocupan las mujeres en la literatura de José Saramago, un evento que convocó aquí a un gran auditorio. En cambio, en la feria porteña se presentan libros y hay centenares de encuentros con escritores y debates sobre temas de actualidad, no solo literarios.

La feria madrileña es un evento gratuito. El Retiro se convierte en una librería gigantesca, aunque más precaria, ya que los días de altas temperaturas o de lluvias -como ocurrió en esta edición durante los primeros días- la confluencia merma. Según el reglamento del encuentro, es posible para los expositores "aplicar a las ventas que realicen un descuento de hasta el 10% sobre el precio de venta al público de los libros". En la mayoría de los casos, esta bonificación rige en todos los stands. En Buenos Aires, en la FIL se paga el ingreso (en la última edición, de lunes a jueves, la entrada costaba 80 pesos, y los demás días, 120), y las promociones en los precios de los libros no son tan homogéneas.

"La Feria del Libro es una seña de identidad brutal de la ciudad de Madrid. Todos hemos venido de pequeños, nos han traído nuestros padres", dijo la alcaldesa de la capital española, Manuela Carmena, acerca de este encuentro que lleva 77 ediciones, dos de ellas anteriores a la Guerra Civil y las restantes desde 1944, sin interrupciones. La fiesta madrileña de la cultura cerrará este domingo. Más joven que la española, la FIL lleva 44 años junto a sus lectores, en una maratón de 19 días sin pausa y sin que haya descanso durante la siesta. Antes de mudarse a Palermo, la cita era en un predio municipal de exposiciones junto a la Facultad de Derecho.

En Madrid son los reyes quienes inauguran la feria, que contrariamente a lo que sucede en Buenos Aires se mantiene ajena a polémicas y choques políticos o ideológicos. Además, España cuenta con la Feria Internacional del Libro (Liber), que el año pasado tuvo a la Argentina como invitada. Es en este encuentro donde el escritor tiene mayor presencia y se realizan eventos no solo en el predio específico, sino en librerías, teatros y centros de conferencias de toda la ciudad. Un punto en común entre ambas es que en cada edición rinden homenaje a un país y su cultura. El invitado en Madrid este año fue Rumania y por eso recibió la visita de Mircea C?rt?rescu.

Más de 30 organismos oficiales, 13 distribuidores, 113 librerías y 206 editoriales ofrecen sus actividades en 363 stands o casetas, como dicen los españoles. El precio del alquiler de un stand, un módulo de chapa de 4 x 2,5 metros, para los Editores de la Comunidad Autónoma de Madrid, es de 2340 euros. La FIL se realiza en un predio de 4500 metros cuadrados, con stands de distintas medidas. Una editorial independiente pagó entre 60.000 y 80.000 pesos por un espacio de 16 metros cuadrados.

Dos experiencias y dos estilos diferentes, aunque son los mismos personajes en busca de un mismo propósito: fomentar la lectura y la buena salud del libro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?