Suscriptor digital

Murió Anthony Bourdain, el chef que viajaba por el mundo

El famoso chef y crítico gastronómico tenía 61 años
El famoso chef y crítico gastronómico tenía 61 años Crédito: Archvio
(0)
8 de junio de 2018  • 08:49

Anthony Bourdain , el chef que viajaba por el mundo y mostraba en su show televisivo las costumbres gastronómicas y culturales de cada país, murió a los 61 años, según informó hoy la CNN, medio que también confirmó que se trata de un suicidio.

La policía de Estrasburgo, Francia, también confirmó la muerte del chef. Además, el fiscal Christian de Rocquigny du Fayel detalló que el cocinero fue encontrado ahorcado en la habitación de su hotel, Le Chambard y que "nada sugiere la intervención de una tercera persona".

Murió Anthony Bourdain, el chef estrella de la TV estadounidense - Fuente: AFP

01:01
Video

La triste confirmación. En un comunicado, CNN dijo sobre Bourdain: "Su amor por la gran aventura, los nuevos amigos, la buena comida y bebida y las notables historias del mundo lo convirtieron en un narrador único. Sus talentos nunca dejaron de sorprendernos y lo extrañaremos mucho. Nuestras plegarias para su hija y su familia en este momento increíblemente difícil".

Bourdain estaba en Francia trabajando para el próximo episodio de su premiada serie de CNN Parts Unknown. Su amigo íntimo Eric Ripert, el chef francés, fue quien encontró el cuerpo sin vida de Bourdain en su habitación de hotel en la ciudad de Estrasburgo esta mañana.

A través de sus programas de TV y libros exploró las culturas de 120 países, entre ellos la Argentina. Además, apoyó a poblaciones marginadas e hizo campañas para mejorar las condiciones del personal de los restaurantes. Por el camino recibió el prestigioso premio Peabody a la excelencia televisiva y el Emmy por sus programas No reservations y Parts Unknown, que se emite por CNN Internacional en nuestro país.

Bourdain habla de su visita a la Argentina - Fuente: CNN

03:29
Video

El amor de Asia Argento

Bourdain junto a su novia Asia Argento en un evento en Nueva York
Bourdain junto a su novia Asia Argento en un evento en Nueva York Fuente: Reuters

Bourdain estaba de novio con Asia Argento, una de las actrices que más levantó su voz cuando se divulgaron las denuncias de acoso y abuso sexual contra el productor Harvey Weinstein. El conductor nunca ahorró críticas para la misoginia e intolerancia que caracterizaban a la industria gastronómica, y luego fue uno de los primeros en mostrar su sincero apoyo a las víctimas de Weinstein, resaltando la necesidad de que más hombres se sumaran a movimientos como #MeToo.

El discurso de Asia Argento contra Harvey Weinstein en Cannes

00:45
Video

Hace algunos días atrás, Argento -hija del célebre cineasta italiano Dario Argento y como él directora- estuvo en Cannes y dio un estremecedor discurso sobre sus dolorosas experiencias con el productor, pero además señaló:" Vivirá en la desgracia, rechazado por una comunidad que lo recibió y que cubrió sus delitos". Bourdain aseguró luego que sabía lo que su novia iba a decir y estaba muy orgulloso de su valentía.

Una carrera a paso firme

La fama de Bourdain comenzó cuando se alejó de las cocinas. En 1999, envió un manuscrito a la prestigiosa revista New Yorker en el que revelaba secretos muy poco favorecedores del trabajo en los restaurantes más prestigiosos. Don't Eat Before Reading This (No comas después de leer esto), donde afirmaba que "en los Estados Unidos, las cocinas de los restaurantes son el último refugio de los inadaptados. Son el lugar donde las personas con pasados terribles pueden encontrar nuevas familias".

Ese relato dio paso a Kitchen Confidential, un libro que ya mostraba la original combinación entre relato autobiográfico, sociológico y de investigación que lo harían famoso. Pronto tendría su propio programa, Anthony Bourdain: Sin reservas, producido por The Travel Channel, donde llevaría su curiosidad y empatía por todo el mundo. Si bien supo tener restaurantes en Nueva York, Miami, Florida y Washington, terminó enfocándose en su carrera televisiva, centrada en su productora ZPZ.

"Viajar no siempre es lindo. Tampoco es confortable. A veces duele; en otras ocasiones, te rompe el corazón. Pero está bien. El camino te cambia. El viaje te debe cambiar. Deja marcas en tu memoria, en tu conciencia, en tu corazón y en tu cuerpo. Te llevás algo y, con un poco de suerte, dejás algo bueno atrás", afirmó, cuando le preguntaron qué era viajar, algo que hacía durante ocho meses al año.

También habló sobre su vida en primera persona, en su intensa autobiografía llamada Kitchen Confidential -editado en castellano como Confesiones de un chef- donde no escatimó detalles sobre sus adicciones a la heroína y la cocaína, sus excesos con el alcohol y su ambición de vivir a fondo una vida plena que solía considerar "como un premio que nunca esperé recibir".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?