Los empresarios lo ven como un gesto que será difícil de cumplir

Creen que, pese al tope que puso el Gobierno, la renegociación de paritarias dependerá de cada sector
Francisco Olivera
(0)
8 de junio de 2018  

Los empresarios celebraron ayer lo que consideran un gesto del Gobierno: un decreto que recomienda que las paritarias cerradas se actualicen en hasta un 5% más de aumentos salariales como consecuencia de la crisis, pero saben en realidad que, en el fondo, será cada discusión sectorial la que determine el desenlace de las negociaciones.

Esa especie de tope para evitar que los acuerdos se reabran sorprendió en rigor ayer a algunos, pero no a todos. Se había hablado, por ejemplo, en los últimos días, entre funcionarios del Ministerio de Trabajo y directivos de algunas cámaras empresariales y volvió a exponerse hace una semana en Ginebra, durante el viaje en el que coincidieron Jorge Triaca, jefe de la cartera laboral; Daniel Funes de Rioja, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), y Gerardo Martínez, líder de la Unión Obrera de la Construcción.

La decisión del Gobierno fue anunciada ayer por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que venía de reunirse con la CGT y anticipó que el decreto fijaba un rango de renegociación salarial de entre el 2,5% y 5% para los próximos meses.

Aunque en algunas cámaras la decisión sorprendió, descontaban que tarde o temprano deberían volver a sentarse a conversar. "Estoy seguro de que si el Gobierno abrió la posibilidad de renegociar, los gremios se nos van a venir encima -dijo Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción-. Yo diría que ese 5% es el mínimo, porque la proyección de inflación para el año es del 27%, y a pesar de que a nosotros nos queda todavía pendiente un 5% que empieza a regir en agosto".

La iniciativa del Gobierno viene a quebrar un principio que suelen repetir algunos funcionarios, que es que las paritarias son libres, y que ayer se preocupaban por repetir los dirigentes sindicales al salir del encuentro. "Las paritarias son libres en la teoría, pero si el Gobierno considera que te pasaste, no te las homologa", razonó anoche un empresario. Hasta los primeros años del kirchnerismo, cuando volvieron las paritarias después de la estabilidad de los 90, los aumentos salariales se daban por decreto y por porcentajes fijos.

Desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada, todos los referentes del equipo económico, incluidos el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, procuran convencer a los empresarios de no otorgar alzas salariales superiores a las que después puedan afrontar porque en definitiva, dicen, redundan en mayores expectativas inflacionarias.

El sector que más lejos está de un sistema controlado es el manufacturero, donde conviven unos 600 convenios colectivos. Miguel Acevedo, titular de la Unión Industrial Argentina, es consciente de esa dificultad. "Con este 5% el Gobierno está diciendo que tengan libertad para moverse sector por sector y que no vayan más del 5%, que si lo sumamos al 15% pactado, en general sería un 20 por ciento. Pero un 20% no es la inflación que están pensando que va a ser la inflación este año: evidentemente quieren descomprimir los próximos meses, llegar a fines de año más tranquilos".

El panorama será todavía menos homogéneo en el interior. El salteño José Urtubey, accionista de Celulosa Argentina, no ve demasiadas alternativas que analizar caso por caso. "Todo va a depender de cada realidad. Está claro que las metas iniciales de inflación no van a ser las que se habían pautado, van a quedar determinadas en cada negociación. Las paritarias son una discusión libre de cada parte con su contraparte".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.