Armando Bo. "Como director, me defino como un sufridor nato"

Heredero de una dinastía de cineastas, acaba de estrenar Animal, que se posicionó como la película argentina más vista hasta ahora
Heredero de una dinastía de cineastas, acaba de estrenar Animal, que se posicionó como la película argentina más vista hasta ahora Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Alejandro Rapetti
(0)
9 de junio de 2018  

Nieto del director que fue marca registrada del cine erótico de los años setenta y catapultó a Isabel Sarli como símbolo sexual de su generación; hijo del actor y director Víctor Bo y Chia Sly, Armando Bo es el tercer eslabón de una dinastía de cineastas. Director, guionista, productor de cine, ganador de un premio Oscar como coguionista de Birdman (2014), acaba de estrenar Animal, una película protagonizada por Guillermo Francella y Carla Peterson que habla sobre el egoísmo, el dinero, las relaciones humanas, las diferencias sociales, las distintas maneras de ver el mundo y los conflictos que eso provoca. En los primeros cuatro días desde su estreno generó 160.000 espectadores y se posicionó segunda, después de Deadpool 2.

¿Por qué una película sobre el egoísmo? "Sin dudas, creo que el egoísmo es algo muy muy nuestro, de los humanos, de alguna manera todos llevamos algo de eso adentro, algunos más, otros menos, estamos un poco teñidos de eso. La película busca llevar esa sensación un poco al extremo, pero no toma postura sobre si está bien o está mal ser egoísta, sino que lo pone ahí, en el debate. Es una película que a veces puede ser intensa y un poco incómoda, pero al mismo tiempo la gente la está eligiendo", advierte el cineasta.

Si bien realizó algunos cursos de cine en la New York Film Academy, estudió arte y fotografía, Bo asegura que se formó trabajando. Comenzó como director publicitario a los 21 y desde entonces hizo más de 140 comerciales. En 2005 fundó su propia productora en la Argentina, llamada Rebolucion. Junto con Nicolás Giacobone, trabajó en el guion de Biutiful (2010), película de Alejandro González Iñárritu protagonizada por el español Javier Bardem, que tuvo dos nominaciones al Oscar, y en 2012 dirigió y escribió su ópera prima, El último Elvis (2012). Desde fines de 2014 está radicado en Los Ángeles con su esposa, la vestuarista y diseñadora de indumentaria Luciana Martí, y sus hijos Amador (8) y Torino (4).

-¿Es cierto que antes del estreno de Animal saliste a pegar afiches de la película?

-Sí, mi papá y mi abuelo tenían esa especie de cábala, así que salimos con mis hijos a pegar afiches de Animal un poco cumpliendo con esa tradición familiar, y también para mostrarles a los chicos todo el esfuerzo que lleva hacer una película, que no es solamente disfrute, sino que también hay que laburar.

-¿Conociste a tu abuelo?

-Se murió cuando yo tenía apenas dos años y medio, pero por suerte me quedaron un montón de anécdotas, un montón de películas y una gran cantidad de fotos donde verlo. No todo el mundo obtiene tantas imágenes de su familia en vivo, caminando, moviéndose. Es muy interesante poder ver a tu abuelo o a tu papá cuando eran jóvenes, por ejemplo. Creo que ahora eso está cambiando porque la gente tiene mucho más material de cada uno, con los teléfonos en cualquier lado. Sin dudas al verlo encuentro similitudes, y en algún punto me emociona bastante.

-¿Mantenés el vínculo con Isabel Sarli?

-No. La respeto mucho, conmigo se portó muy bien y fue parte muy importante de la vida artística de mi abuelo, por eso estoy muy agradecido con ella. Pero al mismo tiempo mi abuelo se murió hace 38 años y yo nunca estuve muy relacionado con su vida, así que no tengo mucho espacio para mantener esa relación.

-A la distancia, ¿qué te pasa cuando ves aquellas películas, que para la época fueron tan transgresoras?

-Veo a mi abuelo como un luchador, un tipo que hizo lo que sentía, que hizo lo que quería, que iba al frente, y sin dudas me parece algo muy valorable haber peleado por sus ideales, haber hecho ese tipo de cine que años más tarde fue reconocido por tanta gente. Creo que sin dudas su obra creció a través de los años.

-¿Cuál es la mayor enseñanza que te haya dejado tu abuelo?

-Justamente, hacer lo que siento, y por eso Animal en un punto me representa, porque tuve que luchar por lo que quería y lo que sentía. La película es el reflejo de esa enseñanza: avanzar a pesar de las trabas que se presentan para hacer lo que uno siente.

-¿Por qué Animal?

-Porque en algún punto el personaje de Francella tiene que reencontrarse con sus instintos, sacarse la carera y reencontrarse con su verdadero yo, y de alguna manera en ese instinto de supervivencia termina encontrando la solución para su vida. Tiene que volver a convertirse en un animal.

-¿En qué momento decidiste dedicarte al cine?

-Sucedió bastante naturalmente. Empecé a trabajar en esto cuando tenía 18 años como cadete, y fue como una carrera, evolucionando y creciendo bastante rápido, fue un camino bastante natural.

-¿Cómo te definís como director?

-Como un sufridor nato, con mucha intensidad, muy enérgico. Sin dudas, el cine es un arte de equipo y hay que elegir muy bien ese equipo para cada película. Tengo que confiar muchísimo en mi instinto sobre lo que va pasando en cada momento y tratar de ir encontrando lo mejor para cada historia.

-¿Qué mirada tenés sobre la actualidad del cine argentino?

-Creo que en los últimos años han aparecido películas de una calidad muy importante, como El secreto de sus ojos o El clan, películas muy grandes y muy taquilleras, algo opuesto a lo que pasa en el cine mundial, donde se imponen las de superhéroes. Es interesante que se ha aprendido a producir de una manera muy positiva, a lo grande, algo que nosotros continuamos en Animal, y de alguna manera la gente lo valora.

-¿Qué creés que falta mejorar?

-Falta apoyo a películas que son diferentes, replantearse cómo lanzar algunas películas que por ahí son más chiquitas, ver cómo reubicar un poco esos recursos. Creo que ciertas obras necesitan más apoyo del Estado. Seguramente hay cosas que pasan más inadvertidas porque no tienen manera de difundirlas.

-¿Qué haces en tu tiempo libre, en tus ratos de ocio?

-Estoy con mis hijos y mi mujer.

-¿Cinco películas de cabecera?

-Sin dudas La naranja mecánica, de Kubrick; 8 y ½, de Fellini; Tonto y retonto, de Farrell; Volver al futuro, de Zemeckis, e Inside Out, de Pete Docter y Ronnie del Carmen.

-¿Y tres buenas series para ver en Netflix?

-Wild Wild Country, el documental sobre Osho; Breaking Bad, y Peaky blinders.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?