El caso Lanzini. La opinión de los especialistas sobre las lesiones de los deportistas de alta competencia y el estrés

Di María, uno de los jugadores que en más de una ocasión quedó al margen en partidos importantes por problemas musculares
Di María, uno de los jugadores que en más de una ocasión quedó al margen en partidos importantes por problemas musculares Fuente: AP
Germán Leza
(0)
8 de junio de 2018  • 18:17

A raíz de la lesión que sufrió Manuel Lanzini , LA NACION consultó a cuatro profesionales especialistas en psicología y el deporte para indagar sobre la relación que podría existir entre el estrés y el deterioro físico. ¿Acaso puede el estrés influir en el estado de un atleta de modo que tal que le produzca una lesión?

Primero, todos los profesionales aseguraron que no pueden referirse al "caso de Lanzini" porque no conocen a la persona, pero sí detallan algunas situaciones generales de los deportistas, vivencias con las que suelen encontrarse. El médico psiquiatra Jorge Rocco, que tuvo a su cargo planteles de la primera división del fútbol argentino, hace una aclaración: "Estrés es una capacidad que tiene el organismo de adaptarse a los cambios. En realidad, se llama distrés". Y añade: "Lo que es cierto, y esto es universalmente aceptado, es que el distrés afecta cualquier actividad y -en alta competencia- eso tiene mucho más incidencia".

Además, Rocco subraya la relevancia del buen descanso: "Yo lo ampliaría: ¿alguno de los dirigentes se está preocupando por qué hacen los jugadores cuando van a dormir? ¿Sabrán que la mayoría se conectan con el celular y se quedan con los jueguitos o la Play Station? ¿Tendrán la precaución en Rusia, y hay que hacerlo como se hace con los adolescentes, de quitarles los celulares, que los entreguen y los retomen cuando se levantan? Eso tiene que ver con la capacidad de concentración y con el descanso. Ellos no descansan como tienen que descansar. Son varios los factores que habría que considerar. Pero pensando siempre holísticamente. Y yo creo que ni los técnicos ni los dirigentes piensan holísticamente, o sea en la totalidad", concluye.

La doctora Patricia Wightman, médica y psicóloga del Cenard, con una amplia trayectoria en tratamiento con atletas de alto rendimiento, advierte que pueden existir muchas causas en una lesión. Cita al sobre entrenamiento, un mal diagnóstico previo, las condiciones de las canchas o de los estadios, la falta de vitamina "D", golpes anteriores, o bien cuestiones psicológicas previas que podrían no estar vinculados al estrés. En cuanto a esto último, afirma que "la ansiedad, o el miedo al fracaso o al mal rendimiento" puede afectar al atleta. También "el estrés que viene de la parte social, de los padres, entrenadores, los funcionarios, o el dinero", entre otros puntos.

Juanjo Grande, que trabajó con tenistas como Juan Martín del Potro o Leonardo Mayer, asegura que "el hecho de que se lesione antes de una gran competencia no necesariamente es una razón psicológica". Y agrega: "La persona que está en el alto rendimiento tiene una exigencia física máxima, es un motor que está exigido permanentemente a máximas revoluciones y máxima intensidad". "Por otro lado -continua- hay personas que están atravesando una situación personal complicada, difícil o estresante, y esas personas sí se puede decir que están en situaciones de riesgo para tener una lesión. Me ha pasado de tener jugadores que vos decís: en estas situaciones, este jugador tiene muchas más posibilidades de lesionarse que estando en una situación de una estabilidad emocional más lograda".

Marcelo Halfón, del capítulo Psicoanálisis y deporte de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), sostiene: "El modelado psicofísico de un deportista va estar de acuerdo a la relación entre su propia capacidad de tramitar, metabolizar o elaborar sus exigencias internas y la relación con las exigencias externas. Es un cóctel muy singular que no es generalizable y depende de cada uno y en cada situación".

Un antecedente: el caso Di María

Uno de los jugadores que se vio afectado por dolencias musculares en partidos decisivos fue Ángel Di María, que aceptó la ayuda psicológica. "Ahora no estoy yendo a terapia, pero me ha ayudado mucho y no descarto retomar. En un momento decidí comenzar por todas las críticas que recibía; sentía que estando en la selección no era el mismo que estaba en el club. Me lesionaba y psicológicamente me mataba pensar que ya no me daba para la selección. Necesitaba descargar para volver a estar bien. Lograr la clasificación me ayudó también, me trajo alivio. Antes la estaba pasando mal, pero muy mal", aceptó el jugador rosarino en enero pasado, en una entrevista con LA NACION.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.