Donación de sangre: ¿por qué es fundamental la donación voluntaria y frecuente?

Ana Viola es donadora frecuente hace 20 años y colabora en campañas del Hospital Garrahan.
Ana Viola es donadora frecuente hace 20 años y colabora en campañas del Hospital Garrahan. Fuente: LA NACION
Victoria Mortimer
(0)
14 de junio de 2018  • 09:33

En el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, el principal objetivo es concientizar sobre la necesidad de donar sangre regularmente. Según cifras de la Organización Panamericana de la Salud, existen en la Argentina 670.000 donantes, de los cuales solo uno de cada tres son voluntarios altruistas. "Es importante cambiar el paradigma de la donación y pasar del modelo de reposición al voluntario", explica Silvina Kuperman, jefa del Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan.

Existe un mito en nuestra sociedad que se basa la creencia de que la donación es importante solamente cuando es necesaria y pedida por algún familiar o persona cercana, es decir, de reposición. Sin embargo, Kuperman aclaró que es fundamental saber que la sangre se necesita todo el tiempo y que, sin ella, un hospital no puede funcionar. "La idea es que el paciente no tenga que esperar la sangre, sino que la sangre espere al paciente. Para eso, es esencial tener donantes habituales y repetidos para dar respuesta a las necesidades del día a día, como accidentes y enfermedades de todo tipo", explica.

Ana Viola tiene 40 años, es médica y desde hace 20 años es donante voluntaria frecuente. La primera vez lo hizo para ayudar a un amigo y, cuando al nacer su primer hijo, se enteró que podía donar sangre del cordón umbilical, decidió involucrarse en la temática. "Fui al Hospital Garrahan para preguntar qué podía hacer; sabía que debía haber alguna manera en que yo pudiera ayudar", cuenta.

Desde ese momento, Ana además organiza campañas y colectas de sangre desde el Hospital Garrahan. "Debemos comunicar la importancia de que los bancos estén abastecidos", explica. "Hay gente que viene de otras provincias, por ejemplo, para tratar a sus hijos a un hospital de acá, necesitan donantes y no saben a quién pedirle porque no conocen a nadie", agrega.

¿Cómo se puede incentivar la donación voluntaria? Según Kuperman, lo más importante es facilitar el proceso, acercando los bancos de sangre a la comunidad. El caso del Hospital Garrahan es una prueba de que esta práctica funciona: desde 2011, el 100% de los donantes son voluntarios. "Si se le da la posibilidad, la gente dona y siente satisfacción por ayudar al otro. Nosotros salimos a buscar donantes y es fundamental que todo el sistema de salud se enfoque en esto", opina. Si bien se requiere una organización más compleja, como personal y equipamiento que pueda salir del hospital, y el transporte necesario, este recurso tiene otra gran ventaja: "Con los donantes de reposición teníamos una tasa de infección muy alta; ahora, pasamos de descartar el 5% de la sangre a solo un 0,5%", agrega.

Las altas tasas de infección en la sangre de donantes de reposición se debe, principalmente, a lo que los especialistas llaman el "período ventana", que se trata del tiempo que existe entre la infección y el momento en que esta puede detectarse. Por más de que la sangre siempre se analiza y se le realicen las preguntas correspondientes al donante, si la persona está recientemente infectada, esto no se descubre. Según la especialista, muchas veces, con la presión de querer donar porque se trata de alguien cercano, los donantes dejan de decir algunas cosas en la entrevista previa y, si se encuentra en este período, no podrá detectarse la infección.

Además de acercar los bancos a la gente, es esencial informar y difundir la importancia del abastecimiento de sangre en los hospitales. Para esto, el Hospital Garrahan organiza talleres de capacitación en escuelas y universidades en los que promueven la donación voluntaria entre los más jóvenes. "A pesar de que son menores y no pueden donar, esto genera una red de información; estos chicos lo difundirán entre maestros y padres, fomentando la donación y, cuando crezcan, seguramente ellos se conviertan en donantes responsables", concluye Kuperman.

¿Cuáles son los requisitos para donar?

  • Tener entre 18 y 65 años (desde los 17 se puede donar con consentimiento de los padres o tutor responsable)
  • Pesar 50 kg o más
  • Sentirse bien el día de la donación y gozar de buena salud
  • No presentar ninguna enfermedad cardíaca, renal, respiratoria, gastrointestinal, ni padecer anemia o infecciones
  • No haber tenido en los últimos 12 meses procedimientos quirúrgicos complejos, transfusiones de sangre, tatuajes o piercing

¿Dónde donar?

Para donar podes acercarte al Banco de Sangre Garrahan, Centro Regional de Hemoterapia de lunes a viernes de 7 a 18, y sábados de 7 a 12.

Para más información podes ingresar a la página web, contactarte al 4122-6007/6235 o escribir a promocion@garrahan.gov.ar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.