Luis Caputo explicó cómo planea reducir "la bola" de Lebac

En tres años, el Tesoro cancelará entre US$20.000 y US$25.000 millones de Letras Intransferibles, hoy en poder del BCRA, que utilizará esos pesos para desarmar Lebac
En tres años, el Tesoro cancelará entre US$20.000 y US$25.000 millones de Letras Intransferibles, hoy en poder del BCRA, que utilizará esos pesos para desarmar Lebac Fuente: Archivo
Esteban Lafuente
(0)
8 de junio de 2018  • 12:21

Tras el anuncio del acuerdo con el FMI , uno de los ejes del programa económico será el desarme del stock de Lebac, que supera los $1,2 billones que hoy presiona sobre el balance del Banco Central y jaquea, cada mes, al mercado cambiario con los famosos "supermartes". Para ello, el Tesoro cancelará parte de las Letras Intransferibles que hoy están en poder del Banco Central (BCRA) con pesos que permitirán a la entidad un desarme paulatino de las Lebac , en una decisión que tuvo impacto positivo en los mercados (el Merval subió 4,15%) y cosechó comentarios positivos entre ejecutivos del sector financiero.

"Vamos a terminar cancelando, en tres años, un monto de entre US$20.000 y US$25.000 millones de estas letras, con pesos que el BCRA utilizará para cancelar sus letras", definió esta mañana el ministro de Finanzas, Luis Caputo , quien confirmó que parte de los fondos provenientes del acuerdo con el FMI se destinarán a la ejecución de esta operatoria financiera.

La maniobra apunta a realizar una migración desde las letras del BCRA hacia títulos del Tesoro. Según se explicó, Finanzas saldrá al mercado local con emisiones para retirar pesos y luego utilizará esa liquidez para comprar al BCRA parte de sus Letras Intransferibles, bonos que la autoridad monetaria recibió por el giro de fondos al Tesoro. A continuación, el BCRA destinará esos pesos para cancelar parte de su stock de Lebac y así reducir su pasivo.

"Lo que tenemos que hacer es retirar pesos, se los damos al BCRA y con ese dinero, se cancelan Lebac. Con esta maniobra, la cantidad de pesos en el mercado no se modifica", planteó Caputo. Según explicó, las condiciones de los títulos que el Tesoro emitirá para esta operatoria serán determinadas en cada intervención de acuerdo a las condiciones financieras.

De esta manera, el Gobierno oficializa un cambio en la estrategia implementada desde 2016 con respecto al ingreso de divisas, que infló el stock de Lebac al obligar al BCRA primero a emitir pesos para comprar dólares al Tesoro y luego a colocar letras para esterilizar esa emisión, a una alta tasa de interés.

"El proceso que se hizo antes era porque no había demanda en el mercado de cambios para absorber los dólares que teníamos que volcar. Ese mecanismo llevó a pasivos de gran tamaño en la hoja de balance del Central. Ahora cambiaron los objetivos. Hay demanda de dólares y no hay necesidad de que se los vendamos al BCRA. Eso permite que no aumente más esa famosa bola de Lebac, y queremos reducirla", planteó Caputo, quien expuso en el microcine de Hacienda junto al Jefe de Gabinete del Ministerio de Finanzas, Pablo Quirno, y el Secretario de Finanzas, Santiago Bausili.

"En dos o tres años, el balance del BCRA va a lucir mucho mejor. El fin del financiamiento al Tesoro es un punto que no tiene que pasar inadvertido, porque fue por mucho tiempo un problema para el país", agregó Caputo,

El ministro agregó, además, que el BCRA dispondrá también de alrededor de US$1500 millones anuales que el Tesoro le girará en concepto de pago de intereses por bonos públicos en poder de la autoridad monetaria y que también podrán utilizarse para la cancelación de Lebac.

"El tamaño del acuerdo con el FMI es muy bueno. Una de las ventajas de tener este acuerdo es que tenemos financiamiento barato en un contexto difícil. Nos aseguramos fondos a una tasa que es algo más baja que nuestro financiamiento en dólares y nos permite evitar la obligación de ir la semana que viene o el mes que viene a los mercados", apuntó Caputo.

"Es un crédito precautorio. Quiere decir que está ahí y que, si necesitás los fondos, los podés usar", añadió Caputo, quien enfatizó en que el acuerdo brinda "flexibilidad". Indicó: "Nos da más posibilidades de hacer manejo de pasivos y jugar más con los tiempos si se puede recuperar el acceso a los mercados a buenas tasas".

Atentos lo escuchaba un grupo de empresarios, ejecutivos de empresas de seguros y referentes del sector financiero. Entre otros, estuvieron Aldemo Gabbi, presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires; Ernesto Allaria, presidente de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA); Valentín Galardi, presidente de la Cámara Argentina de Fondos Comunes de Inversión; Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa porteña, y el agente de bolsa José Cirillo.

"El anuncio me pareció muy interesante, y ratifica la política del Gobierno. Ahora todos tenemos que cumplir las metas y los objetivos estrictamente, y la reacción de la bolsa hoy (por ayer) demuestra que fue positivo", dijo Gabbi a LA NACION. "Hay que salir de las altas tasas de interés, y soy profundamente optimista. Fue muy serio cómo se presentó este programa y me parece absolutamente cumplible", enfatizó.

"Desde la óptica del sector público, lo que se busca es que no sea el BCRA el que esté financiando el déficit y pagando altas tasas, y que ese rol lo asuma el Tesoro. Se habló de instrumentos como bonos a tasa Badlar más un spread u otros títulos de largo plazo, que existen en el meracdo, tienen rendimientos similares a las Lebac pero que no son buscadas por el inversor minorista. Para eso, la clave va a estar en la tasa en pesos que demande el mercado y eso está atado a la convergencia de las tasas de inflación", remarcó Alexander Zawadzki, director de BYMA.

Con respecto al mercado cambiario, Caputo dijo que el Tesoro no realizará intervenciones para condicionar el tipo de cambio, aunque sí participará vendiendo dólares cuando necesite pesos para financiar gastos. "El encargado de intervenir en el mercado es el BCRA. Nosotros vamos a vender nuestro excedente para cubrir el déficit y no vamos a estar enfocándonos en llevar el dólar a determinado precio ¿Cuándo vamos a vender? Cuando consideremos que la demanda está excediendo la oferta", apuntó el ministro, quien evitó contestar un valor de referencia para el dólar.

Por otra parte, Caputo intentó minimizar las preocupaciones en cuanto a las necesidades de financiamiento para la Argentina en 2019. "En términos netos, sin tener en cuenta amortizaciones, van a estar en el orden de los US$22.000 millones", sostuvo el ministro.

"Hay que tener en cuenta, además, que va a estar entrando al país el paquete adicional de fondos del BID [Banco Interamericano de Desarrollo], el Banco Mundial y la CAF [Corporación Andina de Fomento], que suma un total de US$5650 millones. La situación es muy sólida", agregó Caputo, quien puntualizó que las "necesidades netas" finalmente rondarán los US$12.000 millones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.