Kingston Nucleum: probamos una zapatilla USB-C con múltiples conectores

Todas las alternativas de conexión del Kingston Nucleum: HDMI, USB 3.1, USB-C, tarjetas SD y microSD
Todas las alternativas de conexión del Kingston Nucleum: HDMI, USB 3.1, USB-C, tarjetas SD y microSD
Ricardo Sametband
(0)
8 de junio de 2018  • 14:06

Una tendencia creciente en el mundo de las notebooks es la creación de equipos que privilegian el minimalismo y la delgadez por sobre otras funciones. El resultado: equipos con apenas un par de conectores; con cada vez mayor frecuencia, son USB-C, por la conveniencia que ofrecen. Con el adaptador adecuado (un dongle, en inglés) pueden servir para conectar casi cualquier cosa.

Esto confluye con otra tendencia: la de los teléfonos que ahora sirven de equipo de escritorio ( primero con Nokia, HP y Windows Phone, ahora con Samsung, Huawei y Android). Con el conector adecuado se puede hacer que un teléfono se conecte a una pantalla grande vía HDMI, o tenga acceso a un disco externo.

Así, varias compañías están trayendo al mercado adaptadores de todo tipo para suplir esta necesidad. Uno de los que está en el país es el Nucleum de Kingston ($ 2399 es el precio local), que la compañía promociona sobre todo para las MacBook más nuevas (carentes de muchos conectores), pero que es universal: lo probé con una notebook Banghó y un smartphone Samsung, y funcionó de maravilla.

¿Qué es el Kingston Nucleum? Un hub universal: de un lado tiene un conector USB-C, para enchufarlo a una computadora, smartphone o tableta; de otro, una oblea con ranuras para tarjetas SD y microSD, dos salidas USB 3.1, un enchufe USB-C, una conexión HDMI con soporte para 4K (HDMI 1.4), y una entrada USB-C para cargar el equipo mientras se usan los demás puertos, de ser necesario.

En lo que refiere a la parte técnica, es una pena la ausencia de un puerto Ethernet, que hubiera venido bien para cuando es necesario una conexión de red cableada; en el mercado ya hay múltiples adaptadores de Ethernet a USB, así que no es una limitación técnica.

El de Kingston no es el único: hay varias opciones más en hubs USB-C, desde marcas como Iogear o Dell a versiones de procedencia más difusa (y menor precio, claro). Sí me pareció que encuentra un balance adecuado entre las funciones -más allá de lo del puerto de red- y la disposición de los conectores, que tienen un espacio suficiente para aceptar esos enchufes de tamaño desproporcionado.

Más allá de su portabilidad, puede servir como reemplazo de esos docks propietarios para transformar una portátil en un equipo de escritorio: se puede dejar conectado a un monitor, un teclado y ratón, y un disco externo, y conectar todo al volver de la calle con la notebook. También es útil por la compatibilidad con los teléfonos: para su entorno de escritorio Samsung obliga a usar DeX (un adaptador propio), pero Huawei es compatible con cualquier conector USB-C. Y el ser universal lo transforma en una inversión razonable a largo plazo, ya que USB-C avanza como estándar de conectividad en todas las plataformas (notebooks con Windows, macOS o Chrome OS, tabletas y smartphones con Android, etcétera).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?